Logo del sitio

Otro lío con un cohete chino: Filipinas lo estaba sacando del mar y China cortó el cable de remolque y se lo llevó

Pesa más de 23 toneladas y caerá en la Tierra este fin de semana.
Parte de los Long March 5B de China han caído a la Tierra en los últimos años y en una ocasión fue cerca de una isla filipina.
China Daily

La lista de cohetes chinos que se estrellan contra la Tierra de forma incontrolada aumentó el pasado 4 de noviembre, cuando otra etapa central de un Long March 5B cayó en el Océano Pacífico. En total han caído cuatro cohetes 5B: uno en la costa occidental de África, otro en el Océano Índico, un tercero en Broneo (Asia) y el último ya mencionado.

Afortunadamente, ninguna pieza ha causado daños humanos, pero algunos expertos alertan que esto podría pasar si se sigue sin poner medidas preventivas. Según las autoridades militares filipinas, habían remolcado restos de cohetes chinos, sin embargo, China tomó los tomó por la fuerza. 

Las partes de un Long March 5B se encontraban cerca de la isla Thitu, ocupada por Filipinas, dentro del disputado Mar de China Meridional. Alberto Carlos, vicealmirante de la Armada filipina, señaló que un buque chino había bloqueado en dos ocasiones el barco filipino con los restos del cohete, pero que nadie resultó herido.

Pese a las tensiones entre Filipinas y China, las autoridades chinas han negado que se tratase de una incautación forzosa y asegura que fue una "consulta amistosa" después de confirmar que los restos pertenecían a un cohete chino.

El vicealmirante filipino aclaró que los escombros del 5B se detectaron a través de una cámara de largo alcance que usaban unos marineros, a unos 540 metros de la costa de Thitu. Tras el hallazgo, se desplazaron hacia la zona y recuperaron el objeto que estaba flotando en el agua.

Conforme regresaban a la isla, Carlos afirma que el equipo se percató de que "un barco de la guardia costera China con el número de proa 5203 se acercaba a su ubicación y, posteriormente, bloqueó su curso preestablecido dos veces".

A pesar de que China aclare que la incautación no fue forzosa, Carlos afirma en un comunicado que la recuperación del material espacial se hizo "a la fuerza", "cortando la línea de remolque" unida al bote de goma del buque filipino. Sin embargo, los marineros filipinos no se resistieron a la incautación.

"Practicamos la máxima tolerancia en tal situación -detalló el mayor Cherryl Tindog, portavoz del Comando Occidental de las fuerzas armadas tailandesas-. Dado que se trataba de un objeto no identificado y no de una cuestión de vida o muerte, nuestro equipo simplemente decidió regresar".

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento