¿A dónde van todos los móviles que ya no usamos?

La basura electrónica es un gran problema, y nosotros somos los primeros responsables.
La basura electrónica es un gran problema, y nosotros somos los primeros responsables.
Earth911

Un teléfono móvil es un dispositivo inalámbrico que permite acceso a la red de telefonía. Aunque el objetivo principal que tiene es la de hacer llamadas, rápidamente se han ido ampliando funcionalidades y demandamos mucho rendimiento de ellos. Ya no hay prácticamente nada que nuestros móviles no puedan hacer.

Al aumentar el número de funciones, aumenta también la complejidad del aparato. Esto hace que esté formado por muchos accesorios: cámaras delantera y trasera, flash, antenas, conexiones, procesadores, botones, giroscopios, altavoces, micrófonos, motor háptico (que conoce la presión aplicada sobre la pantalla), escáner dactilar, pantalla y batería...

Entre tantos elementos, lo natural es que haya muchos materiales distintos: coltán, diferentes tipos de metales, plásticos y vidrio.

Una vez nuestro móvil ya no nos sirva, debemos darle un cuidado especial. Los móviles y por tanto los materiales que los componen son reciclables. Por ello debemos depositarlos en el contenedor adecuado

¿Dónde se tiran los móviles?

Teniendo tantos componentes, habrás podido deducir que ni el contenedor amarillo de envases ni el de restos son adecuados para un móvil. Una vez nuestros teléfonos se estropeen, tendremos que llevarlos a punto limpio. Otra opción es llevarlos a la tienda, donde también se harán cargo del teléfono.

La mayor parte de los materiales obtenidos después del reciclaje de un smartphone son diferentes tipos de plásticos, vidrio y por último varios tipos de metales pesados. Todo ello debe ser separado. Así que una vez llega a la planta de reciclado, se clasifican y se separan los diferentes materiales.

Posteriormente, se trituran y se someten a un proceso de separación que utiliza calor e imanes. Esto clasifica los materiales según sus diferentes propiedades. Estos materiales ya están separados y listos para ser usados de nuevo.

Los metales suelen ser usados para nuevos aparatos electrónicos. Los vidrios pueden usarse también con este fin o incluso para hacer envases. Por último, el plástico, también se reutilizará con los mismos fines, crear nuevos envases o productos.

No seas irresponsable, no lo tires a la basura

Como ciudadanos, y más sabiendo de la existencia de la obsolescencia programada, tenemos que evitar que los teléfonos móviles terminen en vertederos. 

Antes de tirarlos, contempla otras opciones como dárselo a alguien que necesite un teléfono, donarlo a fundaciones como Oxfam Intermón o Llamada Solidaria (quienes emplean el dinero de los móviles para financiar la investigación y ayudar a personas enfermedades raras). 

No obstante, si no quieres donarlo, puedes venderlo en Wallapop, en algunas tiendas de segunda mano o simplemente preguntar si en tu compañía telefónica recogen teléfonos usados.

Con el reciclaje pueden recuperarse materiales muy escasos y necesarios para su fabricación, como por ejemplo el coltán. Además, frenaremos su acumulación en vertederos, evitando dañar espacios naturales y la expulsión de materiales tóxicos por parte de los productos. De este modo ahorraremos mucha agua y energía.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento