"Vamos a traer a la Tierra una cápsula del tiempo", dice el científico de la NASA que recibirá material del asteroide Bennu

¿Qué pasaría si el asteroide Bennu impactase contra la Tierra?
Recreación del asteroide Bennu acercándose a la Tierra.
Universidad de Arizona / Pqimono de Pixabay / Montaje: 20Bits
¿Qué pasaría si el asteroide Bennu impactase contra la Tierra?

El argentino Lucas Paganini, científico planetario de la NASA, ya está en el desierto de Utah (EE UU) preparado para recibir este domingo una cápsula con un preciado cargo: un puñado de rocas y polvos del asteroide Bennu que podría ofrecer información única sobre la formación del sistema solar hace unos 4.500 millones de años.

La muestra del asteroide Bennu, que podría tener un peso cercano a los 250 gramos, podría arrojar luz sobre preguntas que han intrigado a la humanidad durante siglos: ¿Cuál es el origen de la vida? ¿Cómo se formó el sistema solar? ¿Qué secretos ocultan los asteroides?

"Los asteroides son muy importantes porque son los desechos de cuando se formaron los planetas 4.500 millones de años atrás. Son como cápsulas del tiempo, equivalentes a fósiles de dinosaurios que nos permiten saber qué estaba ocurriendo hace millones de años. En este caso, con nuestra misión, estamos viajando miles de millones de años atrás en el tiempo".

Existen dos hipótesis sobre el origen de la vida: una sostiene que las primeras moléculas orgánicas llegaron desde el espacio a través de meteoritos, mientras que la otra argumenta que estas moléculas esenciales para la vida surgieron en nuestro propio planeta.

Las muestras de Bennu ofrecerán a los científicos una oportunidad única para comprender mejor el origen de estas primeras moléculas y el papel que pudieron tener los asteroides en su presencia en la Tierra, en un avance que permitiría explicar mejor el origen de la vida en la Tierra, cuenta Paganini.

Sin embargo, antes de que los científicos de la NASA puedan analizar estas muestras, la cápsula que las contiene debe llegar sana y salva a la Tierra tras un viaje de siete años que comenzó con su lanzamiento desde la estación de Cabo Cañaveral (Florida).

Se espera que entre en la atmósfera terrestre alrededor de las 08:42 hora local en Utah (16:42 hora peninsular española) después de ser liberada por su nave nodriza, la nave espacial Osiris-Rex, a una distancia de aproximadamente 102.000 kilómetros, equivalente a un tercio de la distancia entre la Tierra y la Luna.

La cápsula ingresará a la atmósfera a una velocidad de aproximadamente 44.500 kilómetros por hora, enfrentando temperaturas de hasta 2.000 grados centígrados en su descenso. De hecho, explicó Paganini, si fuera de noche podría parecer una 'bola de fuego', pero durante el día apenas será visible en el cielo.

La cápsula, que según Paganini tiene una apariencia similar a una "cuna de bebé", está equipada con un escudo térmico diseñado para proteger del calor las rocas y el polvo de Bennu.

Después de ingresar a la atmósfera, se abrirá un paracaídas y, tras un descenso de unos 13 minutos, la cápsula aterrizará a las 08:55 hora local (16:55 hora peninsular española) en el desierto de Utah, en una zona designada para su llegada que mide 58 kilómetros por 14 kilómetros.

"A medida que la cápsula vaya descendiendo —explica Paganini— los equipos de rescate se acercarán con helicóptero hasta el lugar de aterrizaje".

Allí recuperarán la cápsula sellada y la llevarán a una sala libre de cualquier molécula que pueda contaminar las rocas y el suelo de Bennu. Al día siguiente, un avión la transportará a Houston, donde se encuentra el Centro Espacial Johnson de la NASA.

Solo entonces, los científicos de la NASA podrán iniciar el análisis de las muestras, en un esfuerzo por desvelar los secretos guardados en los restos del asteroide Bennu y así avanzar en la comprensión de la historia del sistema solar y el origen de la vida en la Tierra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento