Una civilización alienígena podría colonizar la galaxia entera, incluso si usasen las lentas naves actuales terrícolas

Según el estudio, la conquista galáctica tardaría entre un 7-9% de la edad de la Vía Láctea.
Según el estudio, la conquista galáctica tardaría entre un 7-9% de la edad de la Vía Láctea.
J. T. Wright et al., 2021/The American Astronomical Society

Una nueva investigación publicada en The American Astronomical Society ha presentado una simulación hecha por ordenador que afirma que una civilización tecnológicamente avanzada podría colonizar una galaxia entera, incluso usando naves lentas. Este descubrimiento da esperanzas ante un posible modelo para la migración interestelar y ante la idea de encontrar inteligencia extraterrestre.

El espacio es tan enorme que es difícil de imaginar que el ser humano es el único rastro de vida inteligente. No obstante, la propia inmensidad del espacio también complica el avistamiento de esta inteligencia alienígena.

Sin embargo, este estudio, coescrito por Jason Weight, un astrónomo y astrofísico en Penn State, y Caleb Scharf, un astrobiólogo de la Universidad de Columbia, demuestra que la expansión civilizacional todavía puede acabar en un imperio galáctico, incluso en las estimaciones más conservadoras.

En la simulación, se muestra como una hipotética civilización tecnológica solitaria que vive en una supuesta galaxia similar a la Vía Láctea comienza su expansión galáctica. El vídeo muestra puntos grises, que representan las estrellas desconocidas; puntos en magenta, que serían las estrellas que van descubriendo, y puntos blancos, que se tratarían de las naves estelares en tránsito.

Los puntos blancos son nave, los magenta zonas de asentamiento y los grises estrellas por explorar.

El código informático y el análisis matemático que se ha empleado para el proyecto fueron escritos por Jonathan Carroll-Nellenback, en la Universidad de Rochester.

El imperio interestelar de la simulación

Durante la reproducción, se puede observar cómo en un inicio la exploración de la galaxia es lenta. Sin embargo, conforme la supuesta civilización tecnológica va creciendo y conociendo más acerca del espacio que los rodea, el crecimiento va en aumento.

Aunque en la simulación todo el proceso supone unos escasos segundos, en realidad esto se traduciría a mil millones de años. Esto puede parecer mucho tiempo, pero únicamente sería entre un 7-9% de la edad total de la Vía Láctea.

En un principio, la idea de que una civilización quiera embarcarse en una misión tan complicada y ambiciosa puede resultar poco probable, a no ser que sigamos el Principio de Inteligencia de Steven J. Dick. Este principio afirma que el “mantenimiento, la mejora y la perpetuación del conocimiento y la inteligencia es la fuerza impulsora central de la evolución cultural, y que en la medida en que la inteligencia pueda mejorarse, se mejorará”.

Esto no implica que necesariamente una civilización avanzada busque ocupar cada rincón de la galaxia, pero sí que ha animado a los investigadores de la Universidad de Rochester a hacer sus suposiciones.

La lentitud y la constancia ganan la carrera

La idea de este artículo académico surge de un modelo de expansión que el mismo equipo científico desarrolló en 2019. Esta investigación pasada demostraba, según Wright, que “incluso las naves de movimiento lento, como las que la humanidad fabrica hoy en día, pueden asentar la galaxia en mucho menos tiempo del que la galaxia ha estado alrededor, si pueden durar lo suficiente como para hacer el viaje a las estrellas más cercanas”.

Mediante esta hipótesis, los científicos han desarrollado su nueva simulación que presenta un ejemplo de cómo podría llevarse a cabo el proceso, mostrando el ritmo y la forma física de la propagación a escala galáctica.

Para el estudio, Wright explica que las propias estrellas se mueven en la galaxia: “Una vez que estableces un sistema cercano, la estrella te mueve a otra parte de la galaxia donde más estrellas nuevas pasarán y te darán otra estrella cercana para que se asiente”.

No obstante, esta nueva hipótesis tiene limitaciones de algunas reglas conservadoras. Por ejemplo, los barcos de migración en la simulación se lanzan una vez cada 10.000 años y ninguna civilización dura más de 100 millones de años. Asimismo, las naves no pueden viajar más allá de 10 años luz y a velocidades no más rápidas de 10 kilómetros por segundo, al menos si lo comparamos con las sondas humanas, como Voyager o New Horizons.

Wright asegura que su simulación se basa en “tecnología que podemos diseñar hoy en día y pone de ejemplo “naves rápidas que usan velas solares alimentadas por láseres gigantes”, o “naves de muy larga vida que pueden hacer viajes de 100.000 años funcionando con cohetes ordinarios y tirachinas gravitacionales de planetas gigantes".

Si la simulación fuese real, podría haber ocurrido muchas veces

Wright confirma que esta galaxia simulada se asienta en unos mil millones de años y nuestra galaxia tiene más de 10 mil millones de años. Con esto, el astrofísico considera que el asentamiento de una inteligencia alienígena “podría haber sucedido muchas veces, incluso con esos parámetros”.

El experto admite que la simulación se basa en suposiciones muy simples y, por lo tanto, el equipo aún tiene que trabajar en una simulación más realista.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento