Logo del sitio

¿Qué pasará con Twitter si Elon Musk se echa atrás?

Elon Musk compró el lunes Twitter por 44.000 millones de dólares.
Elon Musk llegó a un acuerdo de comprar Twitter por 44.000 millones de dólares.
20BITS vía Canva

Elon Musk se pasó semanas detrás de los directivos de Twitter con la intención de comprar el 100% de las acciones de la compañía. Tras conseguir su propósito firmando un acuerdo en el que se comprometía a pagar 44 millones de dólares (41 millones de euros) por la plataforma, el empresario ha reculado ante la posibilidad de que haya más cuentas falsas de las que Twitter reconoce.

Según explicó en ‘All In’, una conferencia que se celebró en Miami, sospechaba que las cuentas falsas o de spam podían representar el 20% del total de usuarios en la red social. Esta cifra sería cuatro veces más de lo que Parag Agrawal, actual CEO de Twitter, reconoce (un 5%).

La información en la que se basa el magnate es un análisis externo que hicieron de la plataforma. Ante la posibilidad de que dichos datos sean ciertos, Musk ha paralizado su contrato de compra y afirma que no seguirá adelante a no ser que presenten pruebas de que las cuentas reales representan el 95%.

El martes Agrawal se defendió a través de una publicación en la red social que apuntaba que era imposible hacer una estimación externa del spam y de las cuentas falsas. Sin embargo, esto no es suficiente para el fundador de SpaceX que respondió al tuit con un emoji de una caca con ojos.

Musk explicó unas horas más tarde que su oferta de compra se basaba en las cifras que Twitter publicaba oficialmente ante la Comisión de Bolsa y Valores. En el caso de que esta información no fuese precisa, el empresario amenazaba con no seguir adelante con su acuerdo.

Al día siguiente, el dueño de Tesla publicó una encuesta para sus seguidores en Twitter. En ella, les preguntaba si creían que el 95% de los usuarios eran humanos: una respuesta era un emoji de risa y la otra una de un robot.

El empresario considera que la Comisión de Bolsa y Valores debería iniciar una investigación en caso de que la plataforma no ofrezca datos fiables de su versión. Mientras tanto, Musk respondió a vídeos grabados con cámara oculta en los que algunos empleados de la red social hablaban de un supuesto sesgo de izquierdas y admitían cierta censura.

¿Es toda una artimaña de Musk?

Algunos analistas creen que el tema de las cuentas falsas y de spam son solo una excusa de Elon Musk para reducir el precio de su compra. El pasado viernes 13 de mayo el empresario confirmó que la promesa de compra seguía en pie, pero en la conferencia habló de que un acuerdo a un precio más bajo no estaba descartado.

No obstante, el contrato ya firmado obliga a la parte que quiera romper con el mismo a pagar 1.000 millones de dólares. Por lo tanto, para llegar a otro acuerdo, Musk debería pagar dicha sanción en el caso de querer cambiarlo.

Otras empresas que podrían comprar Twitter

Si Musk se echa para atrás y rompe el actual contrato, la compañía podría buscar ofertas de otros empresarios y no ceñirse únicamente a la del magnate. Una posible interesada sería la firma tecnológica Microsoft, que en el pasado ya ha hecho propuestas milmillonarias para adquirir otras empresas, como Activision Blizzard, comprada por casi 70.000 millones de dólares, o LinkedIn, por unos 26.000 millones de dólares.

También podría luchar por Twitter Jeff Bezos que dejó de ser CEO de Amazon hace unos meses, pero que ha ido invertido en otros proyectos. Este multimillonario compró el Washington Post por 250 millones de dólares y su compañía aeroespacial Blue Origin es competidora de SpaceX, la de Elon Musk.

Otras compañías que podrían permitirse entran en la lucha por la compra de Twitter serían: Alphabet, la empresa matriz de Google; Disney, Salesforce, Softbank, PayPal, Oracle, Meta, etc.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento