Qué debes cenar para reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular grave

Es verdad que siempre te saca de un apuro, pero la realidad es que es mucho más cara que si la preparas tú mismo y puede suponer un gran ahorro. Con organización, todo es posible.
Resulta más recomendable cenar productos vegetales.
Pixabay/marvorel

La calidad y las fuentes alimentarias de los macronutrientes tienen un papel esencial en el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares, como insuficiencia cardíaca, cardiopatía o accidente cerebrovascular. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), estas patologías constituyen "la principal causa de defunción en todo el mundo" y para el año 2030 cerca de 24 millones de personas "morirán por una enfermedad cardiovascular".

Adoptar hábitos saludables es fundamental para prevenir el riesgo de padecer una enfermedad no transmisible y la alimentación es una de las claves. Sin embargo, existen pocos estudios que analicen la asociación del horario de las comidas de macronutrientes de diversa calidad con el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Apostar por las proteínas de origen vegetal

Un estudio publicado recientemente en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism revela que el consumo excesivo de carbohidratos y proteínas animales de baja calidad en la cena en lugar del desayuno se asocia con un mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. Sin embargo, el consumo de ácidos grasos insaturados "se relacionó con un menor riesgo". 

Así, los investigadores evidencian que "la sustitución de carbohidratos de baja calidad o proteína animal por carbohidratos de alta calidad o proteína vegetal en la cena podría reducir el riesgo".

"El horario de las comidas y la calidad de los alimentos son factores importantes que hay que tener en cuenta. Nuestro estudio descubrió que las personas que cenan a base de plantas, con más carbohidratos integrales y grasas insaturadas, reducen su riesgo de enfermedad cardíaca en un 10%", explica Ying Li, de la Universidad Médica de Harbin (China), una de las autoras del estudio en declaraciones recogidas por Infosalus.

Para llevar a cabo este estudio, los investigadores incluyeron los resultados de un total de 27.911 participantes de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (2003-2016). Así, comprobaron la relación entre el consumo de grasas, hidratos y proteínas en el desayuno o cena y la aparición de afecciones cardiovasculares. 

Durante el estudio, los participantes que consumían una más cantidad de hidratos de carbono de baja calidad tenían un mayor riesgo de padecer angina de pecho y ataque cardíaco. Aquellos que ingerían más proteína animal tenían más riesgo de enfermedad coronaria, mientras que los que consumían más ácidos grasos insaturados tuvieron un menor riesgo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento