¿Perros con arnés o con collar? Descubre los beneficios y contraindicaciones de cada uno de ellos

  • El collar está contraindicado cuando el perro tiene problemas respiratorios o si es propenso a tirar con fuerza de la correa por su energía o bien por nerviosismo.
  • Un arnés de calidad es aquel que no provoca heridas en las zonas de fricción, de material transpirable y con argolla de unión a la correa trasera.
Un perro con arnés.
Un perro con arnés.
PIXABAY

Son muchos los amigos de los peludos que diariamente se hacen esta pregunta: ¿Collar o arnés para llevarlo a pasear? ¿Es uno mejor que el otro? ¿Cuándo conviene utilizar collar y cuándo arnés? El collar es uno de los elementos más socorridos entre los propietarios de mascotas - se empezaron a utilizar antes y, por tanto, son más populares- sin embargo, en los últimos tiempos los arneses comienzan a ganar puntos debido a algunas de sus ventajas. ¿Los conoces en detalle? Pues en este artículo vamos a descubrirte los principales beneficios de cada uno de ellos y también sus contraindicaciones.

El collar

Como ya hemos comentado el collar es ‘un clásico’ entre los perros aunque cada vez son más los expertos veterinarios y etólogos que recomiendan usar arneses. ¿Por qué? Pues porque el collar se sitúa en una zona básica para el perro: el cuello. En esta región se alojan una serie de estructuras que si se lesionan por culpa del uso del collar pueden provocar al animal mucho dolor. Algunas de las más comunes son las contracturas, los problemas tiroideos, los pinzamientos en la médula, las alteraciones en la respiración como tos crónica o las afecciones neurológicas por los vasos y nervios.

¿Cuándo pueden aparecer estos daños? Sobre todo cuando el perro es muy nervioso y tira con fuerza de la correa que se engancha en el collar. Una situación que, además, puede provocar que el perro haga una asociación negativa y se muestre reacio a salir a pasear o a que se ponga la correa en su collar. La molestia y el dolor generará nerviosismo y miedo.

¿Cuándo está contraindicado el collar? Sobre todo si el perro tiene problemas respiratorios o si es un perro propenso a tirar con fuerza de la correa por su energía o bien por nerviosismo. ¿Y cuándo se recomienda? Cuando es un perro tranquilo que no suele dar problemas a la hora del paseo, cuando por costumbre lleva el collar puesto todo el día y también en las razas de pelo largo, ya que en este caso el arnés podría producirles tirones innecesarios. Obviamente, optar por collares hechos materiales poco dañinos y/o acolchados en la zona en contacto con el cuello puede ser un añadido a su favor.

El arnés

El arnés, por su parte, sería la opción perfecta si queremos evitar los daños físicos mencionados anteriormente. Si el perro necesita un mayor control en sus paseos este elemento puede convertirse en un buen aliado a la hora de educar y enseñarle a caminar por la calle. Para los perros que hacen deporte y también para los que viajan mucho en coche también es un complemento ideal. Y, por supuesto, para los más miedosos o los que sufren algún problema de conducta ya que les provocará menos aversión al exterior y les resultará más cómodo.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de escoger un buen arnés? Sobre todo que el material sea suave, que no provoque heridas en las zonas de fricción (axilas y pecho), que sea de material transpirable y que la argolla de unión a la correa sea trasera para que la fuerza se reparta por todo el cuerpo y no se focalice en los miembros anteriores. 

Además, hay que asegurarse de elegir bien la talla midiendo el contorno del pecho del animal, asegurarse de que la anilla frontal está en su sitio bien centrada y utilizar una correa de al menos dos metros.

A pesar de sus ventajas, es importante recordar que los arneses no hacen milagros. Puede que mejore la experiencia de paseo pero seguirá siendo imprescindible insistir en educar al perro para que comprenda que no debe dar tirones. 

En el mercado existen arneses especiales antitirones que resultan muy recomendables para razas con un nivel alto de energía y fuerza como puede ser el caso del pastor alemán, el dóberman o el bordie collie. Ayudan muchísimo a evitarle lesiones al perro por tirones inesperados.

También es interesante mencionar los arneses antiescape especialmente ideadas para aquellos perros que son capaces de liberarse del arnés o que por su anatomía necesitan algunas variaciones para que se ajuste a su cuerpo. Es el caso por ejemplo de los galgos cuya cabeza tiene el mismo diámetro que su cuello. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento