Paneles fotovoltaicos que generan electricidad: esta es la tecnología que te hará pagar menos en tu factura de la luz

La instalación va sobre el tejado y la corriente continua que generan los paneles baja hasta el inversor.
La instalación va sobre el tejado y la corriente continua que generan los paneles baja hasta el inversor.
Freepik

Durante los últimos meses estamos viviendo en una continua crecida de nuestra factura de la luz y esto ha hecho que muchos usuarios se planteen, además de comparar con diferentes compañías de eléctricas, buscar otras alternativas para reducir este consumo y, por lo tanto, pagar menos.

El ‘tarifazo’ eléctrico ha desencadenado el ‘boom’ de las placas solares, pero ¿qué tecnología utilizan?, ¿son rentables?

Un ejemplo de este tipo de industria es Otovo, una empresa de energía solar que se dedica a realizar instalaciones de autoconsumo. Además, sus empleados se encargan de todo el proceso, desde los permisos necesarios, hasta la instalación del sistema y su puesta en marcha.

Material fundamental de su composición: el silicio

El director General de Otovo en España, Íñigo Amoribieta, ha explicado en declaraciones a 20Bits que las placas solares están hechas, fundamentalmente, de silicio. Este material capta la radiación solar para transformarla en electricidad.

El silicio, en función de su proceso de fabricación, puede ser monocristalino, que es más puro y eficiente, o policristalino, con menor eficiencia y cada vez menos utilizado.

Buscando la mejor orientación al sol

“Los paneles tienen unos marcos de aluminio donde se anclan a la estructura para su instalación, buscando la mejor orientación al sol”, ha explicado Amoribieta.

Gracias a esta exposición al sol y a la luz pueden generar una corriente eléctrica que alimenta, en el caso de cualquier vivienda, la red de la casa; evitando, así, tener que comprarla de cualquier comercializadora.

La empresa Otovo explica en este vídeo, de forma más detallada, cómo son estos paneles.

Tipos de placas solares

Por un lado, podemos encontrar paneles solares fotovoltaicos que generan electricidad y, por otro, paneles solares de agua sanitaria que sirven para calentar agua.

Tanto los fotovoltaicos como los de agua sanitaria tienen funciones diferentes y, además, son incompatibles. Esto se debe a que únicamente los primeros son para generar electricidad en el tejado para autoconsumo.

Asimismo, los paneles también pueden tener diferentes potencias, desde 300W a 450W por lo general. Y los acabados pueden ser, como ya hemos comentado, monocristalinos o policristalinos.

Íñigo Amoribieta ha explicado que, para una instalación residencial, deben ser monocristalinos “ya que ofrecen un mejor rendimiento para un espacio que suele ser limitado (el tejado de la vivienda)”.

Mantenimiento y uso de la electricidad

La instalación va sobre el tejado y la corriente continua que generan los paneles baja hasta el inversor, un aparato que va junto al cuadro de la vivienda y que transforma la corriente de continua a alterna y permite que se utilice en casa, en cualquier enchufe.

El propietario de la instalación, durante este proceso, no tiene que intervenir en nada. Según el directivo de Otovo, lo único que tiene que hacer es limpiar los paneles con una manguera un par de veces al año.

El tamaño de la instalación lo marca el uso de electricidad del dueño de la vivienda: a más consumo de luz, más paneles. “No hay una regla de oro para calcular en base a metros o habitantes de la vivienda. Por lo general, la instalación debe generar lo equivalente al consumo de la vivienda en un año. Aunque habrá veces donde no estemos en casa para aprovecharla, de ahí el uso cada vez más extendido de la batería para almacenar durante el día como complemento a la instalación”, considera Amoribieta.

Según Otovo, la instalación media en España es de unos 10-12 paneles, 4 a 5 kWp de potencia, lo que genera unos 5.000-6.000kWh al año. No obstante, depende, como ya hemos explicado, de cada caso concreto.

¿Solo pueden instalarse en el tejado?

Estos paneles deben instalarse sobre el tejado, ya que su instalación sobre el suelo implica que esos metros pasan a computar como construidos para la vivienda, lo que no resulta rentable.

Otros lugares como paredes o ventanas tampoco son adecuados, ya que para su mejor rendimiento, el panel debe estar inclinado, orientado al sol.

Lo importante es que sea un lugar de exposición al sol y con las menos sombras posibles durante el día.

Amoribieta ha explicado que este tipo de instalación es idóneo para viviendas unifamiliares o adosadas, ya que en comunidades de vecinos el espacio es más limitado porque requiere el 33% de las cuotas a favor y el impacto de ahorro para cada vecino es menor que en un chalet. “Aun así, para gastos de luz comunitarios, son una importante medida de ahorro y una magnífica inversión”, ha matizado.

El ahorro compensa: compra o alquiler

Para una instalación en vivienda unifamiliar sin baterías, la familia puede ahorrarse un 50% del consumo de su factura. Además, con una batería puede llevarlo al 90%. 

En cuanto a la rentabilidad, si se compra el sistema puede tener un beneficio anual del 15%, por lo que podría estar amortizado entre cinco y ocho años.

Hay que tener en cuenta que la vida útil de estas instalaciones es de 30 años y la inversión media suele estar en torno a los 5.000 euros.

Sin embargo, para evitar la inversión existe la opción del alquiler. Por ejemplo, en alquiler, puedes pagar 40 o 50 euros al mes por un sistema que te ahorra 60 o 70 euros en luz. Esto hace que sea rentable desde el primer día y no requiere ninguna inversión.

En el caso de Otovo, la empresa se encarga de la instalación hasta durante 20 años, así que el cliente no tiene que preocuparse.

Tecnología en continua renovación

A día de hoy, un panel cuesta un 4% menos de lo que costaba hace 20 años. Y, además de mejorar la rentabilidad para el cliente, también se han modernizado los módulos, los inversores y las baterías.

El director general de Otovo en España segura que “esto es lo que hace ahora al autoconsumo viable y rentable. La manera más barata de producir electricidad es hacerlo uno mismo en tu tejado. El kWh en autoconsumo puede salirte por 5 ó 10 céntimos kWh. Nadie te da ese precio en el mercado. La tecnología seguirá mejorando, pero con la actual, día que pasa, día que dejas de ahorrar. Tú eres tu mejor comercializadora”.

España y el autoconsumo

A pesar del crecimiento del mercado, ‘España es un país retrasado en autoconsumo’. En Alemania o Países Bajos, con muchas peores condiciones, tienen millones de viviendas con paneles. En España, a día de hoy, no llegamos a 100.000.

Para Otovo la manera más fácil de transmitir esta sostenibilidad es hacer llegar al usuario que “tú eres tu mejor eléctrica. Nadie te va a ofrecer un precio de la luz más bajo de lo que tú lo puedes generar en tu tejado”.

En muchas ocasiones, lo que preocupa al usuario es la instalación y la carga administrativa, pero, actualmente, la mayoría de las empresas del sector se encarga, además de la instalación, de los permisos y el papeleo.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento