Logo del sitio

Cinco sencillas rutas senderistas para hacer con niños y disfrutar de lugares mágicos del otoño

Excursionismo en un maravilloso bosque en otoño.
Excursionismo en un maravilloso bosque en otoño.
Getty Images/iStockphoto

La naturaleza nos está llamando. Esta es una buena época para calzarse las botas y salir a descubrir paisajes que ahora son un poco más idílicos. Los más pequeños se lo pasarán en grande pisando las hojas de los árboles que ahora yacen en el suelo.

Árboles de grandes raíces en las orillas del río Batuecas.
Árboles de grandes raíces en las orillas del río Batuecas.
Getty Images/iStockphoto

CAMINO DE LAS RAÍCES (SALAMANCA)

Los aleros de los tejados de las casas se rozan en el centro histórico de La Alberca, uno de los pueblos más bonitos de la sierra de Francia, donde comienza esta ruta circular de ocho kilómetros que nos llevará por el Parque Natural de las Batuecas. A través de un bosque de robles y castaños llegaremos hasta la ermita de Majadas Viejas, pasando antes por el Montón de Cantos. Seguiremos después rumbo a la laguna y a la ermita de San Marcos, antes de volver a nuestro punto de partida a través del área recreativa de Fuente Castaño. ¡Hay que abrir bien los ojos! Las obras de cinco artistas, entre ellas un asteroide, aparecen como tesoros durante el recorrido. laalberca.com

Vista de Santalla de El Bierzo.
Vista de Santalla de El Bierzo.
priaranzadelbierzo.org

LAS BARRANCAS DE SANTALLA (LEÓN)

Las llaman las catedrales de barro, pero en realidad son enormes farallones arcillosos muy parecidos a Las Médulas, aunque formados por erosión natural. Para iniciar este recorrido hay que ir hasta Santalla de El Bierzo, donde empieza y termina esta ruta circular de algo más de diez kilómetros que se puede completar en cuatro horas, aunque si los niños son pequeños podemos darnos la vuelta al llegar al puente colgante de Villaverde de la Abadía sobre el río Sil. En el camino encontraremos miradores, robles y castaños centenarios, molinos de agua, ermitas y hasta un castillo, el de Cornatel. priaranzadelbierzo.org

Verdes colinas y montañas en la niebla en Tineo, Asturias.
Verdes colinas y montañas en la niebla en Tineo, Asturias.
Getty Images/iStockphoto

SENDA LA REGUEIRINA (ASTURIAS)

Más de 300 pueblos forman el concejo de Tineo, en el occidente asturiano. Uno de ellos es El Faedal, con apenas 20 habitantes y una ermita, la de San Lorenzo, que es de donde parte esta ruta. Una pista nos conducirá hacia un camino forestal que desciende, entre curvas y contracurvas, hasta el Regueru el Llavadoriu. Al otro lado del cauce del arroyo, la senda se estrecha pero no hay que desanimarse: estamos muy cerca de una pequeña cascada. Restos de molinos de agua y hasta de una central eléctrica salpican el recorrido, que a la vuelta cuenta con una fuerte subida por la umbría de la Peña´l Molín. ¿En total? Apenas cuatro kilómetros. tineo.es

Cascada sobre el río Urederra, en el Parque Natural de Urbasa-Andía.
Cascada sobre el río Urederra, en el Parque Natural de Urbasa-Andía.
Getty Images/iStockphoto

ITINERARIO DE LOS MONTAÑEROS (NAVARRA)

A pesar de lo que pueda parecer, esta es una ruta sencilla, que transcurre por un sendero lineal de escasos cuatro kilómetros. La salida se sitúa en el Centro de Interpretación del Parque Natural de Urbasa-Andía, al norte de la merindad de Estella. Hayas, arces y espinos vigilarán nuestros primeros pasos rumbo a las majadas, construcciones pastoriles para guardar el ganado, y a la zona conocida como las vagonetas, que era donde se extraían las traviesas para las vías del tren. A partir de aquí nos adentraremos en un Hayedo Mágico, con altísimo árboles y rocas calizas con sugerentes formas. ¿Alguien ha visto un dragón? parquedeurbasa.es

Parque Natural del Montseny.
Luz y colores de otoño en el Parque Natural del Montseny.
FIT Projects

EL SOT DE L’INFERN (BARCELONA)

Tres kilómetros de ida y otros tres de vuelta. Eso es lo que dura esta ruta circular que nos llevará, durante algo más de hora y media, a conocer algunos parajes del Parque Natural del Montseny, a unos 50 kilómetros de Barcelona. Es un camino muy fácil, perfecto para hacer con niños, que verán encinas, robles, hayas y, sobre todo, castaños. ¡Habrá que ir bien preparados con bolsas para recoger las castañas del suelo! En algunos tramos llamará nuestra atención la altísima silueta del Turó del Home. El Sot de l’Infern es un barranco que hay que cruzar para alcanzar las chozas de los antiguos carboneros. parcs.diba.cat

Apúntate a nuestra Newsletter de Viajes y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo

Mostrar comentarios

Códigos Descuento