Logo del sitio

El ‘Titanic’ que se hundió en las costas de Murcia se puede visitar

Restos del Sirio II.
Restos del Sirio II.
Marta Terry L. / Flickr

La costa de Murcia, concretamente la Reserva Marina de Cabo de Palos-Islas Hormigas, es uno de los mejores destinos de buceo de toda Europa. Sus aguas están habitadas por una gran cantidad de animales marinos y su lecho alcanza los 50 metros de profundidad. Sin embargo, también nos encontramos con un elemento que desentona con el entorno: un barco hundido en una de las mayores tragedias de la navegación española.

El accidente fatal

El 2 de agosto de 1906, el trasatlántico italiano SS Sirio zarpó de la ciudad de Génova con destino a América del Sur. La travesía prevista bordeaba la costa sur de Francia y hacía una parada en Barcelona para después atravesar el estrecho de Gibraltar y cruzar el Atlántico hasta Brasil, Uruguay y, finalmente, Argentina.

Faro de Cabo de Palos.
Faro de Cabo de Palos.
Jorge Fuentes Quero / iStock

Pero las cosas no salieron como se esperaban. Dos días después de partir de la ciudad italiana, el barco se aproximaba a la zona de Cabo de Palos para continuar su camino hacia Gibraltar. El capitán del trasatlántico, Giussepe Piccone, tomó la decisión de pasar por en medio de los dos faros de la localidad, uno situado en el propio Cabo de Palos y otro construido en las Islas Hormigas. Y fue entonces cuando sucedió la tragedia.

Los responsables de estos faros se pusieron rápidamente en contacto con el capitán del barco, informándole de la peligrosidad de la zona. El relieve rocoso del Cabo de Palos, y más concretamente una aguja de piedra a pocos metros de la superficie, fue lo que causó el accidente fatal. El casco del barco quedó fuertemente rasgado, lo que supuso su inevitable hundimiento.

Restos del Sirio II.
Restos del Sirio II.
Marta Terry L. / Flickr

En un principio el trasatlántico no quedó totalmente sumergido, sino que parte de él permaneció en la superficie durante 16 días. Finalmente, un temporal provocó que se partiera en dos y sus restos se sumergieron hasta el fondo marino donde aún descansan.

Bucear hasta el barco

Ver en primera persona los restos del navío es posible. Desde la Estación Náutica Mar Menor - Cabo de Palos se ofrecen gran cantidad de actividades náuticas, entre las que se encuentran inmersiones de submarinismo para visitar el pecio.

Restos del Sirio II.
Restos del Sirio II.
Marta Terry L. / Flickr

Por ejemplo, algunos de los centros de buceo que disponen de esta emocionante actividad son el Centro Naranjitos, el Centro Balkysub y el Centro Planeta Azul. Los restos del Sirio II se encuentran a una profundidad de entre 40 y 65 metros, de modo que las inmersiones son solo aptas para buceadores experimentados.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento