spore
Will Wright abandona los barrios residenciales para recuperar una de sus mayores obsesiones: la evolución de una especie.
La Campus Party ha servido como plataforma para presentar en sociedad, al público general, la última obra del genial Will Wright, autor de juegos tan importantes en el mundo de los videojuegos como SimCity y Los Sims.


Spore permite a los jugadores crear una criatura desde que es un microorganismo unicelular que vive en el fondo del mar, hasta su evolución máxima, en la que ya ha conseguido conquistar el espacio.

Uno de los puntos fuertes de dicho título es su variada jugabilidad, que se consigue creando cinco etapas diferenciadas en la evolución, que pudimos ver en la presentación realizada en el evento valenciano.

Criatura 'Spore'.Después de la primera fase, en la que tendremos que evitar que el microorganismo acabe siendo devorado por otras especies rivales, podremos realizar nuestro propio diseño de criatura, modificando cualquier parte de su cuerpo, así como dejarla que procree y que se relacione con otros miembros de su raza.

Una vez hayamos realizado este paso, podremos entrar en el modo tribu, consiguiendo que la raza sobreviva a ataques de rivales, así como negociando con ellos.

Después de esa fase, y con nuestra especie en la cima de la evolución, sobre el resto de especies del planeta, podremos crear y gestionar nuestras propias ciudades, de forma parecida a como lo hacíamos en otros juegos como Sim City.

Por último, toca conquistar el espacio. Podremos colonizar otros planetas para dejar nuestra semilla en la galaxia.

Uno de los puntos que más están interesando de este nuevo proyecto del padre de Los Sims, es el concepto de comunidad. Todo el mundo podrá compartir sus diseños a través de la Sporepedia. De esta forma, nuestro paso por el juego resultará mucho más global.