Logo del sitio

¿Qué es la endocarditis? Estas son sus causas, sus síntomas y su tratamiento

Corazón, archivo
Corazón, archivo
Pixabay/ EP

Cuando una infección alcanza el interior del corazón, se produce lo que conocemos como endocarditis. Es un trastorno poco conocido, y relativamente poco frecuente, pero muy peligroso y asociado a una alta mortalidad.

¿Qué es la endocarditis? ¿Cuáles son sus causas?

El realidad, la endocarditis es el nombre que damos a la inflamación del revestimiento interior de las cavidades y válvulas cardíacas. En la gran mayoría de ocasiones es el resultado una infección bacteriana, aunque también la pueden provocar hongos u otros microorganismos.

Normalmente, el patógeno llega a través del torrente sanguíneo y desde una infección en cualquier otra parte del cuerpo, a menudo desde la boca. De hecho, es frecuente que procedan de las encías, donde causan enfermedad periodontal.

Otros puntos de entrada pueden ser la inserción de catéteres como parte de procedimientos médicos o el consumo de drogas intravenosas sin la higiene correcta para ello.

En cualquier caso, existe una serie de factores que pueden predisponer a sufrir la endocarditis, como son el padecer patologías cardíacas congénitas, presentar daños en las válvulas cardíacas, poseer válvulas cardíacas artificiales, ser de edad avanzada, tener antecedentes de endocarditis, consumir drogas intravenosas, el uso de catéter a largo plazo y tener una mala higiene dental.

¿Cuáles son sus síntomas?

La endocarditis puede aparecer de forma gradual o repentina, según el tipo de infección y según el estado previo del corazón.

Los síntomas son igualmente muy variados de una persona a otra, pero pueden incluir dolores articulares y musculares, dolor en el pecho, fatiga, fiebre, escalofríos, sudoración nocturna, falta de aire, hinchazón en los pies, las piernas o el abdomen, soplo cardíaco diferente del ya existente, pérdida de peso, sangre en la orina., sensibilidad en el bazo, manchas rojas en las palmas de los pies o las plantas de las manos, aparición de puntos rojos sensibles bajo la piel de los dedos de las manos o los pies, y puntos pequeños de color rojo en el blanco de los ojos o el interior de la boca (petequias).

Sea como sea, y aunque la aparición de los síntomas anteriores conviene en cualquier caso consultar a un médico, esto último se torna especialmente importante si conocemos que padecemos alguna condición que nos haga especialmente vulnerables a la endocarditis.

Si no se trata a tiempo, la endocarditis puede derivar en problemas como soplos cardíacos, daño valvular, insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular, formación de abscesos en diversos órganos, embolias, daño renal y agrandamiento del bazo.

¿Cómo se trata?

Lo más común es emplear antibióticos intravenosos en altas dosis y la vigilancia del paciente durante algún tiempo. Sin embargo, si la infección está causada por un hongo u otro patógeno puede ser que se aplique algún otro medicamento.

En casos más graves o de endocarditis persistente, puede ser necesario intervenir quirúrgicamente para reparar daños que se hayan podido producir. La cirugía, igualmente, puede ser útil en el abordaje de la endocarditis micótica (causada por hongos). Si el daño valvular es particularmente severo, el facultativo puede decidir reemplazarla por completo por una artificial, normalmente hechas con tejidos de cerdo, vaca o humano o materiales sintéticos (protésica).

Por desgracia, la endocarditis es difícil de prevenir. Sin embargo, especialmente en personas que ya estén sujetas a otros factores de riesgo, mantener una buena higiene bucodental y evitar consumir drogas intravenosas puede reducir las posibilidades de padecer este problema.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento