Logo del sitio

Una empresa de implantes biónicos para los ojos se va a la quiebra y deja sin soporte a cientos de ciegos que llevaban su tecnología

Este implante de retina Argus II es uno de los afectados por la bancarrota de 2020.
Este implante de retina Argus II es uno de los afectados por la bancarrota de 2020.
SECOND SIGHT

Más de 350 personas ciegas se han quedado sin actualizaciones ni servicios de soporte en sus ojos biónicos de Second Sight Medical Products que le permitían ver. Según una investigación de IEEE Spectrum, el fallo de estos implantes electrónicos se debe a que la empresa abandonó esta tecnología cuando se encontraban a punto de entrar en bancarrota.

Barbara Campbell, una mujer que perdió su visión por una enfermedad genética y usaba esta tecnología, afirma que su mundo se volvió a oscurecer mientras caminaba por el metro de Nueva York. Estaba cambiando del tren 6 al tren F –recuerda Campbell a Spectrum-. Estaba a punto de bajar las escaleras, y de repente escuché un pequeño sonido de ‘bip, bip, bip’”.

Otro paciente de Second Sight, Ross Doerr, opina que estos ojos biónicos se tratan de “una tecnología fantástica” desarrollada por “una pésima compañía”. Según Europa Press, esta empresa llevaba más de 20 años trabajando en tecnología que ayudase a “tratar la deficiencia visual y la ceguera y su implante de retina era “su avance más destacado”.

Cuando Second Sight cayó en bancarrota en 2020, abandonaron todos sus progresos tecnológicos y, por lo tanto, a 350 personas que habían recuperado la vista con sus ojos biónicos. En total, la compañía contaba con dos modelos: Argus I, con una matriz de 16 electrodos; y Argus II, de 60 electrodos.

Terry Byland fue una de las primeras personas en implantarse los ojos de Second Sight, pero se enteró de que la empresa estaba en quiebra por terceros. De momento, sus aparatos siguen funcionando: “Si algo sale mal, bueno, estoy jodido, porque no hay forma de arreglarlo”.

Según explican en el informe de Spectrum, “un problema técnico, un cable roto y pierden su visión para siempre”. No obstante, eso no es lo más preocupante: “Un sistema Argus inactivo en el ojo podría causar complicaciones médicas o interferir con procedimientos como las resonancias magnéticas, y podría ser doloroso o costoso de eliminar”.

A pesar de que Second Sight dejase su tecnología en Argus I y II en 2020, llegaron a recaudar 57,5 millones de dólares en una oferta pública el año pasado. Además, anunciaron recientemente una fusión con la empresa biofarmacéutica Nano Precision Medical.

Su recuperación de la bancarrota no va a implicar que Secong Sight regrese a trabajar con sus más de 350 ojos biónicos ya implantados. Según explicaron en su página web, la empresa está planeando una nueva generación de implantes a la que van a llamar Orion, pero no se sabe si pretenden recuperar los Argus.

Second Sight está trabajando en otro implante ocular: Orion.
Second Sight está trabajando en otro implante ocular: Orion.
James Provost

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento