Logo del sitio

Qué es la ozonoterapia, la técnica alternativa que utiliza ozono para el tratamiento de diversas patologías

Una enfermera prepara a un paciente de COVID-19 para su ingreso en la UCI, a bordo del barco militar hospital 'Comfort', en Nueva York (EE UU).
Una enfermera prepara a un paciente de COVID-19 para su ingreso en la UCI, a bordo del barco militar hospital 'Comfort', en Nueva York (EE UU).
SARA ESHLEMAN / US NAVY / EFE

Un paciente de covid que recibió tratamiento con ozono en la UCI del Hospital Universitario San Jorge de Huesca, después de que un juzgado lo autorizase tras la petición familiar y en contra del criterio médico, ha fallecido.

Pese a no existir evidencias científicas que respaldasen tal terapia, la petición recibió autorización judicial y un equipo médico externo al hospital se desplazó al lugar para iniciar esta terapia. Con ello, el Hospital Universitario San Jorge quedó eximido de cualquier responsabilidad o costes.

Hace unos meses otro paciente de covid, ingresado esta vez en el Clínico de Zaragoza, también recibió ozonoterapia después de una autorización judicial. También, hace unos días, el Juzgado Contencioso número 7 de Murcia denegó la medida cautelar solicitada por los familiares para que un paciente ingresado en una uci por una insuficiencia respiratoria aguda provocada por covid recibiera sesiones de ozonoterapia.

¿En qué consiste esta terapia? ¿Cuáles son sus posibles aplicaciones? Se trata de una técnica que consiste en introducir ozono en forma gaseosa en el paciente a través de diversas vías, como intramuscular o rectal, para el tratamiento terapéutico de diversas afecciones, sobre todo para el dolor e inflamación crónica.

¿Para qué sirve?

Para su uso en la medicina "se utiliza una mezcla de oxígeno y ozono denominada ozono médico en el que el ozono (O3) se encuentra presente en concentraciones entre 1 a 80 µg/mL de oxígeno", explican en la Sociedad Española de Ozonoterapia (SEOT).

Según este organismo, se trata de una terapia "con pocas contraindicaciones y efectos secundarios muy poco frecuentes" que se utiliza en España desde la década de los 60 para el tratamiento de "problemas inflamatorios crónicos, medicina del dolor, trastornos vasculares, enfermedades infecciosas, patologías autoinmunes y medicina regenerativa". En general, para afecciones "relacionadas con el estrés oxidativo crónico", detalla.

Así, algunas de sus aplicaciones incluyen el tratamiento de la artritis, de la artrosis, de la hernia discal, de la fibromialgia, de afecciones dermatológicas o del pie diabético, entre otras patologías. Se encuentra en la cartera de servicio de las unidades del dolor de Sanidad.

Respecto a sus vías de administración, la SEOT indica que se puede aplicar de forma local mediante "Infiltraciones intrarticulares, periarticulares, intradiscales e intraforaminales", así como dentro de las cavidades, o a través de "la aplicación de una campana plástica o de cristal donde se hace fluir el ozono médico". Por otro lado, se puede administrar de forma "endovenosa, intramuscular o rectal".

¿Tiene evidencia científica?

Desde la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas destacan que es un "tratamiento definido como alternativo" basado en "insuflar ozono en forma gaseosa en heridas o dentro del paciente", unos tratamientos que "llegan a ser recomendados incluso para tratar el cáncer, sida, parálisis y enfermedades neurodegenerativas".

No obstante, no existe evidencia científica contrastada para el tratamiento de dichas patologías, ni para el tratamiento de la Covid-19 y la Administración Estadounidense de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) no reconoce esta terapia como tratamiento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento