Logo del sitio

Nada de la nieve de Pekín y sus Juegos Olímpicos es real, ¿cómo ha creado China su paraje invernal?

Para cubrir de nieve la zona de los JJOO de Pekín se han utilizado al menos 223 millones de litros de agua.
Para cubrir de nieve la zona de los JJOO de Pekín se han utilizado al menos 223 millones de litros de agua.
Pixabay

El clima, a veces, es más traicionero de lo que nos gustaría. Y contra eso los seres humanos poco pueden hacer... ¿o no? Los que nos vais leyendo sabéis que en 20Bits nos gusta hacernos eco de las estrambóticas iniciativas que utilizan algunos países y regiones para cambiar el tiempo a su antojo: ya os hablamos de la calle de Dubái en la que ‘llueve’ cuando la temperatura sube de 27 grados, por ejemplo.

Hoy la meteorología a la carta vuelve a estar en boca de todos debido a los Juegos Olímpicos de Invierno que se están celebrando en estos momentos en Pekín. Hasta el próximo 20 de febrero se disputarán un total de 15 deportes invernales... sin nieve de verdad: las pistas en las afueras de la ciudad china serán las primeras en las que se compita en unos JJOO con nieve completamente artificial.

China se pone así una vez más en el punto de mira de los ecologistas y de quienes abogan por un mayor respeto a nuestro medioambiente, algo que no es nuevo para el país asiático: ya fue noticia antes de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de 2008, también en Pekín, por usar diatomina, un mineral de absorción, esparcida por las nubes para evitar que lloviese durante la celebración y poder disfrutar de un cielo azul.

Hasta 2.400 millones de litros de agua

Los Juegos Olímpicos de Pekín 2022, oficialmente conocidos como XXIV Juegos Olímpicos de Invierno, son un evento multideportivo internacional. Estos serán los terceros Juegos Olímpicos consecutivos celebrados en Asia, después de Pieonchang 2018 y Tokio 2020. Tras celebrar los JJOO de 2008, Pekín se convierte en la primera ciudad en celebrar unos Juegos de verano y de invierno. Además, será la ciudad más grande en celebrar los JJOO de invierno.

Serán, además, los primeros Juegos Olímpicos de Invierno celebrados en China y los primeros, desde 2008, llevados a cabo en un estado comunista. Con semejante presentación, las autoridades no iban a dejar que estos Juegos no fueran por todo lo alto. El presupuesto estimado para los Juegos es de 3.900 millones de dólares.

Sin embargo, el clima de la zona donde se celebran las pruebas -Zhangjiakou, a unos 160 kilómetros de Pekín- es frío pero seco. Durante las últimas cuatro décadas ha promediado unos escasos 7,9 mm de precipitación cada invierno. Así que la candidatura de China para los Juegos Olímpicos de Invierno siempre ha dependido de un ejército de máquinas de nieve.

El país asiático dijo inicialmente que necesitarían 223 millones de litros de agua para cubrir de nieve las pistas olímpicas. Eso ya es mucho si consideramos que es el agua potable de un día para casi 100 millones de personas. Sin embargo, puede que la cosa sea aún peor, ya que un geógrafo entrevistado por Bloomberg estimó que el país podría utilizar hasta 2.400 millones de litros.

El centro de esquí alpino, una de las tres sedes de los juegos, comenzó a producir los 1,2 millones de metros cúbicos de nieve requeridos a mediados de noviembre. Un metro cúbico de nieve puede requerir alrededor de medio metro cúbico de agua para fabricarse.

El problema, o al menos uno de ellos, es que se trata de una de las regiones con mayor estrés hídrico de China. En 2015, el propio Comité Olímpico Internacional dictó en un informe que creían que Pekín había “subestimado la cantidad de agua que se necesitaría para hacer nieve para los Juegos” y “sobreestimado la capacidad de recuperar el agua utilizada para hacer nieve”.

Por otro lado, según este mismo informe, los atletas corren mayor riesgo cuando compiten en nieve artificial, ya que tiende a crear una superficie más rápida y dura, lo que puede causar lesiones más graves cuando se producen caídas.

¿Cómo se ha conseguido la nieve artificial?

Se recurrió a TechnoAlpin, con sede en Italia, para fabricar la nieve necesaria para cubrir los cuatro espacios para los eventos al aire libre alrededor de Pekín. Es la primera vez que una sola empresa tiene la tarea de proporcionar toda la nieve para unos Juegos de Invierno.

Las instalaciones de fabricación de nieve se distribuyen en tres áreas: la primera es el Centro Nacional de Esquí Alpino de Yanqing, que es la sede de los eventos alpinos; la segunda es el distrito de Zhangjiakou Chongli, con las sedes del Parque de nieve Genting y el Centro de esquí de Guyangshu, que incluye el Centro nacional de saltos de esquí, el Centro nacional de campo traviesa y el Centro nacional de biatlón -acogen las pruebas de Nórdico, Biatlón y Freestyle-, finalmente, la tercera son las instalaciones en la ciudad capital de Pekín, sede de Shougang, que albergan los eventos Big Air, así como los otros eventos de hielo bajo techo.

“La experiencia del departamento de ingeniería y planificación de TechnoAlpin permitió encontrar las mejores soluciones técnicas para cada sitio, teniendo en cuenta las especificaciones locales: topografía del terreno, disponibilidad y gestión de recursos, objetivos de producción de nieve, etc. Los trabajos de construcción a gran escala y la instalación de los diversos sistemas de fabricación de nieve se han llevado a cabo durante un período de 3 años”, explica la empresa.

En total, se han instalado más de 350 productores de nieve, tanto con tecnología de ventilador como de lanza, 7 salas de máquinas y estaciones de bombeo, que albergan 51 bombas de alta presión y 9 torres de refrigeración para asegurar la producción de nieve y la preparación de pistas para los eventos en los diferentes sitios.

Para garantizar “una producción óptima y el máximo rendimiento”, cada instalación ha sido diseñada con una automatización completa. Así, la gestión de los recursos -agua y energía- asociados a la producción de nieve “se optimizará constantemente, ofreciendo las mejores condiciones en pistas”, asegura TechnoAlpin. La producción de nieve está controlada por un software de control desarrollado por la compañía.

El problema climático de la nieve falsa

Pekín no solo tiene el problema de carecer de nieve, también le faltan temperaturas lo suficientemente frías como para congelar el agua. Según un informe reciente de Slippery Slopes, dirigido por la Universidad de Loughborough en Londres, sobre cómo la crisis climática está afectando los Juegos Olímpicos de Invierno, casi todos los días de febrero durante los últimos 30 años han estado por encima del punto de congelación en la ciudad china.

Este no es un caso aislado: la celebración de los JJOO de Invierno en un paisaje sin nieve podría convertirse en la norma para Juegos futuros. Según un estudio de la Universidad de Waterloo, el cambio climático está dejando fuera de juego a ocho de los 21 lugares donde se han celebrado los Juegos Olímpicos de Invierno. La reducción de los días de nieve y el aumento de las temperaturas promedio podrían significar que, dentro de un siglo, es probable que ciudades como Chamonix, Grenoble y Palisades Tahoe estén “demasiado calientes” para los deportes de nieve. Incluso las estaciones de esquí en los climas más fríos dependen cada vez más de la nieve artificial.

Así, de las 20 sedes de los Juegos Olímpicos de Invierno desde 1924, los científicos creen que solo 10 tendrán la “idoneidad climática” y los niveles de nevadas naturales necesarios para albergar un evento en 2050.

A nivel medioambiental, la fabricación de nieve consume mucha energía. La quema de combustibles fósiles para hacer funcionar la maquinaria emite CO2, lo que contribuye al calentamiento del clima en su esfuerzo por enfriarlo. Entonces, al igual que el aire acondicionado y otros esfuerzos para adaptar el mundo existente a un clima cambiante, las máquinas de nieve empeorarán el problema que están tratando de solucionar.

Generar nieve, una técnica común en los Juegos de Invierno

No es la primera vez que se usa nieve artificial para ‘salvar’ los JJOO de Invierno, claro. Ha sido una práctica habitual en los territorios en los que se han celebrado. Comenzó hacerse en los 80, pero antes de eso he leído sobre otro caso que inevitablemente me ha traído a la cabeza la escena de ‘Frozen’ que arranca con la canción “El frío aire invernal...”.

Corría el invierno de 1964 y los Juegos estivales estaban a punto de celebrarse en Austria, pero el clima se puso en contra y durante siete semanas un viento cálido y seco sopló sobre las pistas de Innsbruck, derritiendo la nieve. Para solucionarlo, los soldados austríacos transportaron 20.000 metros cúbicos de bloques de hielo y 20.000 metros cúbicos de nieve hasta el terreno, devolviéndole su blanca estampa.

La idea de generar de forma artificial la nieve vino más tarde, como decía. En 1980, en Lake Placid, Nueva York, había que hacer frente al seco invierno si se quería tener un buen manto sobre el que realizar los deportes. Así, un ejército de máquinas roció gotas de agua en el aire para después congelarlas y simular que estaba nevando. Fueron los primeros JJOO en usar nieve artificial.

En los últimos años, el clima poco cooperativo ha hecho que los cañones de nieve bombeen cantidades cada vez mayores de nieve artificial. Vancouver convirtió 7.960 metros cúbicos de agua en nieve como anfitrión en 2010. El 80% de la nieve en los Juegos Olímpicos de Sochi de 2014 fue falsa y cuatro años después en PyeongChang, Corea del Sur, fue el 90%.

Bonus: ¿quién y dónde se inventó la nieve artificial?

Esta invención del director técnico de Warner Bros, Louis Geib, se remonta al Hollywood de la década de 1930. La primera máquina para fabricar nieve conocida constaba de tres palas giratorias que cortaban hielo de un bloque de unos 180 kilogramos y un ventilador de alta potencia que lanzaba las partículas resultantes al aire.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento