Logo del sitio

Una nueva variante de lluvia de electrones pone en riesgo a satélites y astronautas

Este fenómeno es la causa de que se produzcan las auroras boreales.
Este fenómeno es la causa de que se produzcan las auroras boreales.
Pexels

Una nueva variante de lluvia de electrones ha sido detectada por los investigadores de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA). Este fenómeno había pasado desapercibido hasta ahora, pero se ha descubierto que puede resultar peligroso para algunos satélites, naves espaciales e incluso para los propios astronautas.

Este fenómeno no es ningún nuevo descubrimiento, ya que, de hecho, esta es una de las causas de que se produzcan las auroras boreales en la Tierra creando todo un espectáculo de luz y color producido por el magnetismo de electrones y protones que chocan con los gases de la atmosfera superior.

La diferencia en este último descubrimiento según la UCLA es que esta ‘lluvia’ se produce con mayor cantidad y a una mayor velocidad de lo que se había observado hasta ahora. La causante de este cambio es el conocido como ‘radio silbido’ que son unas ondas electromagnéticas que al traspasar el plasma de la magnetosfera caen a nuestra atmósfera.

Los mini satélites ELFIN de esta Universidad estadounidense han llegado a este novedoso descubrimiento tras el análisis de la combinación de datos. Estos dispositivos han detectado los electrones ultrarrápidos demostrando que se salen del cinturón radial de la Tierra cayendo posteriormente a la atmósfera.

Así presenta la UCLA una representación de lo que sería esta lluvia de electrones.
Así presenta la UCLA una representación de lo que sería esta lluvia de electrones.
UCLA

El origen de esto lo encontramos en el aumento de la actividad solar. Con este descubrimiento se puede advertir sobre los peligros que esta ‘tormenta’ puede tener tanto en los distintos aparatos como en los propios astronautas.

El hecho de que también pueda afectar a los humanos puede resultar muy perjudicial para el proyecto de turismo espacial, ya que, según unos estudios recientes del banco de inversión UBS, en 2030 llegará a los 4.000 millones de dólares 

Por lo tanto, el número de personas que estén expuestas a este tipo de fenómenos crecerá mucho en los próximos años, pudiendo poner en riesgo la salud de estos futuros turistas espaciales.

El investigador de la UCLA, Vassilis Angelopoulus, ha asegurado que, aunque pueda parecer que estamos muy lejos del espacio, estamos “inextricablemente unidos” y que, por eso, son tan importantes este tipo de descubrimientos que ayuden a la mejora de los satélites y a prevenir posibles peligros para los astronautas.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento