Logo del sitio

Un 'escudo' tumbado, un gigante en peligro y dos potencias con ganas de hacer migas: claves de la ilegalidad de Google en Europa

Google Analytics es una herramienta de métrica de audiencias que permite a los responsables de distintos sitios web comprobar cuántos usuarios entran en sus portales y cómo interactúan con él.
Google Analytics es una herramienta de métrica de audiencias que permite a los responsables de distintos sitios web comprobar cuántos usuarios entran en sus portales y cómo interactúan con él.
Unsplash

¿Va a levantar Europa muros contra Google Analytics? Primero fue Austria en enero y Francia le siguió en febrero: ambos países han declarado ‘ilegal’ la herramienta del gigante tecnológico por incumplir la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que invalida el conocido como ‘Privacy Shield’.

Por ponernos en contexto: en julio de 2020 el TJUE invalidó la Decisión 2016/1250 sobre la adecuación de la protección conferida por el Escudo de la privacidad UE-EE. UU., es decir, en un lenguaje que entendamos todos: el organismo jurídico anulaba el famoso ‘Privacy Shield’ de 2016 entre la Unión Europea y Estados Unidos que permitía el intercambio de datos personales con fines comerciales entre ambos territorios.

¿Por qué? Porque “las limitaciones de la protección de datos personales que se derivan de la normativa interna de los Estados Unidos relativa al acceso y la utilización, por las autoridades estadounidenses, de los datos transferidos desde la Unión a ese país tercero no están reguladas conforme a exigencias sustancialmente equivalentes a las requeridas, en el Derecho de la Unión, por el principio de proporcionalidad, en la medida en que los programas de vigilancia basados en la mencionada normativa no se limitan a lo estrictamente necesario”, decía un comunicado del TJUE.

Traduciendo esto a palabras más comprensibles, el TJUE cree que Estados Unidos no da garantías suficientes para proteger la privacidad de los datos, ya que su normativa no es suficientemente estricta o, al menos, no cumple los estándares del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) que rige en Europa.

Y de aquellos polvos vienen estos lodos. Las autoridades de protección de datos de Austria y Francia han declarado ilegal el uso de Google Analytics porque esta plataforma transfiere la información de los usuarios a Estados Unidos, una decisión que podría ser el principio del fin de la herramienta de analítica web en Europa. De momento, la Agencia Española de Protección de Datos todavía no se ha pronunciado al respecto.

Sin embargo, parece que por fin el cielo se abre para el gigante estadounidense. El comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, y la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo, acaban de anunciar la “intensificación de las negociaciones sobre los flujos transatlánticos de privacidad de datos”, marcando así el inicio de una renovación del caduco ‘Privacy Shield’ y ofreciendo así luz al final del túnel a Google y el resto de las compañías tecnologías con presencia en Europa.

Es decir: tras el ‘Puerto Seguro’ y el ‘Escudo de Privacidad’ tumbados en los tribunales europeos, los dos grandes bloques encaminan un tercer acuerdo para que empresas de ambos lados puedan recoger datos de ciudadanos del otro.

Y ahora encima llega Analytics 4

Pero es que, además de todo este lío legal, el propio Google acaba de anunciar también la fecha oficial en la que pondrá fin a Universal Analytics, su versión actual de la plataforma, para dar paso a Google Analytics 4.

“Comenzaremos a retirar Universal Analytics, la generación anterior de Analytics, el próximo año. Todas las propiedades estándar de Universal Analytics dejarán de procesar nuevos hits el 1 de julio de 2023”, explican desde Google.

Universal Analytics “se creó para una generación de medición online anclada en la web de escritorio, sesiones independientes y datos más fácilmente observables de las cookies. Esta metodología de medición se está volviendo obsoleta rápidamente. Mientras tanto, Google Analytics 4 opera en todas las plataformas, no se basa exclusivamente en cookies y utiliza un modelo de datos basado en eventos para ofrecer una medición centrada en el usuario”, concluyen para justificar el cambio.

Por lo tanto, además del dilema sobre si seguir o no con Google Analytics ante un posible bloqueo en Europa de la plataforma para cumplir con el RGPD, a esta duda se suma ahora un proceso de migración obligatorio antes de julio del próximo año, fecha límite para cambiar de la actual versión de la herramienta -Universal Analytics- a la nueva -Google Analytics 4-.

¿Qué pasaría si Google Analytics se prohíbe en la Unión Europea?

¿Es realmente factible borrar de un plumazo a un gigante tecnológico como Google Analytics en todo un continente? “No es factible”, asegura Álex Costa, Head of Digital Analytics en Semmantica, agencia de paid media y analítica digital.

“Google trabaja por su cuenta en paralelo a los acuerdos macro entre Europa y Estados Unidos y ya ha anunciado una serie de funcionalidades (solo para Google Analytics 4, no para Universal Analytics) para controlar mejor la privacidad de los datos con respecto a la recolección, uso, transferencia y borrado de datos. Podremos controlar desde la herramienta que los datos PII (información de identificación personal) no salgan de servidores europeos, o estos sean eficientemente anonimizados antes de transferirse fuera del entorno europeo”, explica Costa.

Además, tras el reciente anuncio de la Comisión Europea sobre los flujos transatlánticos de privacidad de datos, “parece cada vez más remota la posibilidad de que la herramienta de la compañía de Mountain View sea declara ilegal a nivel europeo”, reafirma el experto en analítica digital.

Recordamos que Google Analytics es una herramienta de métrica de audiencias que permite a los responsables de distintos sitios web comprobar cuántos usuarios entran en sus portales y cómo interactúan con él. Son muchas las empresas que la utilizan, incluso el mismísimo Gobierno de España la aplica en sus páginas.

¿Existen alternativas ante un posible bloqueo y/o ante la necesidad de migrar a Analytics 4?

En cuanto a alternativas, cualquier herramienta que permita el almacenamiento de datos dentro de la Unión Europea sin compartirlos fuera de sus fronteras sería una opción viable. Una opción recurrente, en especial por entidades públicas, es Matomo Analytics.

Existen algunas diferencias técnicas y legales entre Google Analytics y otras alternativas como Matomo Analytics. Esta última almacena la información en los propios servidores de sus clientes, cediendo así la responsabilidad sobre la ubicación y potencial transferencia de datos a otras fronteras. “Esto implica que los clientes deben adaptar su infraestructura, ya que en función del volumen de datos recolectados por la herramienta es posible que deban ampliar su capacidad de almacenamiento de datos”, señala Costa.

Sin embargo, como es lógico, la herramienta de una compañía titánica como Google es más completa que las alternativas existentes.

A pesar de ello, se trata de plataformas lo suficientemente desarrolladas como para plantar cara al gigante tecnológico y que, de hecho, como decimos, acaban siendo elegidas por muchos organismos públicos. “Las administraciones deben ser el principal referente en lo que a cumplimiento de las leyes de protección de datos se refiere y por ello en los últimos tiempos algunas de ellas han decidido decantarse por soluciones como Matomo”, señala Andrés Flores, responsable comercial de administraciones públicas en la consultora Hiberus.

Ya son varias las organizaciones que “o bien llevan tiempo usando herramientas como Matomo Analytics o se encuentran ahora mismo en proceso de migración. Hablamos no solo comunidades autónomas, sino de ayuntamientos y otros organismos públicos a nivel estatal”, aclara.

“Desde nuestro punto de vista, al menos sería recomendable que las organizaciones públicas fuesen conocedoras de que existen alternativas válidas a Google Analytics en el mercado y que con ellas resolverían de una manera práctica las cuestiones que han surgido en torno a la propiedad de los datos de la ciudadanía”, subraya Flores.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento