Logo del sitio

Los síndromes que es posible que sufras en tu trabajo y no lo sepas: del trabajador quemado al síndrome del impostor

Un hombre preocupado, en una imagen de archivo.
Un hombre preocupado, en una imagen de archivo.
GTRES

La pandemia de coronavirus que sufre España desde hace dos años ha aumentado las enfermedades y síndromes en el ámbito laboral. Estar agotado mentalmente, emocionalmente, incluso físicamente, no desconectar del trabajo y llevarse los problemas a casa, sufrir estrés, incluso serios procesos de depresión, enfrentamientos con compañeros... Javier Blasco, director general de Adecco, aborda para 20minutos todos estos problemas y síndromes laborales que afectan a cientos de miles de trabajadores españoles. 

¿Qué es el síndrome del trabajador quemado y cuántos españoles lo sufren? 

Un enfermero con burnout y agotado en su trabajo
Un enfermero con burnout y agotado en su trabajo.
SATSE

El burnout se trata de un estado de agotamiento físico, mental y emocional, normalmente relacionado con ciertas situaciones de exposición prolongada en el tiempo al estrés.

Normalmente se identifican tres áreas sintomáticas: agotamiento emocional (exhaustion), que conlleva cansancio físico y mental; despersonalización o escepticismo (cynicism), o actitud distante hacia el trabajo, hacia las personas a las que se está ofreciendo el servicio y también hacia los compañeros de trabajo; y por último la sensación de ineficacia y bajo logro profesional (inefficacy), que es la sensación de que no se están llevando a cabo debidamente las tareas y de que se es incompetente en el trabajo.

¿Con la pandemia ha ido a más? ¿Cuántos españoles lo sufren?

En el Observatorio Adecco sobre bienestar emocional y factores psicosociales, de octubre de 2021, más de la mitad de las empresas entienden que el riesgo de padecer el síndrome de 'trabajador quemado' o burnout se ha incrementado en el último año. 

Un grupo de personas, con mascarillas en el centro de Madrid.
Un grupo de personas, con mascarillas en el centro de Madrid.
Jorge Paris

Con la prolongación de la pandemia, los confinamientos y la crisis, podríamos hacer una aproximación en el sentido de que el 10% de los trabajadores sufren algunos síntomas típicos del burnout (sobre todo el agotamiento emocional) pero sin llegar a completar el cuadro clínico del mismo y en su manifestación estricta hablaríamos de una población entre el 1% y el 2%, por lo que hablamos de una franja entre las 200.000 y las 350.000 personas trabajadoras.

¿Qué recomendaciones o consejos da a las empresas y trabajadores para evitar el síndrome?

Se pueden aplicar medidas de tipo organizativo, a nivel interpersonal y también individual, como reforzar la orientación profesional al inicio del trabajo, fomentar la diversificación de las tareas y la rotación en las mismas, ajustes individuo/puesto de trabajo, programas de formación continua y reciclaje, mejorar los recursos de resistencia y proteger a la persona para afrontar las situaciones estresantes, entrenar en el manejo de la ansiedad y el estrés, entrenamiento en el manejo de la distancia emocional, manteniendo un equilibrio entre la sobre implicación y la indiferencia…etc.

Otro síndrome que ha irrumpido vinculado sobre todo al teletrabajo es el llamado síndrome de las ventanas abiertas. ¿En qué consiste? ¿Está yendo a más en España?

La pandemia ha traído consigo nuevas formas de producción y de trabajo, forzando una adaptación casi inmediata a las nuevas tecnologías y al teletrabajo. Estos son los puestos laborales más demandados por las empresas que permite su ejecución desde casa.
Teletrabajo.

Según el estudio Resetting Normal, elaborado por Adecco, a lo largo de los últimos dos años se ha demostrado que el trabajo a distancia no conlleva una pérdida de productividad, pues el 85 % de la población trabajadora de España asegura que su rendimiento se ha mantenido igual o que incluso ha mejorado en este tiempo. 

Pero la mayoría de las personas tienen la creencia de que la productividad en su trabajo está directamente relacionada con el número de ventanas que tienen abiertas en la pantalla de su ordenador. Es una de las manifestaciones del creciente tecnopresentismo que parece obligar a las personas a tener que sobreactuar para demostrar su productividad.

Efectivamente, usando datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre población teletrabajadora, la caída de las cifras en esta modalidad de trabajo flexible es un síntoma de la apuesta por el presentismo, lo que está llevando a que se incremente en España este síndrome entre las personas que aún trabajan en remoto.

Relacionado con el teletrabajo también se ha extendido el síndrome del trabajador burbuja, ¿en qué consiste y cómo se puede paliar?

Tras la pandemia es más habitual el teletrabajo y puedes incorporarlo a una negociación, pidiendo trabajar siempre desde casa o algunos días a la semana. Te permitirá ahorrar dinero de gastos como el transporte o la comida.
Una trabajadora con su portátil y su iphone.
Pixabay/Mariakray

Este síntoma lo padecen quienes perciben que no desconectan por completo de su trabajo, algo acelerado por el teletrabajo y la consecuente hiperconectividad.

Para reducir este síndrome deben diseñarse programas de actividades que ayuden a los empleados a crear hábitos saludables (práctica del deporte), tanto en su jornada laboral como en su día a día, valorando el grado de estrés de las personas trabajadoras y, en su caso, dando atención psicológica, asegurando la adecuada desconexión digital y fomentando la corresponsabilidad y la conciliación. 

También es importante planificar el trabajo individual y redescubrir nuevas formas de interactuar laboral y emocionalmente con los compañeros a distancia.

Hablemos de otros síndromes laborales. ¿Qué es el síndrome del impostor?

Este síndrome lo padecen quienes tienden a no reconocer sus propios logros, desmereciendo en ocasiones el esfuerzo dedicado, a veces atribuyendo los resultados al azar, la suerte o méritos de terceras personas.

El síndrome del impostor lo padecen quienes tienden a no reconocer sus propios logros

¿En qué consiste el síndrome de Munchausen?

El síndrome de Munchausen, en el ámbito laboral, caracteriza a las personas que, con el ánimo de arrogarse méritos profesionales, son capaces de crear artificialmente situaciones de conflicto o una complejidad sobrevenida, afectando negativamente al clima laboral, a las relaciones interpersonales, y poniendo en riesgo a la propia organización. 

Afortunadamente este no es un síntoma muy común, ya que no depende tanto de factores exógenos (como aquellos que ahora se han visto acelerados por la pandemia) sino que tienen origen en un perfil psicológico predeterminado.

¿Estos síndromes o problemas laborales pueden derivar en problemas graves de depresión?

La depresión es una patología con un origen, endógeno o exógeno, que puede manifestarse con algunos síntomas (agotamiento físico y mental, sentimiento de ineficacia…) compartidos con algunos de estos síndromes o patologías individuales y organizacionales (burnout, trabajador burbuja), pero deben diferenciarse. 

¿Qué recomienda en general a las empresas para que sus trabajadores no lleguen a caer en ellos?

Muchas de las medidas organizacionales siguientes sirven para la prevención de estos síndromes. Por ejemplo, asegurar la realización periódica de evaluaciones de riesgos psicosociales y encuestas de clima laboral.

También promover el trabajo en equipo. Disponer de oportunidades para la formación continua y desarrollo del trabajo. Disponer del análisis y la definición de los puestos de trabajo, evitando ambigüedades y conflictos de roles. Establecer objetivos claros para las personas trabajadoras.

Otras medidas. Definición transparente de competencias y responsabilidades. Mejorar las redes de comunicación y promover la participación en la organización. Fomentar la colaboración y no la competitividad en la organización. También los hábitos saludables (deporte, nutrición descanso, desconexión digital, etc.)

Mostrar comentarios

Códigos Descuento