Logo del sitio

Este barco es capaz de recorrer 800 kilómetros sin ayuda humana

El barco autónomo Suzaku completa su primer trayecto con éxito.
El barco autónomo Suzaku completa su primer trayecto con éxito.
Vesselfinder

La tecnología de los vehículos autónomos ya no es solo una realidad exclusiva de los coches, sino que ahora ha llegado hasta el mar de la mano del barco de mercancías Suzaku que acaba de completar el primer trayecto comercial y autónomo del mundo.

Se trata de todo un éxito que ha sido posible gracias a la gran cantidad de pruebas que se han realizado y a la Inteligencia Artificial. Con una carga de 749 toneladas, ha recorrido 491 millas, es decir, el equivalente a 790 kilómetros, sin la necesidad de un humano.

El viaje comenzó en la bahía de Tokio y su destino era el puerto de Tsumatsuaka. La duración del trayecto de este barco autónomo fue de 40 horas y fue posible gracias al sistema de Inteligencia Artificial, Orca AI.

Gracias a él, puede hacer uso de dieciocho cámaras que ofrecen una visión de 360 grados con la que se garantiza la detección del vehículo, su constante seguimiento y la posibilidad de ver los obstáculos en tiempo real.

El sistema de Inteligencia Artificial, Orca AI, es capaz de ver los obstáculos en tiempo real.
El sistema de Inteligencia Artificial, Orca AI, es capaz de ver los obstáculos en tiempo real.
Orca AI

Este sistema lleva ya un año de entrenamientos para ejecutar el trayecto y ha sido capaz de hacer hasta 107 maniobras de forma autónoma con las que consiguió evitar colisiones y además esquivo unos 500 barcos.

A pesar del éxito de este proyecto, ya en 2018, ha habido otros como la división marítima de Rolls-Royce que colaboró en la creación de un ferry con una Inteligencia Artificial que le ofrecía gran autonomía. 

Más recientemente, el año pasado, surgieron los ‘barcotaxis’ y otro de los proyectos fue el de IBM Mayflower, que querían cruzar de manera autónoma el atlántico utilizando paneles solares.

Son muchas las empresas que tienen retos por delante en este sentido, aunque estos sistemas todavía no están preparados para trayectos de larga duración sin presencia humana. 

Además de los factores técnicos, el otro problema es jurídico, ya que la regulación internacional debe ser actualizada antes de implementar esto en todo el mundo.

Según un estudio realizado por Allianz, este tipo de sistemas siguen las rutas de una manera más precisa y ahorran más combustible. Además, entre el 75 y el 96% de los accidentes humanos son causados por errores humanos por lo que este tipo de navegación autónoma podría resultar más segura.

Otra de las ventajas es que este tipo de sistemas no tendrían por qué ser solo aplicables a barcos de mercancías, sino que también podrían incorporarse en los de pasajeros. Pero, de momento, tendremos que esperar hasta que esto sea una realidad.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento