Logo del sitio
OFRECIDO POR ATALAYAR
Laguna y playa de Ditwa cerca del puerto de Qalensiya, la segunda ciudad más grande de la isla de Socotra en Yemen.
Laguna y playa de Ditwa cerca del puerto de Qalensiya, la segunda ciudad más grande de la isla de Socotra en Yemen.
REUTERS/MOHAMED al-SAYAGHI

Así es el atractivo archipiélago de Socotra, Patrimonio de la Humanidad

  • Este sorprendente y paradisíaco archipiélago yemení destaca por su mística, su flora y su fauna inéditas, con especies que no puedes encontrar en ningún otro rincón del mundo.

Durante siglos y siglos, los turistas han regresado a las islas del Océano Índico con historias asombrosas, como árboles que producen sangre de dragón y pepinos, enormes pináculos en la niebla y bosques de incienso.

En nuestra era, ha proliferado una imagen más completa de las cuatro islas semidesérticas, que muestra una fauna y flora más ricas e inéditas, con más de un tercio de las plantas que son exclusivas de este archipiélago.

Socotra goza de un paisaje dispar y variado, con mesetas, llanuras y montañas, todo ello habitado por un pueblo que vive de forma sostenible pese a que el entorno natural lo dificulta.

Esta isla de Yemen está situada a 240 kilómetros del Cuerno de África y a 380 al sur de la península arábiga en el océano Índico. Se trata de un enclave paradisiaco formado por cuatro islas, siendo la más grande de 3.600 kilómetros cuadrados.

Las particularidades de la isla

Estas excepcionales islas están exentas del conflicto que ocurre actualmente en Yemen desde hace unos años, ya que se han mantenido en estado de seguridad y estabilidad y están situadas a 300 km de las costas yemeníes.

La isla tiene una relevancia especial por su privilegiada ubicación y sus características particulares y exclusivas, que posibilita que acojan a más de 300 especies de plantas raras, particularmente el árbol de sangre del dragón.

Estos árboles están en peligro de desaparición a causa del cambio climático, pero la población se esfuerza por conservar y replantar estos árboles en una muestra más del carácter y resiliencia de sus habitantes.

En este archipiélago se recurre a la energía limpia gracias a la donación de la Fundación Khalifa, que se utiliza para preservar el medio ambiente de esta localización tan lujosa y exclusiva.

Así son los nativos de la zona

Vista aérea de pescadores en el agua junto a una embarcación frente a la playa de Shoab, en la isla yemení de Socotra, un lugar de importancia mundial para la conservación de la biodiversidad.
Vista aérea de pescadores en el agua junto a una embarcación frente a la playa de Shoab, en la isla yemení de Socotra, un lugar de importancia mundial para la conservación de la biodiversidad.
PHOTO/AFP

Las gentes de estas islas viven principalmente de la pesca, siendo más de 10.000 los que viven de ello en estas tierras yemeníes. Estos trabajadores generan cerca de 200 toneladas de capturas de pescado anuales.

La mencionada Fundación Khalifa para acción humanitaria ayuda a los pescadores con botes de pesca para que puedan realizar sus labores rutinarias. Asimismo, ha establecido una fábrica de embalaje de pescado para su exportación.

Pese a que hay solo un hospital en la isla, está dotado con equipos modernos, sala de operaciones, cuidados intensivos, atención a mujeres y urgencias, entre otros servicios para habitantes y turistas de la zona.

Esta población, cifrada alrededor de 80.000 personas, habla un idioma propio que tiene sus raíces en las lenguas semánticas. Además del árabe, los nativos trabajan para conservarlo y enseñarlo a los niños.

Las razones por las que es Patrimonio de la Humanidad

La Unesco reconoció a estas islas como Patrimonio Natural de la Humanidad en julio de 2008. El archipiélago es una ecorregión considerada por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) como un excelente ejemplo de diversidad biológica.

Árboles de sangre de dragón (Dracaena cinnabari) en la cima de la montaña Dixam en la isla yemení de Socotra.
Árboles de sangre de dragón (Dracaena cinnabari) en la cima de la montaña Dixam en la isla yemení de Socotra.
PHOTO/AFP

Debido al prolongado aislamiento geológico del archipiélago, junto al fuerte calor y la sequía, se ha configurado una espectacular flora endémica que es vulnerable a las especies introducidas como las cabras y al cambio climático.

Las investigaciones han revelado que una 300 de sus 800 especies de plantas, un 90% de sus reptiles y casi todos sus caracoles son endémicos, y los botánicos consideran que la flora de Socotra está entre las diez isleñas más amenazadas en todo el mundo.

La formación vegetal más singular de la isla se ubica en los acantilados, al pie de las montañas. La vegetación está dominada visualmente por el árbol de pepino, una subespecie de la rosa del desierto.

En las montañas domina el mencionado árbol de la sangre del dragón, también denominado dragonera de Socotra, con una copa en forma de paraguas. La resina, llamada sangre de drago, se utiliza como tinte desde la antigüedad.

  • REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
    Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.