Logo del sitio

La isla desconocida de Cataluña que es un paraíso natural y se puede visitar en kayak

Isla de Buda.
Isla de Buda.
Alberto-g-rovi / Wikimedia Commons

A pesar de ser la isla más grande de Cataluña, con sus 5 kilómetros de longitud, la Isla de Buda es una gran desconocida para el público. Esta se empezó a formar a partir del siglo XVIII gracias a los sedimentos que deja el río Ebro justo antes de su desembocadura, y con el paso del tiempo su tamaño fue variando hasta las 1.000 hectáreas actuales. En definitiva, es un paisaje paradisiaco como no hay otro igual en Cataluña.

Un enclave con una gran belleza natural

La Isla de Buda conforma uno de los humedales mejor conservados de España, y está dividida en dos partes, una de ella privada y otra de acceso público. Cuenta con varios edificios con una antigüedad mínima de 50 años como una masía rural del siglo XIX, una capilla o antiguas viviendas.

Isla de Buda.
Isla de Buda.
Alberto-g-rovi / Wikimedia Commons

Este territorio llegó a tener alrededor de 200 habitantes durante la década de 1950, “cuando unas cuarenta familias se instalaron allí para cultivar arroz”, explican desde la web oficial de la isla. Sin embargo, en la actualidad, “en Buda solamente quedan dos matrimonios ya mayores”.

Por otro lado, la vegetación es abundante en la isla, formada principalmente por bosques de ribera y campos de arroz. Para recorrer el lugar, existen caminos naturales que nos llevan hasta playas con dunas y lagunas repletas de aves salvajes como fochas y patos. También podemos encontrar importantes poblaciones de peces como son el fartet o el samaruco, así como anfibios y reptiles como culebras de collar y galápagos.

Isla de Buda.
Isla de Buda.
Alberto-g-rovi / Wikimedia Commons

Agroturismo

Visitar la Isla de Buda es la oportunidad perfecta para vivir en primera persona la vida campesina y desconectar de la ciudad en el medio rural. Es por ello que se ha querido fomentar el agroturismo, una forma de conocer otros lugares en conexión con la naturaleza y alejada de las masas.

Aquí se pueden hacer todo tipo de actividades, desde relajarse en las playas y disfrutar del sol, hasta dar paseos en bicicleta, hacer pesca deportiva, navegar por el mar o el río, e incluso hacer kayak, una de las formas más divertidas de acceder a la isla desde tierra firme. De igual manera, los visitantes pueden participar de forma activa en las labores de la agricultura o la pesca tradicional.

Cultivo de arroz en la Isla de Buda.
Cultivo de arroz en la Isla de Buda.
Llorenç Pié / Flickr

Además, la masía principal de la Isla de Buda se ha acondicionado como alojamiento turístico. La construcción, de estilo valenciano, se divide en tres plantas con tres viviendas separadas de entre tres y seis habitaciones. Todas ellas con baño completo, cocina y comedor.

Cómo llegar a la Isla de Buda

El pueblo más cercano a la Isla de Buda es Riumar, y para llegar hasta allí, el trayecto desde Tarragona toma 1 hora y 4 minutos por la AP-7. Una vez en las inmediaciones de la isla, se puede acceder a ella o bien contratando un servicio de barco o con una piragua o kayak propio.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento