Logo del sitio

Los pueblos abandonados más impresionantes de España que cuentan con visitas guiadas

Antiguo Belchite.
Antiguo Belchite.
JackF / iStock
Antiguo Belchite.JackF / iStock
Wochit

Asolados por la guerra o sepultados bajo el agua. Congelados en el tiempo o totalmente en ruinas. A lo largo de la geografía española nos topamos con un gran número de pueblos o aldeas que hace tiempo dejaron de cumplir su función principal: ser un hogar. Lugares abandonados que conservan un aura de misticismo que bien merece una visita.

Por ello, hacemos un recorrido por esas poblaciones a las que no solo podemos acceder, sino que lo podemos hacer de la mano de expertos que nos guíen por su historia y nos rememoren su pasado lejano.

Granadilla (Cáceres)

Granadilla es un sitio fascinante”, afirma con rotundidad Antonio Cancho, miembro de la asociación Guías-Historiadores de Extremadura, una de las entidades que llevan a cabo visitas guiadas en este pueblo abandonado de Cáceres. Esta población permanece fosilizada desde que en los años 50 se construyó allí el pantano de Gabriel y Galán. “El pueblo no se inundó, pero sí sus tierras, sus cultivos, sus molinos… de manera que quedó aislado”, cuenta Cancho a 20minutos .

Pueblo de Granadilla.
Pueblo de Granadilla.
Rosa Maria Ternero Ramirez / Flickr

Algunos vecinos intentaron resistir sacando algún rendimiento de las pequeñas huertas urbanas y con alguna actividad de ganadería y comercio. Sin embargo, “se les hizo la vida imposible, porque el Estado dio orden de jamás ponerles luz eléctrica ni agua corriente para sacarlos de allí como fuera”, explica.

El término municipal se acabó disolviendo, y las tierras que no quedaron inundadas se repartieron entre los tres pueblos de alrededor. Al igual que sus vecinos, que fueron trasladados de manera forzosa a lugares como Plasencia, Salamanca e incluso Madrid como mano de obra barata.

Pueblo de Granadilla.
Pueblo de Granadilla.
Rosa Maria Ternero Ramirez / Flickr

Visitar este lugar donde el tiempo no ha pasado es posible gracias a entidades como la asociación Guías-Historiadores de Extremadura. La visita de Granadilla está enmarcada en otra más general que también incluye Hervás y el yacimiento romano de Cáparra. En el pueblo abandonado se pueden ver elementos como “la muralla perfectamente conservada, la torre de los Duques de Alba, la arquitectura popular, la escuela, un pequeño cuartel de la guardia civil, las casas, etc.”, nos detalla Cancho.

Además, gracias al Programa de Recuperación de Pueblos abandonados, cada verano un grupo de jóvenes trabajan para no perder lo que queda del pueblo y llevan a cabo talleres de restauración de carpintería, albañilería y pintura. Y tal y como explica Cancho, de esta manera “el pueblo se va recuperando y se le va dando un uso principalmente museístico y turístico”.

Belchite (Zaragoza)

En las entrañas de Aragón, se alza lo poco que queda de un pueblo asolado por la guerra. Durante 14 días del verano año 1937, en plena Guerra Civil española, este lugar fue el escenario de una cruenta batalla que se saldó con 5.000 muertes y la destrucción de todo un núcleo de población: Belchite.

Antiguo Belchite.
Antiguo Belchite.
Rui Carvoeiras / iStock

El Estado Mayor republicano dispuso un gran número de efectivos a lo largo del frente de Aragón con el objetivo de avanzar rápidamente sobre Zaragoza y así ocuparla, dando inicio a la Batalla de Belchite. Tras los duros enfrentamientos entre ambos bandos, que se prolongaron más de lo esperado, el pueblo quedó totalmente devastado, sobre todo debido a los bombardeos. "El 30% de los edificios quedó totalmente destruido y el 50% dañado, y el último habitante de Belchite se fue en 1964", nos cuentan desde Turismo de Belchite, encargado de las visitas al lugar.

Tras la guerra, Franco tomó la decisión de construir un nuevo Belchite junto a las ruinas del antiguo, ya que había quedado tan destrozado que era imposible reconstruirlo. Sin embargo, aún quedan en pie algunos edificios que nos recuerdan lo que fue Belchite en su día. De este modo, podemos ver los restos de elementos como la iglesia de San Agustín y San Martín, la Plaza Vieja y la Plaza Nueva, la Calle Mayor, la torre del Reloj y los arcos de la Villa y de San Roque.

Ruinas de Belchite.
Ruinas de Belchite.
jesbert rodriguez / iStock

Visitar este lugar es algo realmente impresionante y sobrecogedor y es posible gracias a las visitas guiadas que se organizan en el lugar. "Están las visitas históricas, donde se cuentan los acontecimientos de la batalla de Belchite, pero también el lado más humano con las vivencias de los vecinos; y por otro lado, están las visitas nocturnas, mucho más subjetivas y centradas en las leyendas y los misterios", detallan. Tienen un precio de 8 euros por persona y una duración aproximada de una hora. Y lo mejor de todo es que los guías son los propios descendientes de los vecinos que habitaron la población en su día.

Cívica (Guadalajara)

Enclavada en la mismísima pared de la montaña, Cívica, una pedanía de Brihuega, parece salida de una historia de fantasía. “Hay un poco de desconocimiento sobre el tema de quién lo construyó, pero en unas intervenciones arqueológicas encontraron material de la época ibérica”, nos cuentan desde ‘Mi Tour Costa Brava’, una agencia de excursiones y viajes organizados que incluye a Cívica entre sus visitas.

Pedanía de Cívica.
Pedanía de Cívica.
Alfonso Sangiao / iStock

Este lugar tan misterioso fue construido en las laderas escarpadas que el río Tajuña ha ido erosionando con el paso de los siglos. Quienes lo idearon aprovecharon las formas que la propia naturaleza había diseñado en la pared rocosa, sus grutas y sus cavidades.

El resultado es un conjunto impresionante formado por puertas, arcos, escaleras y terrazas, que crean una simbiosis perfecta con la vegetación y las cascadas que brotan de todas partes. Y en general, las grutas forman todo un sistema laberíntico que se adentra en la pared, solo iluminado por las oquedades de la roca.

Pedanía de Cívica.
Pedanía de Cívica.
Alfonso Sangiao / iStock

De este modo, desde ‘Mi Tour Costa Brava’ organizan un viaje guiado el 16 y el 17 de julio que incluye visitar la floración de lavanda de Brihuega, así como la ciudad de Guadalajara y las ruinas de Cívica con guía historiador y arqueólogo.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento