Logo del sitio

Inestabilidad emocional, tendencia a culpabilizar a los demás… Señales que nos pueden ayudar a no caer en una relación tóxica

  • En una relación sana cada una de las partes respeta el espacio y la privacidad del otro y no tienen cabida insultos ni menosprecios.
  • Una persona que se victimiza para conseguir sus propósitos y que disfruta discutiendo tiene todas las papeletas para convertirse en una pareja tóxica.
No son relaciones de iguales sino basadas en la dicotomía perdedor-ganador o dominación-sumisión.
No son relaciones de iguales sino basadas en la dicotomía perdedor-ganador o dominación-sumisión.
PIXABAY

Mucho se habla en los últimos tiempos de las ‘relaciones tóxicas’ o lo que en psicología se define también como ‘relaciones disfuncionales’. Ambos conceptos hacen referencia a lo mismo: relaciones dañinas que suelen extenderse en el tiempo a pesar de los efectos nocivos que conllevan para ambas partes. 

¿Qué convierte a una relación en algo poco saludable? Los expertos consideran una relación tóxica aquella que genera un entorno de inseguridad e inestabilidad emocional para los dos miembros de la pareja, aquellas en las que no se respeta al otro ya sea en el ámbito de la privacidad o en el de las opiniones o los deseos personales, en la que hay una parte dominante en la que suelen aflorar los celos, los sentimientos de posesión y la tendencia al rencor; y una parte sumisa dominada por los sentimientos de culpa. En conclusión, no son relaciones de iguales sino que están basadas en la dicotomía perdedor-ganador o dominación-sumisión.

Para evitar caer en una relación tóxica los psicólogos señalan que es necesario aprender a identificar este tipo de personalidad. Esta es una serie de señales que pueden advertirnos que estamos ante una persona/pareja con un alto grado de toxicidad:

- Suelen centrase exclusivamente en su propio bienestar.

- Son autoritarios, siempre intentan imponer su voluntad.

- Abusan de las debilidades de las personas de su entorno.

- Suelen victimizarse para conseguir sus propósitos. 

- Son inestables emocionalmente.

- Lastiman de forma intencional, aunque intenten encubrirlo.

- Emplean amenazas y palabras hirientes en discusiones.

- Tienden a culpabilizar a los otros.

- Constantemente encuentran razones para quejarse, lamentarse y manifestar su insatisfacción.

- Poseen una visión desfavorable y negativa de todo lo que sucede a su alrededor.

- Engañan y manipulan con la finalidad de mantenerse en una posición de poder.

- Subestiman y desmerecen los logros ajenos.

- Suelen ser indiferentes y apáticos ante el sufrimiento de otros.

- Sienten envidia y rencor hacia personas exitosas.

- Realizan falsas promesas

- Disfrutan discutiendo sin canalizar soluciones.

- Tienden a hacer comparaciones innecesarias y lastimosas.

¿Se puede evitar que una relación se convierta en tóxica?

Los especialistas señalan que sí, siempre que se tengan en cuenta estos factores:

Ser uno mismo

Para los expertos una relación sana es aquella en la que se logra ser uno mismo y donde la pareja nos acepta tal y como somos. Un síntoma negativo: la pareja hace reproches continuamente o corrige nuestra forma de ser y de actuar.

Promover el desarrollo propio y el de la pareja

Una relación sana es aquella en la que siempre se apoya el desarrollo y el bienestar del otro y también se promueven el propio. Ponerle freno es un síntoma de egoísmo.

Promover el respeto

Una relación sana es aquella en la que cada una de las partes respeta el espacio y la privacidad del otro. No hay necesidad de control: ni se invade su espacio, ni es necesario saberlo todo ni se controlan sus amistades o actividades.

No existe el maltrato

En una relación sana no tienen cabida los insultos ni los menosprecios, tanto en público como en privado. La comunicación asertiva es la base de toda relación: no necesitamos herir o minusvalorar a los demás para hacer valer nuestros argumentos, no pasamos por encima de nuestras convicciones, ni necesitamos de la manipulación o la agresividad para comunicarnos.

No imponer

En una relación sana no se imponen formas de pensar ni decisiones. Creer que la pareja está siempre equivocada es una de las características más evidentes de una relación tóxica.

Ser realistas

Ser realistas puede ayudar a establecer vínculos sanos en la pareja. No idealizar las relaciones ni a las personas, no perder la perspectiva ni minimizar sus defectos o engrandecerlos.

¿Y si ya vivo en una relación tóxica? Síntomas más frecuentes para identificarla

¿Y si ya vivo en una relación tóxica? Síntomas más frecuentes para identificarla

La psicóloga Silvia Congost, experta en dependencia emocional, ha elaborado una serie de tips que pueden ayudar a reconocer o identificar una relación de pareja tóxica. Según describe en su propia web, estos son los síntomas habituales en una relación tóxica:  

- Dudas de si estás con la persona adecuada. A veces tienes claro que no y otras veces que sí y tienes plena confianza en que conseguirás que la relación acabe funcionando.

- Uno o ambos miembros de la pareja sienten que no lograrían estar sin el otro, no conciben su vida sin esa persona al lado, es impensable.

- Se vive la relación desde la necesidad.

- En realidad hay muchos aspectos y características de la pareja que no te gustan y le exiges que los cambie para poder estar bien a su lado. No aceptas al otro al 100%.

- Los mismos conflictos se repiten una y otra vez y se vive con una sensación de cansancio cada vez que se vuelve a estar atascado en lo mismo.

- No hay una buena comunicación, que permita hablar y discutir sobre aquellos puntos de desacuerdo para llegar a un consenso que ayude a seguir avanzando. Además, uno de los dos tiene la sensación de que no se puede hablar con el otro/a, de que no se responsabiliza de su parte.

- Ha habido rupturas repetidas y reiteradas reconciliaciones, a pesar de que en ningún caso se observa ningún cambio real, o si lo hay, no es suficiente.

- Uno de los dos siente que el poder de la relación lo tiene la otra persona y que siempre es quien está disponible.

- Aquellos que te quieren no comprenden por qué sigues en la relación si tantas cosas son incoherentes e irracionales y que no deberían pasar en una relación de pareja. Eso propicia que en muchas ocasiones se opte por no explicar nada más.

- Puede que te hayas aislado de tus amigos, que hayas perdido la vitalidad, las ganas. Cada vez te sientes peor, pero no sabes cómo salir de esta encrucijada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento