Estrías, hipertensión y otros síntomas del Síndrome de Cushing: qué es, causas y tratamientos

Uno de los efectos del alcohol a largo plazo es la hipertensión arterial, una afección que se caracteriza por la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Puede provocar consecuencias graves para la salud, como afecciones cardíacas, según el Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad.
Consecuencias de la hipertensión arterial.
Pixabay/Pexels

Se conoce como Síndrome de Cushing al trastorno que aparece cuando el cuerpo produce demasiado cortisol, que puede ser por una causa natural o debido a que la exposición prolongada a un tratamiento con corticoides. 

En el caso de que este trastorno se produzca por un exceso de producción del propio cuerpo de cortisol o de adrenocorticotrófica, la hormona que regula la producción de cortisol, puede tener varios desencadenantes. 

Este exceso de cortisol se puede deber a un tumor en la glándula pituitaria, una enfermedad primaria de las glándulas suprarrenales o un tumor que secreta hormona adrenocorticotrófica.

¿Cuáles son los síntomas?

Aunque existen diferentes síntomas entre hombres y mujeres que sufren este síndrome, hay algunos signos comunes en todas las personas que padecen Cushing. Algunos de los síntomas usuales de esta enfermedad son una joroba de grasa entre los hombros, la cara redondeada o cara de luna llena, estrías de color rosado, hipertensión arterial, pérdida de masa ósea y, en ocasiones, diabetes tipo 2.

En el caso de tratarse de una mujer la persona que sufre este trastorno, además de los anteriores, algunos de los síntomas más comunes son el hirsutismo, o vello corporal y facial más grueso y visible de lo normal, o la irregularidad de la menstruación. 

En el caso de los hombres, el Síndrome de Cushing puede ir ligado a la disminución de la fertilidad, del deseo sexual o a disfunción eréctil. 

Tratamientos del Síndrome de Cushing

Para detectar este síndrome, el paciente debe someterse o bien a un análisis de orina, de sangre o de saliva, muestras del seno pretroso o pruebas por imágenes. 

Los tratamientos pueden ir desde medicación vía oral hasta cirugía o radioterapia. Al tratarse de una enfermedad que aparece ante un exceso de cortisol, es posible que el especialista reduzca la dosis de corticoides en el caso de que se estén consumiendo. 

En el caso de que el exceso de cortisol se produzca por un tumor en la pituitaria se puede proceder a la extracción de los tumores de esta a través de la nariz por cirugía

La radioterapia se utiliza cuando no se pueden extraer por completo los tumores de la pituitaria, por lo que se complementaría el tratamiento con radioterapia en pequeñas dosis. 

El tratamiento a través de medicamentos se utiliza cuando no han funcionado ni la cirugía ni la radioterapia, por lo que a través de medicinas se intenta reducir los signos y síntomas del Síndrome de Cushing. Para controlar la producción excesiva de cortisol en la glándula suprarrenal se puede emplear ketoconazol, mitotano (Lisodren) y metirapona (Metopirona).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento