Logo del sitio

El E171 se prohibirá a partir de 2022 en productos alimentarios

Un 52% de la compra de las familias españolas es de productos de marca propia de supermercado, según Aldi
Alimentos
20M EP

Tras la petición propuesta por la Comisión Europea en marzo de 2020, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) ha actualizado la evaluación de la seguridad del dióxido de titanio (E171) como aditivo alimentario y ha concluido que su uso no es seguro, ya que la información disponible no permite descartar su genotoxicidad. 

De esta manera, no es posible establecer una ingesta diaria admisible de este aditivo y aunque no suponga un riesgo inmediato para la salud, sí recomiendan evitar su utilización. La propuesta de la Comisión Europea de prohibir su uso ha recibido los votos positivos de los Estados miembros de la Unión Europea y la nueva normativa podría entrar en vigor a comienzos del próximo año, detalla la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

El Parlamento y el Consejo Europeo ofrecerán su opinión al respecto y al ponerse en marcha el nuevo reglamento los fabricantes de productos que contengan este aditivo dispondrán de un periodo de transición "para reformular sus productos". Cuando concluya este plazo, "dejaremos de ver en el mercado alimentos que incluyan el E171 en la lista de ingredientes", indica la OCU.

¿Qué es el dióxido de titanio y para qué se utiliza?

"No se podía descartar la genotoxicidad tras el consumo de partículas de dióxido de titanio. Tras su ingestión, la absorción de partículas de dióxido de titanio es baja, pero pueden acumularse en el organismo", declaraba el profesor Maged Younes, presidente de la Comisión Técnica de Aditivos y Aromas Alimentarios (FAF) de la EFSA.

Se utiliza como colorante en los productos de alimentación por "sus propiedades blanqueantes y opacitantes".

La genotoxicidad es la capacidad que tiene una sustancia química de dañar nuestro ADN, esto es, el material genético de las células. "Dado que puede producir efectos carcinógenos, es esencial evaluar el posible efecto genotóxico de una sustancia para determinar su seguridad", explicaban en la EFSA.

El dióxido de titanio se utiliza como colorante alimentario y es un aditivo empleado en la industria de la alimentación "por sus propiedades blanqueantes y opacitantes", subraya la OCU. Se puede encontrar en las chuches, productos elaborados con chocolate, chicles o galletas, entre otros productos.

"Su función tecnológica es hacer que los alimentos sean más atractivos visualmente, dar color a alimentos que de otro modo serían incoloros o devolverles su aspecto original. El dióxido de titanio también está presente en cosméticos, pinturas y medicamentos", aclara la EFSA.

¿Qué productos pueden contener esta sustancia?

Las principales categorías de alimentos que contribuyen a la exposición dietética del E171 son los productos de panadería fina, las sopas, los caldos y las salsas, entre otros. "Los frutos de cáscara procesados son también una de las principales categorías de alimentos que contribuyen a la exposición de los adultos y ancianos", indica la autoridad europea.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento