Videojuegos
Un niño jugando con su consola portátil. GTRES

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el año pasado que añadiría la adicción a los videojuegos a su lista de trastornos mentales. Ahora ha confirmado su decisión: estar enganchado a los videojuegos es una enfermedad.

Ocurrió en la 72ª Asamblea Mundial de la Salud celebrada en Ginebra donde a OMS certificó su decisión. La 11ª Revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) incluye la adicción a los videojuegos en su lista de trastornos. El tratamiento y las medidas de prevención serán efectivas el 1 de enero de 2022.

Tras esta noticia, diferentes agrupaciones académicas de Reino Unido, China y Australia han publicado el primer test psicológico para identificar el grado de dependencia de los videojuegos.

El cuestionario, llamado Do I play too much videogame?, está diseñado por expertos y se dirige a los jugadores habituales. Está disponible online y puede resultar útil para padres preocupados por sus hijos. Por el momento solo está disponible en inglés, tal y como informa Eurogamer.

En las condiciones de participación hay que aceptar ser al menos mayor de 16 años para completarlo en solitario o acompañados de un adulto si se trata de un menor de entre 12 y 16 años.

Completar el test lleva aproximadamente 20 minutos y hay que contestar a preguntas de todo tipo: estado civil, edad, género, cuánto horas se dedican al juego al día o a la semana... Incluso realiza cuestiones muy específicas sobre qué juego se utiliza más, la consola que se usa o si se comparte la actividad en redes sociales.

Como objetivo, el cuestionario pretende identificar adicciones en jugadores con edades tempranas para regular la dependencia del usuario antes de que llegue a extremos graves.