Logo del sitio

Hueso nasal del feto: qué significa su presencia o su ausencia en una ecografía

Embarazada mirando una la ecografía de su bebé.
Embarazada mirando una la ecografía de su bebé.
Europa Press

Desde que el diagnóstico prenatal hizo su aparición en las consultas se ha consolidado progresivamente con la incorporación de nuevas tecnologías. El creciente interés por la detección precoz de posibles anomalías durante el embarazo se ha centrado en la búsqueda de marcadores ecográficos que permitan determinar qué sujetos tienen mayor riesgo de padecerlas. Y entre estos marcadores destaca el hueso nasal del feto.

En el año 2001 se produjeron las primeras publicaciones que señalaban esta parte del feto como un potente marcador para la detección precoz de los casos de síndrome de Down. Para ser más exactos, sería su ausencia y no su presencia lo que permite la identificación de fetos en riesgo de padecer esta anomalía cromosomática así como otras alteraciones.

La trisomía 21 (T21) es la anomalía cromosómica más frecuente en recién nacidos (incidencia de 1 por cada 800 embarazos) y es la causa del síndrome de Down. Debido a que la hipoplasia de las estructuras de la línea media facial y una nariz aplanada son características del síndrome - como describió por primera vez el doctor británico John Langdon Down en 1866-, los investigadores han tratado de utilizar la apariencia prenatal del hueso nasal o más específicamente, su ausencia, para mejorar la detección de esta trisomía.

Hoy en día constituye el marcador aislado más sensible y específico para detectar el síndrome de Down. De hecho, la hipoplasia nasal o hueso nasal no visible está presente en el 65% de los fetos con este síndrome y solo en el 1% de los fetos normales. Ya en 2001, los científicos británicos que publicaron este hallazgo describían de esta forma su identificación: "El hueso es blanco, mientras que la ausencia del hueso produce una oscuridad. En un lugar donde se debe ver una blancura, se ve una oscuridad”.

Según datos publicados por la Fundación iMaterna dedicada a la investigación y el desarrollo de la medicina materno-fetal y neonatal, para la valoración idónea del hueso nasal la gestación debería estar entre las semanas 11 y 13. Una vez obtenida la imagen ecográfica del perfil de la cabeza deberían verse tres líneas diferentes a nivel de la nariz fetal:

- La línea superior representa la piel.

- La línea inferior, más gruesa y más ecogénica que la piel que lo recubre, representa el hueso nasal.

- Una tercera línea en frente del hueso y a un nivel superior de la piel representa la punta de la nariz.

El hueso nasal se considera presente si es más ecogénico (que refleja las ondasde ultrasonido) que la piel que lo recubre y ausente si no es visible o es menos ecogénico que la piel.

Según las estadísticas, el hueso nasal se considera ausente en el 60% de los fetos con trisomía 21, en el 50% de los fetos con trisomía 18 y en el 40% de los fetos con trisomía 13. Además, es más común su ausencia en la semana 11 de gestación que en la 13, si la translucencia nucal está aumentada y si la madre es de raza negra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento