Logo del sitio

El pequeño pueblo de Gales donde Carlos III tiene una casa para descansar y pasar desapercibido

Montaje de Carlos III en Myddfai.
Montaje de Carlos III en Myddfai.
Humphrey Bolton / Wikimedia Commons / Montaje 20minutos

En un escondido paraje del sur de Gales, rodeado de verdes campos de cultivo, nos encontramos con el pequeño pueblo de Myddfai y su ambiente tranquilo. Aunque en un primer momento, esta villa de apenas 400 habitantes no llame en exceso nuestra atención, esta guarda una sorprendente curiosidad, y es que aquí el mismísimo rey Carlos III tiene una de sus residencias.

Qué hacer en Myddfai

La historia de Myddfai ha estado ligada a la medicina desde antaño. Durante el siglo XIII, la localidad era muy frecuentada por médicos que elaboraron todo tipo de remedios. La medicina galesa “estaba muy por delante de la mayor parte de Europa en ese momento”, explican desde el Centro de Visitantes del pueblo. Con el paso de los años, las figuras de esos médicos han cobrado un cariz legendario y folclórico.

Calle en Myddfai.
Calle en Myddfai.
Shaun Ferguson / Wikimedia Commons

Algunas de las hierbas y plantas que se utilizaron en ese momento se pueden adquirir en la tienda de regalos del pueblo, donde también podemos encontrar artesanía hecha a mano, obras de arte, libros y productos locales. Asimismo, dispone de una cafetería donde descansar mientras tomamos un té y un pastel casero, un plan que Carlos III no se ha perdido en su visita a Myddfai.

Además, también podemos visitar la Iglesia de San Miguel, donde acude el rey los domingos que pasa en la localidad. Este antiguo edificio data del siglo XII y conserva registros parroquiales del año 1653, así como una lápida del último “Médico de Myddfai”. Por otro lado, es una buena disfrutar de la naturaleza que rodea la villa haciendo una excursión al lago de Llyn y Fan Fach, un lugar repleto de mitos y leyendas.

La villa de Carlos y Camila

A apenas un kilómetro del centro del pueblo, el rey Carlos III adquirió la pintoresca villa de Llwynywermod, donde acude siempre que busca despejarse. “Tiene la ventaja de que allí puede desaparecer. Nadie sabría que estuvo porque no puedes verlo desde la carretera", detallan desde la BBC.

Llwynywermod.
Llwynywermod.
Bonelli / Wikimedia Commons

Esta casa de campo que compró en 2007, cuenta con un patio y un granero, además de dos cabañas contiguas disponibles para alquiler vacacional. La sala principal de la villa destaca por sus techos altos con marquesinas de madera, una chimenea y una exquisita decoración con jarrones y tapices. Asimismo, su comedor cuenta con una extensa mesa donde se pueden acomodar a casi 20 invitados. Y en el exterior, Carlos y Camilla cultivan sus propias plantas y vegetales en los jardines.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento