Logo del sitio

Cómo llegó hasta Oviedo el Santo Sudario y por qué perteneció a Jesucristo

Reliquias de la Cámara Santa de la catedral de Oviedo, entre ellas el Santo Sudario.
Reliquias de la Cámara Santa de la catedral de Oviedo, entre ellas el Santo Sudario.
Armando Alvarez

Desde el siglo IX, la catedral del Salvador de Oviedo, la segunda más importante de España, custodia el lienzo de lino que, según la tradición, cubrió el rostro de Cristo en la cruz, tras su muerte. A este lienzo se le denominó Sudarium Domini (Sudario del Señor) o Santo Sudario y es una de las tres reliquias más importantes de la Cristiandad.

¿Para qué servía un sudario?

Únicamente para cubrir los rostros deformados por muerte violeta de los ajusticiados en la época de Cristo. Los judíos (Jesús lo era) creen que el alma está en la sangre y que si un cadáver la pierde, no va a poder resucitar. En el caso de Jesucristo y, según el Evangelio de San Juan, refiriéndose al sepulcro: “...el sudario que había estado sobre su cabeza, estaba en un lugar aparte.” (Juan 20, 7). Esta tela de lino fue probablemente importada de alguna zona del Imperio Romano, por su torsión de los hilos, en “Z”, coincidente con los de la Sábana Santa de Turín.

¿Cómo llegó hasta Oviedo ese lienzo sagrado?

Este trozo de lino de 82,7 x 52,2 centímetros viajó en la primitiva Arca Santa de cedro, desde Tierra Santa hasta Asturias, huyendo de las amenazas persa y musulmana. Tras su paso por Cartagena, Sevilla y Toledo, y tras permanecer un espacio de tiempo en la ermita de Santiago en el Montsacro (Cordillera del Aramo, Asturias), fue acogida en Oviedo en la capilla de Alfonso II El Casto, o Cámara Santa, creada ex profeso para ello.

La Santa Iglesia Catedral Basílica Metropolitana de El Salvador de Oviedo.
La Catedral Basílica de El Salvador de Oviedo y la estatua de "La Regenta".
Miguel A Martin Piris

¿Qué nos cuenta ese paño?

Aparte de una gran cantidad de material hemático, desvela que ha estado colocado sobre algo que no es un plano: una cabeza. Por ello muestra pliegues en el lino de hace más de dos mil años y una serie de pequeños agujeros dobles porque estuvo cosido en zonas donde hay cabello, esta vez con hilo con torsión en “S”, de procedencia israelí datada en el primer milenio.

En el Santo Sudario se ha hallado ADN degradado que no ha podido ser procesado.
En el Santo Sudario se ha hallado ADN degradado que no ha podido ser procesado.
Armando Alvarez

¿Qué sustancias están impregnadas?

Este lienzo está enormemente alterado por agentes ambientales añadidos que dificultan el trabajo de investigación y hacen que hallar su ADN sea realmente complicado.

En cuanto a gramíneas, se hallaron granos de polen comunes al Mediterráneo: aloe vera, bálsamo de estoraque y mirra, todos de uso funerario. Asimismo, se encontró algún polen idéntico a uno que se encuentra en la Sábana Santa de Turín, el helicriso o siempreviva, utilizado para amortajar a los reyes de Oriente Medio, en el siglo I.

¿Y en cuanto al material hemático?

Se sabe que la sangre que contiene el sudario es cadavérica, humana, de una sola persona, y del grupo AB, y que está mezclada con líquido de edema de pulmón (como puede ser la causa de la muerte en la Crucifixión) y suero fisiológico con una composición muy similar a la del agua salada. Igualmente, el sudario tiene impregnado líquido pleural y pericárdico.

El tan deseado ADN de Cristo

En el sudario se ha hallado ADN degradado, con fragmentos tan pequeños que no pudo ser posible su procesamiento. Aun así se ha encontrado una secuencia poco frecuente del ADN mitocondrial, de etnias del Oriente Medio. Una de cada ocho mil personas tiene esa secuencia. Pero como no existe ADN de Cristo para cotejar en otra reliquia, no se podría afirmar si es él.

Alfonso II El Casto mandó construir, en el siglo IX, la llamada Cámara Santa.
Alfonso II El Casto mandó construir, en el siglo IX, la llamada Cámara Santa.
Armando Alvarez

¿Podría ser Jesús el hombre del Sudario?

Existen numerosas coincidencias del hombre del Sudario y sus lesiones con las sufridas por Cristo en su martirio: el sujeto torturado llevaba el pelo largo, barba y bigote. Su nariz era morfológicamente hebrea y su grupo sanguíneo era AB, frecuente entre los hebreos. Fue torturado y murió en vertical. En la nuca tenía sangre vital provocada por las espinas de la corona y falleció de edema de pulmón agudo, como los crucificados. El sudario registra una gran cantidad de líquido pleural porque tiene un agujero en los pulmones por la lanzada que Jesús también padeció. Ese lienzo se espolvorea con aloe y mirra, como el de Jesús, y esta sagrada reliquia se encuentra en la Catedral. ¿Se pueden pedir más coincidencias?

¿Contuvieron la Sábana Santa de Turín y el Sudario de Oviedo el cadáver de la misma persona?

Los investigadores forenses implicados afirman que, sin ninguna duda, ambas “sindones” son perfectamente compatibles. Criminalísticamente coinciden las lesiones y heridas, sobre todo a la altura de la cabeza, donde se sitúan a la misma distancia en las dos telas. Por ello, la probabilidad estadística de que esto ocurra al azar, con dos cadáveres diferentes, es remotísima. Es decir, que las pruebas a favor de la autenticidad de ambos lienzos a fecha de hoy es abrumadora.

Más información en el centro Español de Sindonología: linteum.com y catedraldeoviedo.com

Apúntate a nuestra Newsletter de Viajes y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo

Mostrar comentarios

Códigos Descuento