Camino de Santiago: Joyas y testimonios para visitar en el camino francés

Peregrino
Peregrino delante de la Catedral de Santiago.
Laura Menayo
Algunas joyas del Camino de Santiago para visitar
Wochit

El Camino de Santiago es una de las experiencias que los viajeros siempre disfrutan en territorio nacional. Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1993 su nombre se atribuye a las diferentes rutas de peregrinación cristiana que se dirigen a la tumba de Santiago el Mayor, ubicada en la Catedral de Santiago de Compostela en Galicia. Pero, ¿qué lo hace tan especial?

El año pasado, tras la pandemia del Covid-19 fueron muchos los peregrinos que no pudieron realizar su viaje, pero este año, más especial si cabe, al ser año Xacobeo, se ha despertado el interés de muchos viajeros que desean poder tener contacto con la naturaleza y obtener otros muchos beneficios para nuestra salud física o mental.

Principales rutas del Camino de Santiago

Hay un camino para cada peregrino, y cada peregrino hace su propio Camino. Con 10 rutas para poder elegir cada una de ellas cuenta con características determinadas que las hace ser diferentes unas respecto a otras. Para aquellos que quieran adentrarse más en la naturaleza o para los que tienen poco tiempo y quieren aprovechar todo lo posible.

Camino Francés, el Portugués, el Portugués de la Costa, el del Norte, Mar de Arousa y Río Ulla, el Primitivo, el Inglés, el de Invierno, la Vía de la Plata, el de Finisterre. Cada uno de estos caminos es especial, pero sin lugar a dudas, la que se lleva la palma de oro, es la del Camino Francés. Esta ruta es el itinerario jacobeo por excelencia al ser de las que se mejor conserva desde el siglo XI a la actualidad, los vestigios vinculados a la peregrinación. 

Este año es Xacobeo

"Se celebra un Año Santo cuando el 25 de julio, día del Apóstol Santiago, cae en domingo, un hecho que se produce en ciclos de años que se celebran cada 11, 6, 5 y 6 años", explica a 20 Minutos Nava Castro, Directora de Turismo en Galicia.

"A partir de 1993, desde el Gobierno gallego, impulsamos la celebración del Xacobeo como una celebración civil que acompaña en Galicia a esta celebración de origen religioso. Pero este Xacobeo es también excepcional y único porque fue el mismo día en que se abrió la Puerta Santa", señala.

"La pandemia y esta prórroga, hace que este Año Xacobeo sea excecpional y único, puesto que solo una vez en la historia reciente se había prorrogado un Año Santo (fue durante la Guerra Civil) por lo que para nosotros fue una excelente noticia. Creemos que este Xacobeo va a ser motor de recuperación, no solo socioeconómica, si no también emocional, de la sociedad gallega después de una pandemia y después de casi 11 años desde el anterior Xacobeo", explica Nava.

¿Cuál es el camino preferido por los peregrinos?

Nava, comenta que "el Camino Francés es el más transitado, con cerca de la mitad de los peregrinos que recogen la Compostela, sobre todo en estos primeros meses de reactivación del Camino en los que la mayor parte de los peregrinos es de origen nacional".

"No obstante, a lo largo de los últimos años, el peso del peregrino extranjero se había ido incrementando en todo el Camino, y sobre todo en este itinerario hasta representar la mayoría de los peregrinos que llegaban a Santiago. En 2019 se alcanzó el récord histórico en llegada de peregrinos (347.000) de los que un 54% eligió el Camino Francés.

La Directora de Turismo, insiste en que la pandemia afectó a la llegada de peregrinos tras las restricciones de movilidad, donde "la llegada de peregrinos cayó casi un 85%, llegando 53.905 peregrinos en total, de los que 53,6% eligieron el Francés. En lo que llevamos de año, la reactivación se ha notado especialmente a partir de abril. Han llegado ya en lo que va de año algo más de 20.000 peregrinos, de los que más de 14.000 lo han hecho en el mes de junio". 

Las joyas del camino francés

Sin lugar a dudas, la primera a nombrar es el Puente de la Reina en Navarra. Este puente románico, se construyó para que los peregrinos pudieran cruzar el río Arga, en la zona sudoeste de Pamplona, continuando la ruta hacia Logroño. Sus siete arcos de medio punto forman uno de los más bellos lugares que poder observar en nuestro recorrido. Enriquecer el Camino gracias a este paisaje pirenaico es una de las mejores experiencias que podrás tener. Hablamos de los Bosques de Roncesvalles. Este sendero circular de 4 km, apenas tiene desnivel lo que es perfecto para recorrerlo.

Podemos encontrar un gran abanico de árboles como la presencia de robles, hayas, algunas coníferas y también, acebos. Quién sabe, quizá todos ellos cuidados por Basajaun, señor del Bosque. También podrás sentir la magia al recorrerlo gracias a la Ruta de la Brujería, como la llaman, al creer que este lugar era frecuentado por brujas que realizaban aquelarres.

Otro de los diamantes que encontramos en el camino francés es el monasterio de San Millán de Yuso en San Millán de la Cogolla. Fundado en el año 1053, durante los siglos XVI y XVIII sufrió reconstrucciones que pasarían de convertirle de un estilo románico, a finalmente renacentista y barroco. En el interior del Monasterio de Yuso, albergan una pequeña comunidad de agustinos, son los encargados de la gestión de las visitas, además de mantener una vida monástica. 

Muy cercano a él, se encuentra el monasterio de Suso, construido entre los siglos VI al XI, quedan únicamente de él, vestigios importantes de los diversos momentos históricos por los que atravesó. Ambos monasterios fueron declarados en 1997 por la UNESCO, bienes Mundiales, Patrimonio de la Humanidad.

No podemos olvidarnos de la tradicional villa leonesa de Sahagún. Esta localidad acostumbrada a guiar el paso de los peregrinos con dirección a Santiago de Compostela, cuenta con el monasterio de San Benito o la Iglesia de San Tirso, lugares que harán distraer nuestra vista. Para llenar el estómago, cuenta con sus conocidas 'galletas de hierro', unas pastas de mantequilla artesanas elaboradas con planchas de hierro y calentadas a fuego que podrás comprar en la zona.

Cada peregrino hace su propio Camino

Muchos jóvenes peregrinos realizan el Camino Francés gracias a su instituto. Es el caso de Paloma Vázquez, publicista. "Lo hicimos en etapas ascendentes-descendentes (5-15-20-30-20-15-5) y los primeros días era más de cachondeo. Cuando llegamos al día de 30... Ahí empezó el camino de verdad para mí". El caso de otra peregrina, Natalia de Rodrigo, consultora de software, también fue especial. Tuvo que dividir el camino en dos partes porque con las vacaciones no la daba tiempo a terminarlo. "Las dos veces fui sola, aunque no tardas nada en hacer grupete". Además, el camino es brutal, vas atravesando toda España, y tanto relieve, como clima, van cambiando". 

Ana De Diego, diseñadora gráfica y web de profesión, explica que ella nunca se desvió del camino. De hecho, cuenta que "el primer día me lo hice todo el tirón, y me lesioné". Pero a pesar de la lesión, su fuerza y ganas consiguieron que llegara a Santiago y finalizara el Camino.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento