Logo del sitio

Qué propiedades tiene el alga kombu: precauciones sobre su uso

Algas
Las algas apenas tienen calorías.
Pixabay/zuzyusa

Desde hace cientos de años se consumen en países como Japón, China o Corea y desde hace no tanto se han convertido en una tendencia en Occidente. Las algas marinas se han utilizado como alimento en la cocina tradicional de Oriente por sus propiedades nutricionales beneficiosas para el organismo y hoy las podemos encontrar en cualquier restaurante o supermercado. Pero, ¿por qué debemos limitar su consumo?

Como recuerda la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), las autoridades sanitarias han advertido en más de una ocasión que las algas comestibles tienen metales pesados, como el cadmio, y su abuso puede ocasionar riesgos para la salud. 

Una de las variedades más consumidas en Japón es el kombu, un tipo de alga que se utiliza para la elaboración del tradicional plato llamado Dashi, una sopa del país. Además, es un ingrediente del seitán, un alimento muy consumido por las personas veganas y vegetarianas.

Contienen un exceso de minerales

Respecto a las características nutricionales de las algas, la OCU destaca que son poco calóricas y que aportan importantes cantidades de folatos y minerales, como el calcio, magnesio, zinc, hierro y selenio. Por otro lado, contienen propiedades antioxidantes y son una rica fuente de fibra para el organismo.

La variedad kombu tiene un alto valor energético y contiene importantes proteínas. Asimismo, apenas contiene grasas y sí minerales y fibra, ideal para el tránsito intestinal. Las algas también se caracterizan por su alto aporte de vitaminas A, C y del grupo B.

Sin embargo, su ingesta continuada podría suponer un problema para la salud, al contener una elevada cantidad de yodo. "En algunos tipos de alga la cantidad de minerales puede ser incluso excesiva. Es el caso de las algas kombu y por eso estas algas están desaconsejadas en embarazadas y personas con problemas de tiroides", advertía la OCU en otro artículo

¿Cuáles son los riesgos para la salud?

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha publicado recientemente nuevas recomendaciones sobre el consumo de este tipo de algas basándose en los estudios de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Las algas pardas, en concreto la variedad kombu, tienen concentraciones elevadas de yodo perjudiciales para determinadas personas. 

"Un consumo elevado de este tipo de algas puede conllevar problemas de salud en ciertas poblaciones vulnerables como mujeres embarazadas, mujeres en periodo de lactancia, población infantil y aquellos individuos con problemas tiroideos", explica la AESAN.

Un exceso de yodo puede estar relacionado con un incremento de enfermedades relacionadas con la tiroides, como el hipertiroidismo, el  hipotiroidismo, el bocio y/o la autoinmunidad tiroidea. Asimismo, la exposición prolongada a estas algas en el feto o siendo muy pequeños también puede tener impactos en la tiroides.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento