Logo del sitio

¿Se puede usar la leche materna para hacerle la papilla de cereales al bebé?

  • Las papillas se pueden elaborar con leche materna, agua o caldo.
  • La leche materna protege contra infecciones y potencia el desarrollo intelectual.
La leche materna es el mejor alimento para los bebés.
La leche materna es el mejor alimento para los bebés.
GTRESONLINE

La leche materna es un alimento que debería estar presente desde el nacimiento del bebé y mínimo hasta los seis meses, momento en el cual convendría iniciar lo que se conoce como alimentación complementaria, tal y como explican desde la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap). Para empezar con esta alimentación complementaria, las papillas son una buena opción.

Las papillas contienen cereales ricos en vitaminas y minerales, y además su textura es ideal para que el bebé comience con su transición hacia la comida más sólida. Muchos progenitores se preguntan si es posible añadir leche materna a estos cereales para que el bebé no se pierda todos los beneficios que tiene este alimento esencial. La respuesta, desde la AEPap es un sí.

Las papillas se pueden preparar con leche materna

Desde la AEPap ofrecen varias opciones para preparar las papillas "con agua, caldo, leche materna o artificial". Cualquiera de ellas es una buena elección, no obstante, es verdad que añadir leche materna permitirá que el bebé siga aprovechándose de todas las ventajas que esta tiene. Además, se recomienda, seguir dando el pecho, aunque se haya iniciado la alimentación complementaria.

También, se puede variar en la preparación de las papillas, añadiéndoles solo agua o caldo, para que el bebé se vaya habituando a los diferentes sabores. Recordemos que la alimentación complementaria tiene el cometido de servir de transición para que, poco a poco, el bebé pueda comer distintos tipos de alimentos que cada vez sean más sólidos, hasta que llegue la fase del destete.  

¿Por qué es importante la leche materna?

La leche materna tiene múltiples beneficios para el recién nacido y el lactante. La Asociación Española de Pediatría (AEPED) explica que "protege frente a las infecciones respiratorias, otitis, infecciones gastrointestinales e incluso urinarias". También, del propio Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, previene los problemas de salud bucodental  como las caries, entre otros.

Además de lo anterior, la leche materna, según la AEPED, potencia el desarrollo intelectual e incluso "parece tener cierta protección frente a linfomas y algunos otros tipos de cáncer", tal y como asegura. Por lo tanto, es importante incluirla lo máximo posible en la alimentación del bebé, tanto como alimento único como formando parte de la alimentación complementaria con las papillas.

Papillas, mejor empezar con las que son sin gluten

A pesar de que ahora ya sabemos que las papillas se pueden preparar con la leche materna, es recomendable introducir cereales sin gluten en un principio. Después, se pueden empezar a incluir los cereales con gluten, pero de manera progresiva y en muy pequeñas cantidades. De esta forma, podrá asimilar los cereales mucho mejor y los progenitores podrán detectar posibles alergias. 

Un aspecto muy importante que resalta la AEPap es que nunca se debe forzar al bebé a comer si  este no quiere. Si llega un momento en el que no desea terminar el cuenco de papilla no hay que obligarle. Esto evitará que asocie la comida con algo negativo y que empiece a rechazarla de manera sistemática. Además, el bebé continuará estando bien nutrido porque su alimento principal seguirá siendo la leche materna, al menos, al principio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento