Logo del sitio

La parte del huevo que actúa como barrera defensiva frente a virus y bacterias... Y que podría tener aplicaciones médicas

Huevo.
Huevo.
emirkrasnik de pixabay.

Al cocinar, muchas personas ni siquiera reparan en una parte determinada del huevo: una fina membrana pegada a la cara interna de la cáscara. Puede parecer insignificante, pero lo cierto es que cumple una función muy importante y no está exenta de posibles aplicaciones.

¿Qué son las membranas testáceas?

En realidad, los huevos no tienen una sola membrana, sino dos. Se conocen como membranas testáceas, y son dos finas capas que tapizan la cáscara desde el interior. Su principal objetivo es evitar que bacterias, virus y otros agentes ingresen al interior del huevo, potencialmente poniendo en peligro al embrión que aloja.

Entre ellas se genera al poco tiempo de la puesta una fina cámara de aire, por acción de los cambios de temperatura a los que se ve sometido el huevo una vez fuera del cuerpo del ave. Desde el punto de vista alimenticio y sanitario, esta cámara de aire, que aumenta poco a poco con el tiempo, compromete la frescura del huevo, ya que disminuye la eficacia de las membranas testáceas frente a los microorganismos.

Sea como sea, lo cierto es que las membranas testáceas son algo más que barreras físicas para los microbios. Específicamente, la segunda de ellas contiene una serie de enzimas como la lisozima, la fosvitina o la antitripsina que actúan también como barreras químicas.

Las posibles aplicaciones

En esta composición se basan las diferentes investigaciones que han tratado de encontrar aplicaciones médicas a las membranas testáceas, aún sin resultados definitivos.

Por ejemplo, se sabe que algún componente de estas membranas reduce significativamente la tolerancia de las bacterias frente al calor, tal y como recoge un artículo publicado en The Protein Journal, si bien por ahora se desconoce cuál es exactamente.

Igualmente, se busca la forma de emplear la ovotransferrina, una proteína presente en estas membranas, como herramienta preventiva gracias a sus propiedades antibacterianas, según arroja una investigación en el medio científico Nutrients. 

Incluso, un trabajo publicado en la Revista Cubana de Medicina Militar especulaba con la posibilidad de emplear las membranas testáceas como apósitos para proteger llagas y heridas, dadas sus propiedades antimicrobianas.

Hasta ahora, como ya mencionábamos, no existe sin embargo ninguna evidencia definitiva lo bastante sólida y amplia como para avalar su aprobación como producto sanitario oficial. Aún así, el día en el que tratemos o prevengamos enfermedades usando este elemento ignorado de la estructura de los huevos podría no estar tan lejos.

Referencias

Ahlborn GJ, Clare DA, Sheldon BW, Kelly RW. Identification of eggshell membrane proteins and purification of ovotransferrin and beta-NAGase from hen egg white. Protein J. 2006 Jan;25(1):71-81. doi: 10.1007/s10930-006-0010-8. PMID: 16721662.

Giansanti F, Leboffe L, Angelucci F, Antonini G. The Nutraceutical Properties of Ovotransferrin and Its Potential Utilization as a Functional Food. Nutrients. 2015 Nov 4;7(11):9105-15. doi: 10.3390/nu7115453. PMID: 26556366; PMCID: PMC4663581.

Martínez S. Membrana de cáscara de huevo aplicada en heridas. Revista Cubana de Medicina Militar. 2020, Dec 1;49(4). ISSN:1561-3046

Mostrar comentarios

Códigos Descuento