Estoy embarazada: ¿Qué se hace en la primera cita con el ginecólogo?

  • Esta visita se realiza entre las seis y nueve semanas de embarazo y, además de confirmar el embarazo, el profesional aporta información de gran valor a la madre. 
Entre las semanas seis y nueve de embarazo se lleva a cabo la primera ecografía.
Entre las semanas seis y nueve de embarazo se lleva a cabo la primera ecografía.
olia danilevich en Pexels

Después de confirmar el  embarazo a través o un análisis de sangre, uno de los momentos más esperados por las mujeres embarazadas es la primera visita al ginecólogo. En esta visita, además de confirmar el embarazo, se realiza una ecografía en la podrán ver, por primera vez a su futuro bebé.

Pero más allá de vivir este especial momento, que tiene lugar entre las semanas 6 y 9 de gestación, la primera visita al ginecólogo es muy importante por otros motivos.

Primera ‘eco’ del embarazo

En la primera consulta de ginecólogo, este llevará a cabo una ecografía transvaginal. Se realiza entre las semanas 6 y 9 porque antes no aportaría la información suficiente. Gracias a esta ‘eco’, se determina si el embarazo se está desarrollando en el lugar adecuado -que no es ectópico-, se confirma la presencia del saco amniótico -que no es anembrionario- y si se trata de un embarazo único o múltiple. También se determina si hay latido.

Se calcula la fecha probable de parto

Durante la primera visita al ginecólogo, también se estable la fecha probable de parto. Esta se determina en función de la última menstruación de la madre y teniendo en cuenta que el embarazo duras 40 semana o 280 días. Para calcularlo se usa la Regla de Naegele, que consiste en restar tres meses y sumar siete días a la fecha de la última menstruación. El médico o la matrona lo calcularán con un gestograma, una rueda con al cálculo ya hecho en el que solo hay que introducir la fecha de la última regla.

Esta fecha es aproximada y, sobre todo, teórica, pues está calculado en función de ciclos regulares de 28 días y, en realidad, un embarazo se considera normal si dura entre 37 y 42 semanas. De hecho, solo el uno por ciento de los bebés nace el día exacto calculado como fecha probable de parto.

Historial clínico y analíticas

En esta cita también se lleva a cabo el historial clínico de la pareja, en el que se preguntan:

•Antecedentes familiares, sobre todo de enfermedades genéticas.

•Enfermedades importantes, intervenciones previas, tanto en la madre como en la pareja.

•Si ha habido embarazos previamente y cómo fue el embarazo y el parto, para evaluar posibles complicaciones,

•Alergias.

•Hábitos de vida.

•Se medirá el peso y la tensión arterial de la madre, algo que se repetirá en cada visita al ginecólogo o la matrona.

Además, se prescribirán algunas pruebas y analíticas, que se realizarán en torno a la semana 12:

•Análisis de sangre. Esta analítica es muy importante, pues en él se buscarán enfermedades que puedan afectar al feto, como sida, hepatitis, enfermedades de transmisión sexual, toxoplasmosis… así como su estado general por si tiene anemia o alguna carencia alimenticia. También se determina el Rh, pues las mujeres Rh negativas necesitan someterse a un tratamiento para proteger a sus bebés.

•Análisis de orina: En este análisis se busca posibles infecciones en las vías urinarias que pueden afectar al embarazo, los niveles de glucosa por si existiera diabetes o si existen proteínas en la orina,

•Citología vaginal, como la que se realiza en las revisiones ginecológicas para descartar problemas de salud en la zona.

Los resultados de estas analíticas, que se obtendrán en la siguiente visita, son muy importantes, pues en ellos se hará un cribado prenatal, es decir, un cálculo para ver si el feto tiene riesgos de tener una anomalía cromosómica, como síndrome de Down o el síndrome de Edward o una malformación congénita.

Con todo ello, se determinará si se trata de un embarazo de alto riesgo, que es aquel en el que, por varios motivos, tanto la madre como el feto tienen un mayor riesgo de morbilidad o mortalidad antes, durante o después del parto. En caso de que así sea, los controles serán más exhaustivos.

Consejos de estilo de vida, alimentación…

Para terminar, tanto el ginecólogo como en las visitas a la matrona, las mujeres reciben consejos y recomendaciones en cuanto al estilo de vida durante el embarazo.

•Alimentación. Recomendación de suplementos como el ácido fólico y el yodo, los alimentos que no es recomendable consumir, etc.

•Hábitos saludables, como hacer ejercicio, evitar tóxicos, estrés…

•Informar sobre los signos de alerta y los cambios que se irán produciendo…

Para terminar, se informará sobre el programa de seguimiento del embarazo, las próximas visitas, etc.

Es importante que en esta visita las madres expongan todo tipo de dudas y consultas sobre el embarazo u se preparen la consulta los días previos, pues además de una visita para controlar la salud del feto y de la madre, se trata de una cita en la que la madre recibirá una información muy valiosa para el resto del embarazo. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento