Logo del sitio

10 pueblos pequeños de Extremadura donde vivirás la auténtica Semana Santa

Los 'empalaos' recorren las calles de Jerez de los Caballeros
Los 'empalaos' recorriendo las calles de Jerez de los Caballeros
EP

Por su belleza y singularidad, la Semana Santa de Extremadura es una de las más recomendables de nuestro país. Estas tradicionales fiestas son la excusa ideal para descubrir la esencia de esta tierra y disfrutar de estos pueblos sobrados de encanto. 

1. Valverde de la Vera (Cáceres)

Declarado Conjunto Histórico en 1970, por Valverde de la Vera fluye el agua por sus calles empedradas gracias a las famosas 'regateras', presentes en muchos municipios de la zona.
Valverde de la Vera, declarado Conjunto Histórico en 1970.
WIKIMEDIA COMMONS

En esta villa señorial, situada en la comarca de la Vera, podrás disfrutar de una Semana Santa única, llena de misterio y devoción. Sobre todo la noche del Jueves al Viernes Santo, cuando los 'Empalaos' recorren el pueblo realizando un vía crucis, descalzos por las calles, en un acto de penitencia personal. Un momento totalmente sobrecogedor y que te costará olvidar. 

Aquí no es solo impactante la Semana Santa, la belleza de este pintoresco pueblo te sorprenderá. Declarado Conjunto Histórico en 1970, por sus calles empedradas circula el agua gracias a las famosas 'regateras', presentes en muchos municipios de la zona. Aquí las viviendas son de dos y tres alturas, la primera de piedra y las otras de madera. Especialmente bella, la Plaza de España, con soportales sobre columnas de granito.

2. Campanario (Badajoz)

El Lunes de Pascua se pone punto y final a la Semana Santa en muchos pueblos de Extremadura con la celebración de romerías campestres. Si pasas estas fiestas en esta localidad, como broche final de estas fiestas, te recomendamos que no te pierdas la famosa Romería de la Virgen de Piedraescrita, todo un acontecimiento con desfile de carrozas y día de campo.

3. Jerez de los Caballeros ( Badajoz)

un municipio y localidad española de la provincia de Badajoz, en la comunidad autónoma de Extremadura. Cuenta con una población de 9196 habitante
Jerez de los Caballeros, municipio templario de gran belleza.
Horst Goertz. / Wikipedia

Vivir la Semana Santa en este pueblo extremeño es realmente espectacular. Declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional desde 2015, aquí la pasión tiene un tono barroco y tradicional. La mayor parte de las cofradías son de los siglos XVIII y XIX, y es sobrecogedor disfrutar de cada uno de los pasos. Aunque si hay un momento especial para los jerezanos, es ver a la imagen del Nazareno procesionar el Viernes Santo.

Aprovecha la ocasión para descubrir uno de los pueblos más bellos de Extremadura, villa de los últimos templarios y donde, además, podrás disfrutar de su afamado jamón ibérico. Destaca la Fortaleza Templaria y las distintas torres que sobresalen entre las casas bajas y que pertenecen a cuatro iglesias que bien merecen una visita: la Iglesia de San Bartolomé, Santa María de la Encarnación, la iglesia Arciprestal de San Miguel Arcángel y la de Santa Catalina.

4. Ribera del Fresno (Badajoz)

Se sitúa entre Puebla del Prior y Villafranca de los Barros, a una altitud de 399 metros. Pertenece a la comarca de Tierra de Barros y al Partido judicial de Villafranca de los Barros.
Ribera del Fresno, en la comarca de Tierra de Barro. 
Zepa Urban

Además de una Semana Santa tradicional, en este pueblo encontrarás pintorescas calles de casas blancas, casas solariegas con sus fachadas barrocas y un par de ermitas que no hay que pasar por alto: la del Santo Cristo y la de la Aurora. También te recomendamos visitar el Palacio de Quintanilla. En Ribera del Fresno tienes garantizada una Semana Santa muy auténtica mientras descubres el inmenso encanto de los pueblos pequeños de Extremadura.

5. Hornachos (Badajoz)

Hornachos, pueblo de la provincia de Badajoz
Hornachos, en la provincia de Badajoz
Juan Aunion

Durante toda la semana, las procesiones y actos religiosos marcan el ritmo de este pueblo. No te pierdas el Vía Crucis por las principales calles que es vivido por los hornachegos con total devoción. En esta localidad estuvieron los últimos moriscos extremeños. Desde el mirador, las vistas de Tierra de Barros con Hornachos son impresionantes.

6. Olivenza (Badajoz )

Imagen de Olivenza
Imagen de Olivenza
FOTIMAP-OLIVENTIA

Esta localidad está marcada por dos culturas, y esto se refleja también en su Semana Santa: de las seis hermandades o cofradías que participan en esta tradicional festividad, dos son de origen portugués. Los rasgos fronterizos de Olivenza hacen que estas fiestas sean y se vivan de manera diferente al resto de España. Te espera un espectáculo único en el que se aúna tradición, religión y cultura, y además, podrás disfrutar del patrimonio de esta localidad también de noche.

Este pueblo amurallado de origen templario es el único lugar de nuestro país dónde se puede encontrar una importante representación del arte manuelino portugués, para verlo tienes que visitar las iglesias de esta localidad. 

7. San Martín de Trevejo (Cáceres)

Típicas casas de San Martin de Trevejo,en la Sierra de Gata, Caceres
Típicas casas de San Martin de Trevejo, en la Sierra de Gata, Caceres
Getty Images/iStockphoto

En la Sierra de Gata y muy cerca de la frontera portuguesa se encuentra este pueblo que está rodeado de un paraje muy interesante. Vivir la Semana Santa entre sus callejuelas de suelo empedrado, por las que circulan pequeños arroyos, le da todavía mayor sobriedad a estas celebraciones. 

San Martín de Trevejo tiene mas que merecido pertenecer a la Asociación de Pueblos Más Bonitos de España. Además de contar con un interesante casco histórico, una curiosidad de este pueblo son los tozones. Fíjate cómo, en muchas casas, las fachadas sobresalen hacia la calle y están sostenidas por vigas de madera. En los bordes (tozones) podemos encontrar grabados con rostros humanos.

8. Trujillo (Cáceres)

Plaza Mayor de Trujillo, Cáceres
Plaza Mayor de Trujillo, Cáceres
Carlos Delgado. / WIKIPEDIA

La Semana Santa de Trujillo tiene identidad propia. Disfrutar de sus procesiones es como trasladarse a un museo vivo de la historia. Y además, por el bello entorno en el que se desarrollan, durante todo el recorrido hay un halo de magia y misterio que atrapa al visitante.

Una de sus características son las tallas religiosas que los cofrades pasean por el casco histórico. Todas de un gran valor, como el Cristo Amarrado del siglo XVI o Nuestra Señora de la Soledad de San Pedro, del siglo XVII. Todo un espectáculo, que le ha valido ser declarada Fiesta de Interés Turístico de Extremadura. No te  pierdas la procesión del Silencio en la madrugada del sábado, te sorprenderá tanto como su Plaza Mayor, una de las más bellas de España.

9.  Robledillo de Gata (Cáceres)

Este pequeño pueblo extremeño está caracterizado por sus construcciones de adobe y madera, que le dan un aspecto único y de una gran belleza. Un rincón imprescindible.
Robledillo de Gata, un pequeño pueblo de casas de construcciones de adobe y madera.
Wikipedia/WT-shared

Con fuerte sentimiento y devoción se viven en este pueblo, de apenas 80 habitantes, estas fiestas. Las imágenes de la Dolorosa y el Nazareno desfilando a hombros de los roblillejos, ante la admiración de su gente, es una de las mas bellas estampas que verás. Uno de los atractivos de pasar estas fiestas aquí, es que se desarrollan en un entorno único. En uno de los lugares mas auténticos de Extremadura, un pueblo-pueblo que, por su encanto, se ha ganado ser uno de los más visitados de la Sierra de Gata. 

10. Brozas (Cáceres)

Este pueblo de casas blancas y tejas rojas, típicamente extremeño, cuenta con un patrimonio histórico y natural que lo convierten en el lugar perfecto para disfrutar de esta semana de recogimiento y procesiones. Pero además, tiene otro aliciente para estas vacaciones: poder disfrutar de las aguas termales en el balneario de Broñas o los baños de San Gregorio, situado a escasos kilómetros de Brozas, y en pleno contacto con la naturaleza.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento