Crononutrición: cuál es el mejor momento del día para consumir proteínas y cómo afectan a los músculos

Aporta mucha energía y su digestión no es pesada, por lo que es un buen aliado para dormir. Sus proteínas ayudan además a la producción de seratonina.
Los huevos contienen proteínas beneficiosas.
Pixabay/stevepb

La crononutrición es una técnica que se basa en "respetar el ritmo natural del organismo e ingerir los alimentos cuando el cuerpo se encuentre más preparado para asimilarlos", explican desde la Fundación Española de la Nutrición (FEN) a Infosalus.

Se trata de un concepto que surge en 1986 gracias al doctor Alain Delabos y que sugiere que la alimentación tiene que realizarse "siguiendo nuestros relojes biológicos" para que los productos tengan unos efectos u otros en el cuerpo. Así, "la crononutrición estudia el efecto de la ingesta sobre la secreción de hormonas relacionadas con el hambre, la saciedad, el sueño, la vigilia, la tolerancia a la glucosa, etc. y las repercusiones de estos efectos", subrayan en el Instituto Universitario Dexeus.

¿Por qué es mejor en el desayuno?

En este sentido, un equipo de investigadores ha descubierto que el momento óptimo en el día para ingerir proteínas que contribuyan al fortalecimiento de los músculos es durante el desayuno, según el estudio publicado en la revista 'Cell Reports' y recogido por Infosalus.

Las proteínas son un nutriente esencial para el cuerpo y se encargan de promover el óptimo crecimiento del sistema muscular, entre otras funciones. Así, diversos estudios han evidenciado que ingerir la cantidad adecuada de proteínas en el momento idóneo es fundamental para dicho crecimiento.

En esto consiste la crononutrición y el motivo es el reloj biológico. De esta manera, un equipo de investigadores de la Universidad de Waseda (Japón) ha tratado de comprender cómo se produce este efecto de la distribución del consumo de este nutriente a lo largo del día en los músculos mediante un ensayo clínico con ratones.

¿Cómo se ha llevado a cabo el estudio?

Los expertos observaron que la ingesta durante el desayuno "inducía un aumento del crecimiento muscular, determinado mediante la evaluación de la hipertrofia" si se comparaban sus efectos con los de la cena. 

"La dieta rica en proteínas en una fase temprana del periodo de actividad diaria, es decir, en el desayuno, es importante para mantener la salud del músculo esquelético y mejorar el volumen muscular y la fuerza de agarre", destaca el profesor Shigenobu Shibata.

Para analizar si estos resultados ensayados en roedores se podían aplicar en seres humanos, el equipo analizo la función muscular mediante la medición del índice muscular esquelético y la fuerza de agarre en un total de 60 mujeres de 65 años o más que ingirieron proteínas en el desayuno.

"En los seres humanos, la ingesta de proteínas en el desayuno es, en general, de unos 15 gramos de media, lo que es inferior a lo que consumimos en la cena, que es de unos 28 gramos. Nuestros hallazgos apoyan firmemente el cambio de esta norma y el consumo de más proteínas en el desayuno o en la merienda de la mañana", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento