¿Qué es la cistitis? Estos son sus síntomas, sus causas y su tratamiento

El 50% de las mujeres padecerá infección de orina a lo largo de su vida, según un informe.
La infección de orina es mucho más común en los hombres.
TECH SALES COMUNICACIÓN

Es relativamente común, especialmente entre las mujeres y tras el inicio de la vida sexual, experimentar episodios con una sintomatología molesta que se nota a la hora de orinar. Se trata de casos de cistitis, y aunque en la gran mayoría de casos no reviste gravedad, puede llegar a provocar serias complicaciones.

Por ello, es importante ser capaz de identificar los síntomas y saber cómo actuar si se presentan; incluso sin caer en el alarmismo, puede ser de gran ayuda de cara a aliviar las molestias.

¿Qué es la cistitis?

La cistitis es, simplemente, una inflamación de la vejiga. Es decir, no es una enfermedad en sí misma, sino que suele venir provocada por otra causa que en la mayoría de casos es una infección bacteriana (a menudo causada por un patógeno tan común como es la bacteria Escherichia Coli ).

Alternativamente, la cistitis puede aparecer por otras razones como reacciones a determinados medicamentos, a tratamientos de radioterapia, reacción a algunos agentes irritantes (que pueden encontrarse en productos de higiene femenina, geles espermicidas), el uso prolongado de un catéter, o como complicación de otras enfermedades de distinta índole.

La cistitis afecta mayoritariamente a mujeres, y es poco frecuente que aparezca en hombres sin que existan patologías o factores previos que predispongan a ella. Por ello, en este caso, es especialmente importante que se investiguen en profundidad las causas en el caso concreto.

Por otra parte, la cistitis en la mayoría de los casos remite en un corto periodo con un tratamiento adecuado y no reviste gravedad. Sin embargo, en casos extremos puede o bien ser un síntoma de una causa subyacente grave o complicarse y provocar una infección renal, que en un momento dado puede comportar daño permanente en los riñones.

Es decir, en cualquier caso es importante acudir al facultativo y tratar la cistitis para evitar complicaciones mayores.

¿Cuáles son sus síntomas?

La cistitis puede manifestarse de distintas formas, en función de la persona, de la causa de fondo y de la gravedad del episodio. Sin embargo, algunos de los síntomas más comunes son la necesidad constante de orinar (a menudo en pequeñas cantidades), ardor al orinar, presencia de sangre en la orina (detectable porque ésta se torna de color rojizo), turbidez y olor en la orina, ardor o dolor en la pelvis, sensación de presión en el bajo abdomen y en casos más raros febrícula o fiebre baja. Estos síntomas suelen mantenerse como mínimo unas cuantas horas.

En los raros casos en los que, habitualmente por ausencia de tratamiento, la cistitis deviene en pielonefritis (infección renal), a estos síntomas se pueden sumar fiebre más alta, dolor lumbar, náuseas, vómitos y malestar general, así como mayor oscurecimiento de la orina.

Aunque, como ya hemos mencionado, es conveniente acudir al médico cuando se presente cualquiera de los síntomas leves, es especialmente importante prestar atención cuando se ha padecido cistitis en el pasado (y los síntomas son similares), si se experimentan dolor lumbar o lateral o nauseas, si el afectado es un niño o una persona mayor o si los síntomas reaparecen al finalizar un tratamiento.

¿Cómo se trata? ¿Se puede prevenir?

El tratamiento de la cistitis va a depender en todo caso de la causa subyacente. En la cistitis bacteriana, la más habitual, normalmente consiste en la administración de una pauta de antibióticos.

Si el caso se agrava y progresa hasta la infección renal, el paciente puede requerir ingreso hospitalario y tratamiento con antibióticos intravenosos o, si se produce daño renal, hemodiálisis.

Existen varias maneras de prevenir la aparición de cistitis, como son beber abundante agua, no retener a menudo ni por mucho tiempo la orina al sentir ganas de miccionar, limpiarse de adelante hacia atrás tras defecar, ducharse en lugar de bañarse, mantener una correcta limpieza de la vulva y el ano, orinar después de las relaciones sexuales o la masturbación, y evitar usar productos higiénicos en aerosol en el área genital.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento