¿Es peligroso comer latas y conservas durante el embarazo?

Los gases son más frecuentes a medida que el embarazo avanza
Los gases son más frecuentes a medida que el embarazo avanza
NatalieSz / Pixabay

El embarazo puede ser un periodo muy feliz, pero implica en cualquier caso renunciar a algunos placeres, especialmente gastronómicos, en pos tanto de nuestra salud como de la del bebé. Determinados pescados, quesos azules y, por supuesto, el alcohol son algunos de los productos que tendremos que dejar de lado. Pero ¿Qué ocurre con las latas y las conservas?

Pues, afortunadamente, en términos generales las latas y las conservas (mientras estén en buen estado) no plantean ningún problema y se pueden tomar de manera segura. Esto es porque los métodos de conserva no son peligrosos, y de hecho, al mantener el alimento estéril, son una buena garantía de que el producto no corre riesgo de estar contaminado por microorganismos dañinos. Sin embargo, si es importante tener en cuenta cuál es el alimento conservado en cada caso, ya que es éste el que puede no ser apropiado.

En particular, se debe evitar el consumo de peces grandes como atún rojo, pez espada, tiburón o lucio, que pueden contener niveles altos de mercurio. Sí se consideran seguros el atún claro y el bonito del norte, que son los que habitualmente encontramos en las latas de atún; sin embargo, se recomienda por precaución no exceder las cantidad de dos latas por semana en el caso de estos pescados, y desplazar el consumo hacia otros más pequeños como anchoas o sardinas.

Más allá de estos pescados, la gran mayoría de latas y botes de conserva de diversos vegetales, así como berberechos, mejillones y otros moluscos se pueden disfrutar con tranquilidad durante el embarazo.

Lo que sí hay que tener en cuenta, como mencionábamos, es que la lata se encuentre en buen estado, una precaución que debemos tomar tanto las personas embarazadas como las que no lo están. Una lata de conserva en mal estado (con golpes, deteriorada, oxidada o mal sellada) puede estar contaminada por la bacteria Clostridium botulinum, que provoca el cuadro conocido como botulismo. Cuando esto ocurre, habitualmente, la lata se hincha de manera característica; sin embargo, en general debemos evitar comer cualquier conserva cuya lata o bote se encuentre deteriorado de cualquier manera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento