Logo del sitio

Turín a través de sus curiosidades: desde la Sábana Santa al museo egipcio más antiguo del mundo

Horizonte de Turín.
Horizonte de Turín.
©[fabio lamanna / iStock] via Canva.com.

La dinámica ciudad de Turín está en boca de todos, y es que la urbe italiana es la sede de la edición del Festival de Eurovisión 2022, que celebra la gran final este sábado 14 de mayo. Pero más allá de albergar el famoso concurso musical, Turín es una ciudad muy turística, con un interesante patrimonio cultural y repleta de curiosidades.

El Museo Egipcio más antiguo

El Museo Egipcio del Cairo es el más grande del mundo de esta temática y alberga la mayor exposición de objetos de la época del Antiguo Egipto. Sin embargo, en Turín, encontramos una institución similar que le pisa los talones.

Museo Egipcio de Turín.
Museo Egipcio de Turín.
claudiodivizia / iStock

El Museo Egipcio de Turín es el segundo más grande e importante de todo el planeta sobre esta cultura, e incluso es el más antiguo, por delante del de la capital egipcia. Se ubica en un imponente edificio de cuatro plantas y 10.000 metros cuadrados de superficie. A través de una inmersión completa en esta antigua civilización, podremos contemplar los más de 3.300 objetos que se exhiben, como sarcófagos, estatuas e incluso momias.

El museo abre todos los días de 9 a 14.00 los lunes y hasta las 18:30 el resto de la semana. Su entrada tiene un precio de 15 € para adultos en general, 12 € para mayores de 70 años, 3 € para estudiantes y 1 € para niños de entre 6 y 14 años.

La Sábana Santa

Una de las reliquias más sagradas de la cristiandad es la conocida como Sábana Santa o Sudario de Turín. Se trata de un sudario que, según la Iglesia Católica, fue utilizado para cubrir el cuerpo de Jesús después de su muerte. Lo curioso es que, si se ve en negativo, se puede apreciar la que sería su figura impresa en la tela.

Cattedrale di San Giovanni Battista.
Cattedrale di San Giovanni Battista.
Xantana / iStock

Este objeto tan valioso descansa en la Catedral de San Juan Bautista, también conocida como Duomo di Torino, en pleno centro histórico de Turín. El edificio fue construido entre los años 1491 y 1498 por Amedeo de Francisco di Settignano por deseo de los Saboya. Y en el siglo XVII, esta familia trajo al lugar la Sábana Santa, de modo que la catedral fue ampliada para poder conservarla mejor.

Aunque la sábana solo se expone al público en ocasiones especiales, la iglesia puede visitarse de lunes a viernes de 7 a 12:30 y de 15 a 19; y los sábado, domingo y festivos a partir de las 8. La entrada es gratuita.

Del chocolate al Martini

La ciudad de Turín esconde muchas curiosidades relacionadas con la gastronomía, y es que fue aquí donde se inventó el chocolate sólido, ya que hasta el momento solo se fabricaba como una bebida líquida. Fue en 1778 cuando por fin se logró elaborar una tableta de chocolate gracias a una máquina que mezclaba pasta de cacao, vainilla y azúcar.

Por otro lado, esta ciudad es también la cuna del Martini. En el año 1863, Alessandro Martini y el licorero Luigi Rossi se unieron en un negocio que dio como resultado este vermut. El primer licor que elaboraron, el Martini Rosso, se sigue haciendo a día de hoy con la receta original de 1863.

Cartel de Martini en la Piazza San Carlo de Turín.
Cartel de Martini en la Piazza San Carlo de Turín.
ROMAOSLO / iStock

Y la cosa no queda aquí, ya que en Turín también se inventaron los grissini, los populares y crujientes palillos de pan que no faltan en las cestas de muchísimos restaurantes a lo largo del mundo. Este bocado nació en 1679, cuando el panadero de la corte los inventó para Vittorio Amadeo II de Saboya, a quien le sentaba mal la miga de pan.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento