Logo del sitio

Qué ocurre si cometo un asesinato en el metaverso: así son las leyes que regulan el mundo virtual

Apertura del estreno de la galería Metaverse con Shoshana Epsilon en 2006.
Cada vez son más las personas que tienen una vida paralela al otro lado de las pantallas.
Dean Terry / Flickr

En el mundo real los delitos existen y, por lo tanto, las penas por ellos también. Actualmente, vivimos un cambio de hábitos, de cultura y de mundos que nos pueden hacer dudar acerca de estas cuestiones.

De forma generalizada sabemos que asesinar a alguien está mal y se paga por ello, sin embargo, nos podemos cuestionar: en el metaverso ¿es grave asesinar al avatar de alguien?

Los mundos virtuales están en auge y cada vez son más las personas que tienen una vida paralela al otro lado de las pantallas.

Acciones graves contra otra persona física como matar, robar, violar o amenazar no están penadas de la misma forma en el mundo real y virtual, pero ¿qué dice la ley?, ¿dónde se encuentra la línea que separa los delitos físicos de los virtuales?

Javier Prenafeta, abogado en 451.legal, considera que, bajo su punto de vista, se podría apreciar la comisión de un delito en aquellas conductas que afectaran a la persona, más allá del avatar. El avatar puede tener un valor económico, lo mismo que las ‘propiedades’ que se compran en un metaverso, pero son datos informáticos, así que no cabe ni el robo ni otros delitos sobre objetos o bienes físicos, pero sí la comisión de daños informáticos, por ejemplo.

“Por otro lado, las lesiones contra la dignidad o la integridad moral, la difusión de información íntima, injurias, calumnias, amenazas… solo se pueden cometer contra personas. Así, únicamente lo que trascienda a la persona podría ser delictivo”, asegura.

Las penas para un crimen en el metaverso

El artículo 139 del Código Penal detalla las penas para un asesinato, que se encuentran entre 15 y 25 años de cárcel, pero con un matiz, y es que se aplican a la muerte de otra persona de forma física.

De ahí la diferencia de la muerte de un avatar, que no se trata de una persona física.

Aunque el avatar puede tener una vinculación estrecha con la persona, Prenafeta no cree que, en la práctica, las agresiones sean objeto de sanción conforme a las reglas internas del metaverso en concreto.

“Hay que partir de la base de que el avatar no es un sujeto digno de protección, lo es la persona. Y a partir de ahí ver qué daño se causa a esta para ver cómo encajar la conducta”, ha explicado.

No obstante, cada caso es particular a la hora de aplicar un delito, ya que los daños morales también influyen para que pueda ser juzgado por vía civil o con una indemnización.

La integridad moral

Ya que un avatar no se trata de una persona física y su supuesta muerte no puede tratarse como tal, se puede trasladar a un delito contra la integridad moral.

Es decir, en algunos casos, la muerte de un avatar puede suponer un trauma o unas consecuencias graves para la persona en sí, por lo que, en ese caso, podría aplicarse el artículo 173 del Código Penal.

Este artículo regula, entre otros, el trato degradante, el acoso laboral, las vejaciones injustas o la violencia doméstica y se castiga con pena de cárcel de seis meses a dos años, siempre y cuando sean actos que dañen gravemente la integridad moral en cualquier ámbito.

En el caso del asesinato de un avatar no podría considerarse un delito como tal, ya que no hay daño físico moral, pero quizá y dependiendo de la situación en el caso de que fuera muy grave, sí podría aplicarse un delito contra la integridad moral.

Dañar nuestra imagen

Otro artículo que podemos encajar con esta situación sería el 197, relacionado con el descubrimiento y revelación de secretos como una vulneración de la intimidad.

En este contexto podemos interpretar que un avatar está estrechamente ligado a la imagen de una persona y que dañar a ese avatar supone también dañar la imagen de alguien.

También se puede aplicar el ciberacoso o la Protección de Datos. El Código Penal dispone de múltiples delitos tipificados que pueden llegar a utilizarse en caso de agresiones en el metaverso.

Por otro lado, el artículo 183, que regula el acoso a menores o el artículo 172, que regula el acoso a una persona a través de cualquier medio de comunicación, son también aplicables al ciberacoso o a la protección de datos.

Eliminación de una cuenta virtual

En el caso de que no sea un propio usuario digital, sino que una empresa elimine nuestra cuenta del metaverso, es otra forma de asesinar a nuestro avatar.

Por ejemplo, si infringimos las reglas de uso de una aplicación, el dueño de la misma podría bloquear o eliminar nuestra cuenta. Lo que puede suponer que perdamos información personal que hubiese en ella o incluso un gran impacto social. Quizá algo para lo que no estamos preparados.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento