Logo del sitio

Los alimentos que los niños deberían limitar para cuidar su salud, según expertos de Harvard

La mitad de las comidas diarias de los niños deberían consistir en verduras y frutas de todos los colores posibles.
La mitad de las comidas diarias de los niños deberían consistir en verduras y frutas de todos los colores posibles.
UNSPLASH

Las personas tenemos diferentes necesidades nutricionales en función de muchos factores distintos, entre ellos el momento de la vida en el que nos encontramos. Teniendo esto en cuenta, puede ser complicado decidir el menú de los más pequeños, especialmente cuando ellos muchas veces no van a preferir opciones menos sanas y equilibradas.

Para ello, los expertos de la Universidad de Harvard han elaborado una guía nutricional en la que ofrecen algunas pistas sobre cómo asegurarnos de que los niños mantienen una alimentación saludable.

Encontrar un equilibrio

La clave, al final, está en encontrar un equilibrio entre las diferentes categorías de alimentos. Para ello, lo mejor es prestar atención a las proporciones de cada grupo que incluimos en cada comida.

Según la universidad, lo ideal sería que cada día el 50% del plato estuviera compuesto por vegetales y frutas de todos los colores posibles (que, además, también deberían copar los distintos snacks que el niño consume a lo largo del día, como la merienda o el almuerzo). Las patatas no se incluirían en esta categoría.

La otra mitad, a su vez, debería estar compuesta por granos enteros y fuentes saludables de proteínas. Con granos enteros, nos referimos a granos integrales como trigo, arroz o quinoa, mucho más saludables que sus equivalentes refinados.

En cuanto a las proteínas saludables, estaríamos hablando de legumbres (lentejas, garbanzos, habichuelas, frijoles), guisantes, nueces, semillas, otras proteínas vegetales, pescado, huevo y carne de ave. Es decir, que habría que evitar las carnes procesadas (embutidos, bacon, salchichas...), que se sabe que son carcinógenas, y limitar la carne roja.

Otras recomendaciones

Por otra parte, recuerdan que la grasa, por muy demonizada que esté, es una parte importante de nuestra dieta, y que lo que resulta importante es prestar atención a qué tipo de grasa es la que estamos consumiendo. Lo mismo se aplica, como es natural, en el caso de los niños.

Así, lo recomendable para ellos es emplear aceites vegetales saludables (aceite de oliva virgen, canola, maíz, girasol, sésamo, cacahuete...) y limitar la mantequilla a usos ocasionales.

De hecho, a nivel general, conviene limitar el consumo de lácteos, en contra de lo que podríamos pensar. Lo ideal es proporcionarles una ración moderada diaria a base de leche, yogur natural o pequeñas cantidades de queso y otros lácteos sin azúcar añadido.

También, se recomienda dejar para ocasiones especiales las bebidas azucaradas como los refrescos, dejar que beban no más de un vaso pequeño de zumo (salvo zumo natural sin azúcar) al día y emplear el agua como bebida principal con las comidas.

Por último, igual de importante que la nutrición es que el niño se mantenga activo y haga cierta cantidad de ejercicio físico; específicamente, la universidad señala que deberían realizar una hora de actividad física diaria.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento