Logo del sitio

"El gran reto en las enfermedades autoinmunes es encontrar una cura. De momento, solo hemos logrado curar una"

  • Ricard Cervera es Jefe del Servicio de Enfermedades Autoinmunes de Hospital Clínic de Barcelona y Director de la cátedra UB-GSK.
  • Entre un 10 y un 20% de la población general tiene algún tipo de enfermedad autoinmune. 
Ricard Cervera es Director de la Cátedra UB-GSK de Enfermedades Autoinmunes
Ricard Cervera es Director de la Cátedra UB-GSK de Enfermedades Autoinmunes
Alessio

A pesar de que casi una de cada cinco personas padece algún tipo de enfermedad autoinmune, este grupo de enfermades todavía son bastante desconocidas. Para favorecer el conocimiento y la divulgación, la Universidad de Barcelona ha creado la marcha la cátedra UB-GSK de Enfermedades Autoinmunes. Su director, Dr. Ricard Cervera, Jefe del Servicio de Enfermedades Autoinmunes del Hospital Clínic de Barcelona, nos concedió esta entrevista.

Acaban de poner en marcha la cátedra UB-GSK de Enfermedades Autoinmunes. ¿Por qué hay que seguir reforzando el conocimiento en esta especialidad?

Las enfermedades autoinmunes son todavía muy desconocidas, y se necesita más docencia, más investigación y más divulgación. Hemos aprovechado que la Universidad de Barcelona está creando las cátedras temáticas, precisamente para reforzar la investigación y la divulgación de temas específicos de salud, para crear una cátedra dedicada a las enfermedades autoinmunes. Además, otra característica de estas cátedras temáticas es que se realiza un partenariado entre la Universidad y entidades privadas para conseguir el fin propuesto. En este caso, la hemos hecho conjuntamente con los laboratorios GSK, que tienen amplia experiencia en la fabricación de medicamentos para enfermedades autoinmunes.

Según los datos, la prevalencia de las enfermedades autoinmunes no deja de crecer. ¿Se sabe por qué?

Se trata de muchas enfermedades, más de cien, que, además en algunas ocasiones afectan solo a un órgano del cuerpo y en otras pueden afectar a todo el cuerpo o a diferentes partes, que son las enfermedades autoinmunes sistémicas… Si sumamos todas ellas, calculamos que hay entre un 10 y un 20% -prácticamente una de cada cinco- de la población que tiene alguna enfermedad autoinmune. Además, cada vez vemos más pacientes, y esto puede ser, por una parte, porque hay más conocimiento y se diagnostican más, y por otro porque, efectivamente, están apareciendo más. Una de las hipótesis que tenemos los investigadores y los médicos es la hipótesis de la higiene. Esta hipótesis dice que, en los países más desarrollados, con más medidas de higiene, los niños no sufren las infecciones que sufrían antes o que sufren los países en vías de desarrollo. Como consecuencia, su sistema inmune no se fortalece y da problemas en la edad adulta. Y esto se traduce en más alergias, que son un tipo de enfermedades del sistema inmunitario, y en más enfermedades autoinmunes.

“Las enfermedades autoinmunes no se pueden atribuir a una sola causa, pero creemos que los hábitos de higiene que tenemos en los países desarrollados favorecen su aparición”

Con una enfermedad autoinmune, ¿nacemos -es genética- o influyen más factores ambientales?

Las enfermedades autoinmunes no tienen una causa concreta, son enfermedades multifactoriales. Cuando coinciden determinados factores, puede aparecer la enfermedad, y entre esos factores encontramos la genética -hay familias más propensas a tener determinada enfermedad autoinmune-; los hormonales, de ahí que las enfermedades autoinmunes sean mucho más comunes en mujeres; factores externos, como las infecciones o los rayos ultravioleta, que pueden contribuir a desencadenar una enfermedad autoinmune, también es estrés, los nervios… Son todas piezas de un mismo puzzle, que, si coinciden, pueden desencadenar una o varias de estas enfermedades.

¿Pueden aparecer a cualquier edad?

Sí. Son más típicas en la juventud, mediana edad… sobre todo si uno de las piezas del puzle es el factor hormonal, pero también pueden desencadenarse en la infancia e incluso en la tercera edad.

¿Cuáles son las más comunes y en cuáles está aumentando más la prevalencia?

La más común de todas es la tiroiditis autoinmune, que se conoce como la enfermedad de Hashimoto. Es la más prevalente y se estima que hay mucha gente más sin diagnosticar. En cuanto a las sistémicas, que son las que pueden afectar a todo el cuerpo, encontramos el Síndrome de Sjögren, que produce una atrofia de las glándulas y no se producen secreciones, y el lupus. También son cada vez más prevalentes las inflamatorias intestinales, como la colitis ulcerosa o la Enfermedad de Crohn.

Una persona con una enfermedad autoinmune, ¿tiene más probabilidades que otra persona de padecer otras enfermedades autoinmunes?

Sí, de hecho, lo más frecuente es que una misma persona tenga dos o tres y hemos diagnosticado gente con hasta 10 enfermedades autoinmunes. Esto ocurre porque esta alteración del sistema inmunitario no falla en un solo punto, sino en varios.

“Lo más habitual es que una misma persona tenga dos o tres enfermedades autoinmunes, no solo una”

En los últimos años se habla y se investiga mucho sobre la microbiota y su papel en nuestra salud. ¿Existe relación entre la ella y las enfermedades autoinmunes?

Sí, es una pieza más del puzle del que hablábamos. La microbiota intestinal y sus efectos sobre el sistema inmune es precisamente uno de los campos en los que más se está investigando ahora. Seguramente en un futuro próximo estas investigaciones nos ayuden a conocer y tratar mejor estas enfermedades.

El universo de las enfermedades autoinmunes es muy grande, hay que 100 tipos y afecta a todas las especialidades de la medicina. ¿Complica esto el abordaje y la investigación de estas enfermedades?

Por un parte complica mucho el diagnóstico y el control de estas enfermedades. En muchas ocasiones los pacientes van de médico en médico hasta que da con el que le diagnostica y le puede controlar… Pero por otra parte favorece que haya personas que, desde distintos campos de la medicina, aborden enfermedades complejas, por lo que la multidisciplinariedad para incrementar el conocimiento.

¿Qué retos a corto y a largo plazo tiene la investigación de estas enfermedades?

El principal reto de estas enfermedades es conseguir la curación de estas enfermedades, aunque aún estamos lejos de conseguirlo. Actualmente lo que tenemos son mecanismos para el control, hacer que estas enfermedades sean crónicas, que se mantengan estables y permitan a los enfermemos gozar de una buena calidad de vida. Pero lo importante es que vamos avanzando, mejorando el diagnóstico y el control en la mayoría de los casos… porque, hasta hace pocos años, muchas de estas enfermedades eran mortales, y ahora se han conseguido cronificar.

Solo hay una enfermedad autoinmune que hemos conseguido erradicar, una en la que hay un factor infeccioso desencadenante. Se trata de crioglobulinemia mixta esencial. Cuando averiguamos que en la mayoría de los casos el desencadenante era el virus de la hepatitis C, cuando se consiguió un tratamiento para curar la hepatitis C, algo que ocurrió hace unos años, se consiguió también curar la crioglobulinemia mixta esencial. Esta ha sido la primera, ya solo nos faltan algo más de cien… 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento