Logo del sitio

El pueblo español medieval con un castillo de cuento de hadas

Durante los siglos XIII y XIV, se construyó el castillo de Olite, residencia de los reyes de Navarra. Sus instalaciones incluyen murallas de estilo gótico francés, los aposentos de los monarcas y la capilla de San Jorge.
El castillo de Olite.
font83 / iStock

En España encontramos una gran cantidad de castillos medievales de todo tipo y todo tamaño. Pero en el pueblo navarro de Olite, encontramos una fortaleza que destaca sobre las demás, y es que, con sus altas torres cuadradas y sus frondosos jardines, parece sacada de un verdadero cuento de hadas.

Un viaje a la Edad Media

El pueblo medieval de Olite es el lugar perfecto para perderse por un casco histórico que nos trasportará siglos atrás gracias a sus calles empedradas, sus casas solariegas y sus preciosas iglesias. Si atravesamos el portal de la Torre del Chapitel llegaremos hasta el centro neurálgico del pueblo, donde se concentra la vida social, la Plaza Carlos II.

Pueblo de Olite.
Pueblo de Olite.
MarioGuti / iStock

Desde este punto podremos conocer el edificio del Ayuntamiento, al mismo tiempo que paramos a descansar y disfrutar de un aperitivo en alguna de las terrazas de la plaza. El plan perfecto para dejarse llevar con el ambiente relajado de Olite.

Continuamos el paseo y por el camino nos vamos topando con palacios renacentistas y barrocos, y otros edificios tan simbólicos como la iglesia de San Pedro en la Rúa Mayor. Este templo religioso destaca por su impresionante fachada de estilo romántico, además de su bonito claustro.

Pueblo de Olite.
Pueblo de Olite.
Unai Huizi / iStock

Un palacio de cuento

La joya de la corona de Olite no puede ser otra que su magnífico castillo: el Palacio Real de Olite. Este edificio fue construido sobre una fortaleza del siglo XIII, a su vez levantada sobre unos restos arquitectónicos romanos. De este modo, este impresionante castillo se convirtió en la corte de los Reyes navarros.

En su precioso diseño, que nos recuerda a un castillo de cuento de hadas, influyeron tanto la arquitectura francesa como la decoración mudéjar. El resultado fue una fortaleza de estilo gótico con altas torres de base cuadrada, extensos jardines y patios detalladamente decorados.

Corte de los reyes navarros hasta su incorporación a la Corona de Castilla en 1512, fue uno de los palacios medievales más lujosos de Europa. Parece ser que el primitivo castillo de Olite fue levantado sobre una antigua construcción de origen romano del siglo III.  La construcción incluye el Palacio Viejo, las ruinas de la Capilla de San Jorge y el Palacio Nuevo. En verano es la sede del Festival de Teatro Clásico de Olite.
Palacio Real de Olite.
changered / iStock

Es imprescindible adentrarse en sus cámaras reales; subir hasta lo alto de las torres, como la del Homenaje, la de las Tres Coronas o la de los Cuatro Vientos, y pasear tranquilamente por sus jardines, donde podemos encontrar una morera centenaria declarada Monumento Natural.

Además, el Palacio Real de Olite no solo se puede visitar, sino que incluso se puede dormir en él. El edificio está dividido en dos partes, y una de ellas se reconvirtió en un Parador Nacional, donde uno puede sentir  la vida palaciega en primera persona.

Cómo llegar al Palacio Real de Olite

El trayecto entre el Pamplona y Olite es de 34 minutos por la AP-15. Otras ciudades cercanas son Logroño, con un trayecto de 59 minutos por la A-12 hasta el pueblo, o Zaragoza, con 1 hora y 28 minutos por la AP-68. Una vez en Olite, el castillo se encuentra custodiando la Plaza de Carlos II.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento