Los mejores préstamos de reunificación de deudas

Actualizado: 09/07/2021, 18:28

¿Alguna vez has pensado que pagas una cantidad desorbitada de cuotas mensuales a diferentes acreedores? ¿No sabes si puedes hacer algo para disminuir estos pagos? 

La buena noticia es que, en efecto, puedes. En los últimos años se ha hecho bastante popular la opción de agrupar deudas. Esta opción te permitirá pagar de forma más cómoda tus múltiples préstamos.

Si quieres conocer cuáles son las mejores opciones a tu disposición para reunificar tus deudas podrás encontrarlas en esta guía. Y si necesitas saber más acerca de en qué consiste exactamente la reunificación de deudas, no busques más, en este artículo encontrarás información concisa y detallada que te facilitará la tarea de elegir qué alternativa prefieres para la agrupación de tus deudas. Podrás obtener datos sobre las cantidades máximas, intereses, plazos y mucha más información para poder tomar tus decisiones. 

Comprueba a continuación las opciones que ofrecen las entidades para la reunificación de deudas y compara las condiciones para elegir la que más se ajuste a tus necesidades.

Encuentra la mejor oferta de reunificación de deudas

{li class="lenderlist-tablerow"} {div class="listitem-wrapper"} {div class="listitem-toprow"} {span class="listitem-header"}{/span} {figure class="listitem-logo"} {a href="#"} {img src="" alt=""} {/a} {/figure} {div class="listitem-rating listitem-rating-mobile"} {span class="listitem-rating-stars"}{/ul} {p class="listitem-rating-text"}{/p} {/div} {div class="listitem-amount"} {span class="listitem-valuetitle"}Cantidad Solicitada{/span} {p class="listitem-amount-text"}{/p} {/div} {div class="listitem-rent"} {span class="listitem-valuetitle"}TAE{/span} {p class="listitem-rent-text"}{/p} {/div} {div class="listitem-loanperiod"} {span class="listitem-valuetitle"}Plazo{/span} {p class="listitem-loanperiod-text"}{/p} {/div} {div class="listitem-paymenttime"} {span class="listitem-valuetitle"}Pago{/span} {p class="listitem-paymenttime-text"}{/p} {/div} {div class="listitem-nonpayment-mobile"} {span class="listitem-valuetitle"}Acepta ASNEF{/span} {p class="listitem-nonpayment-mobile-text"}{/p} {/div} {div class="listitem-icons"}{/div} {div class="listitem-apply listitem-apply-desktop"} {a href="#" class="listitem-button" target="_blank" rel="nofollow noopener noreferrer"}{/a} {/div} {/div} {div class="listitem-btmrow"} {div class="listitem-rating"} {ul class="listitem-rating-stars"} {/ul} {p class="listitem-rating-text"}{/p} {/div} {div class="listitem-footnote"} {/div} {div class="listitem-apply listitem-apply-mobile"} {a href="#" class="listitem-button" target="_blank" rel="nofollow noopener noreferrer"}{/a} {/div} {div class="listitem-readmore listitem-readmore-mobile"} {a href="#" class="listitem-readmore-link"}Mindre information{/a} {/div} {/div} {/div} {div class="listitem-details"} {div class="listitem-details-wrapper"} {div class="listitem-details-actions"}{/div} {div class="listitem-description listitem-description-padding"} {/div} {div class="listitem-readmore listitem-readmore-center listitem-readmore-padding"} {a href="#" class="listitem-readmore-link"}Mindre information{/a} {/div} {/div} {/div} {div class="listitem-corner"}{/div} {/li}{svg class="listitem-banner" xmlns="http://www.w3.org/2000/svg" width="105.094" height="83.094" viewBox="0 0 105.094 83.094"} {defs} {linearGradient id="a" gradientTransform="rotate(45)"} {stop offset="0%" stop-color="rgba(0,0,0,0)"}{/stop} {stop offset="50%" stop-color="rgba(0,0,0,0)"}{/stop}{stop offset="100%" stop-color="rgba(0,0,0,.3)"}{/stop} {/linearGradient} {/defs} {path class="listitem-banner-bend" d="M0 77.094h4v6z" fill-rule="evenodd" fill="[fill]"}{/path} {path class="listitem-banner-flag" d="M105.081 18.186L0 79.094v-24l94.58-55.1.3 12.529z" fill-rule="evenodd" fill="[fill]"}{/path} {path class="listitem-banner-flag-shadow" fill="url(#a)" d="M281.081 850.092L176 911v-24l94.58-55.1.3 12.529z" transform="translate(-176 -831.906)"}{/path} {text class="listitem-banner-text" transform="rotate(-30 106.229 -70.683)" font-size="12" fill="[textcolor]" text-anchor="middle"}{/text} {/svg}

¿Qué es la reunificación de deudas?

La manera más sencilla de definir la reunificación de deudas sería decir que es la agrupación de todos los préstamos e hipotecas que poseas en un solo préstamo. Por ello, también se le conoce como consolidación de deudas. Al hacer esta agrupación de préstamos consigues aumentar el plazo de amortización, tener un mayor plazo significa tener más tiempo para devolver el dinero. Pero antes de decidirte, deberías conocer los tipos de reunificación de deudas que existen.

Con hipoteca

Consiste en agrupar todas tus cuotas mensuales en una sola, también la hipotecaria. Podemos hacerlo pidiendo al banco una ampliación de la hipoteca. Entre sus beneficios encontrarás un plazo de devolución mayor, la contratación mediante una entidad bancaria, intereses competitivos y la cancelación de tus anteriores préstamos para la contratación de una nueva hipoteca.
Reunificacion con hipoteca

Sin hipoteca

Si no tienes un préstamo hipotecario en la reunificación de tu deuda también puedes agrupar tus deudas. Pero, al contrario que en la explicada anteriormente, tu plazo de devolución será menor y la contratación, quizá, deberá hacerse mediante entidades financieras no bancarias que pueden solicitar alguna garantía o aval.
Reunificacion sin hipoteca

¿Tengo que cambiar de banco si quiero reunificar mis deudas?

La reunificación de deudas puede hacerse mediante una empresa especializada en la gestión de deudas, también conocidas como empresas mediadoras, o a través de una entidad bancaria.

Será necesario recurrir a las empresas mediadoras cuando queramos unificar las cuotas de los préstamos o hipotecas que tengamos con diferentes entidades bancarias.

Pero si queremos reunificar las deudas a través de nuestro banco también podremos, siempre que tengamos contratados con dicha entidad la mayoría de préstamos o hipotecas pendientes.

DEUDACUOTAINTERÉSPLAZO
Hipoteca (Banco 1)726,05 €1,56 %102 meses
Crédito Personal (Banco 1)165,60 €4,06 %24 meses
Préstamo automóvil (Banco 2)381,79 €5,23 %40 meses
Tarjeta crédito (Banco 3)139,16 €20,91%9 meses
Total1412,6 €
Total tras la reunificación de deuda726,38 €8,25%120 meses
En la anterior tabla podemos apreciar que vamos a experimentar una disminución drástica de la cuota mensual a cambio de un aumento del plazo de devolución y de los gastos.

Pasos a seguir

El proceso de reunificación de deuda no es complicado. Por supuesto, cada caso necesitará su propio seguimiento, pero a continuación se detallan los pasos básicos que se realizarán para llevar a cabo el estudio del caso. Como se ha comentado en el apartado anterior, existen varios tipos de deuda que puede ser reunificada.

  • Lo primero que debemos hacer es realizar una solicitud. 
  • Posteriormente, la empresa estudiará nuestras deudas, incluyendo los préstamos y los créditos de todo tipo. Se debe conocer la cantidad a pagar en cada uno de ellos para conocer el endeudamiento actual, así como los intereses que se están pagando y los plazos restantes. Una vez que se hayan recopilado estos datos, la empresa mediadora podrá realizar las negociaciones pertinentes para conseguir unas nuevas condiciones de pago. Esto hará que disminuya la cuota mensual y aumentará, en consecuencia, el plazo de amortización de nuestra deuda. Siempre intentará adaptarse al presupuesto que más convenga al cliente.

  • Una vez hecho esto, se proporcionan los documentos necesarios y las partes negocian y acuerdan las nuevas condiciones.
  • El siguiente paso consiste en cancelar todos nuestros préstamos, créditos e hipotecas para poder reunificarlos en un nuevo préstamo que contará con las condiciones acordadas. 

Gastos asociados

Todo este proceso comentado en el apartado anterior conlleva una serie de gastos. El principal gasto que a todos se nos viene a la mente será el tipo de interés asociado al nuevo préstamo. Pero también debemos pensar en aquellos préstamos que ya teníamos y que vamos a tener que cancelar o amortizar, con la consiguiente comisión que ello conllevará. Además, normalmente, la reunificación se llevará a cabo mediante la formalización de un nuevo préstamo hipotecario o personal. Esto significa que tendrás que pagar la comisión de apertura y los gastos incurridos durante la tramitación (tasación, honorarios, tarifas de las agencias…).

No solo tendrás que tener en cuenta los gastos a afrontar durante el proceso de reunificación: no debes olvidar que disminuir la cuota y alargar el plazo puede aumentar el gasto final. No se habrá reducido la deuda, solo se habrá extendido en el tiempo.

Riesgos potenciales

Al contratar cualquier producto financiero debes informarte con cuidado de las condiciones asociadas que tiene. Siempre debes escoger un producto que vaya a mejorar tu situación actual, ya que existen muchas otras opciones diferentes a la reunificación de deudas que podrían serte útiles para aliviar el peso de la carga de tus pagos. 

En el caso de la reunificación de deudas es fácil dejarse cegar por la ampliación del plazo de pago, pero hay que tener en cuenta que esto tiene asociado un aumento del tipo de interés. Es decir, aunque pagues menos mes a mes, acabarás pagando más y durante un tiempo mayor. En este, como en cualquier tipo de préstamo, también deberás tener en cuenta qué parte del dinero de tu cuota se está destinando al pago de los intereses y qué parte se destina al pago del principal.

Otro riesgo añadido son las altas comisiones y gastos del nuevo préstamo, comentados anteriormente. Si no realizas un estudio exhaustivo de tus opciones puedes tener que destinar una parte importante de tu dinero en el pago de intermediarios y asesoramiento profesional. Es importante que conozcas tus opciones antes de empezar a realizar ninguna contratación.

Podrías llegar, incluso, a perder tu vivienda si la reunificación se realiza bajo un préstamo hipotecario y no pagas tus cuotas. Ten en cuenta este gran inconveniente antes de llevar a cabo la reunificación de tu deuda ya que, en el caso de no poder pagar tus deudas, no tendrás permitido saldarlas con la entrega de la vivienda.

Condiciones y documentos necesarios

Entre los requisitos que vamos a encontrar a la hora de reunificar nuestra deuda, destaca uno, el más importante, que es la reunificación de la totalidad de las deudas. Salvo en casos específicos, no se puede elegir reunificar solo una parte de las deudas.

Cuando llegue el momento de reunificar la deuda, se nos solicitarán una serie de documentos que lo hagan posible. Evidentemente, se nos solicitará cualquier documento de identificación personal que acredite quiénes somos, como el DNI. También nos pedirán aquellos documentos que permitan demostrar que tenemos unos ingresos estables. Los títulos de nuestros inmuebles, si son necesarios. Tendremos que presentar los recibos al corriente de todos los préstamos que se incluirán en la refinanciación. Se comprobará el estar registrados en alguna lista de ASNEF. Además, también puede ser necesario contar con un avalista.

¿Es posible reunificar la deuda estando en el ASNEF?

Como bien sabrás, al estar inscrito en el ASNEF se te considerará una persona que no puede hacer frente a sus deudas, por lo que muchas empresas serán reticentes a realizar contigo un nuevo préstamo porque podrían incurrir en el riesgo de no recuperarlo. Por lo tanto, estando en el ASNEF es difícil que consigas un nuevo crédito por parte de los miembros del mismo ASNEF (bancos, cooperativas de crédito, entidades de renting, establecimientos financieros…). 

Pero esto no significa que no puedas conseguir la reunificación de tu deuda, puedes consultar a empresas que no sean miembros. Podrás solicitar la reunificación de deudas a una entidad financiera de crédito, teniendo en cuenta que debido al riesgo que asumen este tipo de empresas, las condiciones exigidas serán mucho más estrictas. 

Si estás en el ASNEF también podrás reunificar tanto con hipoteca como sin ella, pero es mucho más fácil si cuentas con un inmueble que hipotecar ya que en  caso de impago la empresa podría recuperar la cantidad prestada a través del inmueble. Si no cuentas con dicho inmueble se exigirán unos requisitos más estrictos y se estudiarán tanto los ingresos como los ahorros y el nivel de deuda.

¿Cuándo me interesa reunificar mi deuda?

Reunificar deudas debería ser una buena solución para aquellos que se vean agobiados con el pago de las diferentes cuotas de sus deudas. Si tus deudas superan tus ingresos deberías plantearte muy en serio realizar la reunificación, este método te permitirá aliviar la presión financiera disminuyendo los gastos mensuales a través de la disminución de la cuota. Pero como se ha comentado con anterioridad, supone un alivio temporal, porque también puede suponer haber pospuesto los problemas en el tiempo.

También podríamos considerar un factor a tener en cuenta que nos resultará mucho más cómodo tener todos los pagos agrupados en una misma cuota que, además, será mucho menor. Pero, como ya hemos comentado, existen unos gastos y comisiones asociados.

Por lo tanto, es necesario que realices un estudio detallado de tu caso, los costes que conllevará y tu capacidad de pago. Toma las riendas de tu economía, elige la entidad que mejor se adapte a tus necesidades y empieza a reunificar tus deudas haciendo clic a continuación.

Comparador reunificación deudas