¿Es peligroso tomar comida picante durante el embarazo?

<p>Comida picante</p>
Comida picante
GTRES

Un embarazo supone sacrificar algunos pequeños placeres, especialmente culinarios, en pos de la salud tanto de la madre como del futuro bebé. Quesos azules, pescados ahumados y por supuesto cualquier bebida alcohólica son algunos alimentos a los que deberemos renunciar. Pero, ¿qué pasa con la comida picante?

Pues, afortunadamente, en principio la comida picante es segura, tanto para el bebé como para la madre, ya que no afecta en modo alguno al embarazo en general ni al bebé.

No obstante, siempre conviene ser prudentes y observar algunas precauciones.

Concretamente, el picante en condiciones normales puede causar o empeorar algunas molestias estomacales, como la indigestión, la acidez estomal y el reflujo gastroesofágico, sobre todo si nuestro cuerpo no está muy acostumbrado a él. Esto puede hacerse más evidente a medida que avanza el embarazo, ya que el mayor tamaño del bebé comprime levemente el estómago facilitando que se presenten estos problemas. Además, el picante puede agravar las náuseas matutinas durante las primeras semanas.

Por último, la comida picante, de nuevo especialmente si no se está habituado a ella, puede empeorar las irritaciones intestinales y uterinas. Los síntomas del útero irritable incluyen contracciones irregulares en el útero y calambres abdominales; si se presentan en las primeras 37 semanas de embarazo, es conveniente consultar al especialista. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento