¿Por qué mi bebé vomita la leche materna?

Un bebé siempre será el que decida con qué frecuencia le debes dar el pecho.
Un bebé siempre será el que decida con qué frecuencia le debes dar el pecho.
GTRESONLINE

La lactancia materna es, en condiciones normales, la mejor forma posible de alimentar a los bebés recién nacidos, tal y como ha corroborado desde hace años la evidencia científica al respecto. Sin embargo, incluso con esta dieta pueden surgir algunos problemas.

Por ejemplo, puede ocurrir que el bebé vomite la leche materna. Sin embargo, esto no necesariamente debe ser un motivo de gran preocupación: puede ocurrir por varias causas y la mayoría de ellas no son graves.

Vómito vs regurgitación

De hecho, puede pasar que lo que estamos interpretando como un vómito no sea eso, sino en realidad una regurgitación.

Este último fenómeno se explica porque el músculo que normalmente retiene los alimentos en el estómago es aún inmaduro en el bebé, por lo que si se mueve mucho o se ha llenado demasiado puede ocurrir que se le salga lo que acaba de comer por la boca.

Esto es muy normal en menores de un año, aunque muchas veces lo conocemos no con este nombre sino con el de reflujo gastroesofágico. La forma de diferenciar las regurgitaciones de los vómitos es que las primeras no ocurren de forma violenta, por lo que el niño no llora y se muestra tranquilo. De hecho, es frecuente que suceda a consecuencia de un eructo.

Los vómitos, por el contrario, son el resultado de una fuerte contracción de la musculatura abdominal y el diafragma, por lo que la expulsión es más violenta y desagradable para el bebé.

Motivos de los vómitos

Si identificamos que lo que le pasa a nuestro bebé son vómitos y no regurgitaciones, es conveniente consultar al pediatra incluso aunque, como hemos dicho, en principio no debemos preocuparnos en exceso. Al fin y al cabo, será la persona más cualificada para estudiar el caso e identificar la causa.

En cualquier caso, hay varias causas que pueden provocar que nuestro pequeño vomite la leche materna. Por ejemplo, puede ser que suceda si el bebé está comiendo más de lo que debería; también, puede ser producto del nerviosismo. Si el vómito va acompañado de otros síntomas, como diarrea, fiebre o manifestaciones cutáneas, es posible que se deba a una infección digestiva o a una alergia alimentaria (muchos alérgenos pasan al bebé a través de la leche materna). En estos casos, el pediatra encontrará el motivo basándose en el cuadro sintomático del niño y en otras circunstancias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento