Logo del sitio

La fantasía de todos los que llevan gafas: estos cristales se limpian solos y nunca se empañan

El método funciona en las lentes de policarbonatos.
El método funciona en las lentes de policarbonatos.
NTU

Las personas que llevan gafas siempre están luchando contra los mismos problemas, limpiar los cristales cuando se ensucian, evitar que se empañen cuando entran a establecimientos cerrados, e intentar colocarlas perfectamente para que no molesten con la mascarilla.

Para poner remedio a estas situaciones, un grupo de científicos del Nanyang Technological University (NTU) de Singapur ha desarrollado unas gafas que no se empañan y se limpian solas.

El proceso de creación

Se ha desarrollado un tipo de recubrimiento que, cuando se aplica sobre una superficie de plástico, evita el empañamiento y la autolimpieza. Además, cuenta con una película delgada de dióxido de silicio y dióxido de titanio de doble capa que se aplica a través de los siguientes pasos:

  • Los científicos indican en su web que “en primer lugar, la superficie de plástico se trata con plasma de oxígeno”, un método industrial común que se utiliza para limpiar superficies y mejorar la adherencia.
  • “La película delgada de doble capa se deposita sobre la superficie de plástico mediante deposición láser pulsada, en la que se enfoca un rayo láser para vaporizar el material de los objetivos de recubrimiento previstos para lograr el nivel deseado de espesor”, añade el equipo.

El revestimiento puede limpiarse por sí solo al reaccionar y eliminar los residuos orgánicos bajo la exposición a la luz solar. Concretamente, el dióxido de titanio se encarga de quitar las bacterias y suciedad en la superficie de las lentes.

Chen Zhong, de la Escuela de Ciencia e Ingeniería de Materiales de la NTU, indica que los científicos han creado “un método rápido de aplicar, en una hora, que produce resultados duraderos.

El resultado de la investigación se ha publicado en un artículo de la revista Applied Surface Science. Para demostrar la eficacia de la capa antivaho, se encargaron de medir a qué velocidad se extendían las gotas de agua mientras formaban una película uniforme que no bloqueaba la visión. En total tardan 93 milisegundos en extenderse por completo, mucho menos que parpadear.

¿Es viable?

De momento, los científicos están esperando a que les concedan la patente de este método para buscar colaboradores que quieran trabajar en el proyecto. Por otro lado, piensan que sería útil en las aplicaciones industriales, sobre todo en las cámaras de vigilancia.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento