Cualquier jugador de Pokémon seguro que ha pensado en alguna ocasión en la oscura perspectiva desde la que se puede observar su planteamiento: humanos que capturan animales y los obligan a pelear unos contra otros.

Ahora, esta idea, en manos de gente con talento, se ha convertido en algo realmente espectacular, el cortometraje The End of Pokemon, que muestra un futuro distópico del universo Pokémon en el que Ash Ketchum lidera una revolución contra la explotación de criaturas incentivado por los deseos de venganza tras la muerte de su querido Pikachu.

El corto es obra del trabajo conjunto del estudio de animación asturiano Angry Metal, ganador de un Premio Goya, y el productor de la serie de Castlevania de Netflix, Adi Shankar.

El estilo y la atmósfera, que recuerdan a los de animes como Akira, y sobre todo la vuelta de tuerca al argumento han impactado a los fans de Pokémon, que se han mostrado sorprendidos aunque también encantados y con ganas de ver esta propuesta convertida en película.