Lubricantes sexuales: cómo utilizarlos sin correr riesgos y cuáles son los más recomendables

Los lubricantes hechos a base de agua son los más naturales.
Los lubricantes hechos a base de agua son los más naturales.
Anastasiia Burlakova/iStock

¿Estamos utilizando bien los lubricantes sexuales? En el mercado podemos encontrar una gran variedad entre los que están los hechos a base de agua (los más recomendables), silicona o aceite. Estos últimos es mejor no comprarlos, ya que interfieren en la efectividad del preservativo, tal y como explican desde la Sociedad Española de Ginecología y Obstreticia, además de “alterar el equilibrio natural de la microbiota vaginal”.

Es cierto que los lubricantes sexuales de silicona tienen una duración mayor, sin embargo, siempre que nos sea posible es mejor elegir los lubricantes hechos a base de agua. Esto es debido a que son mucho más naturales, no manchan y se pueden limpiar con mayor facilidad. No obstante, ambos son compatibles con el uso del preservativo, por lo que se pueden utilizar sin temer que este se rompa.

Utilizarlos durante los preliminares

Desde la web de Dosfarma nos indican que los preservativos deben utilizarse ya en los preliminares. De esta manera, los genitales empezarán a lubricarse, una ayuda a veces necesaria cuando se está pasando por la menopausia o se está viviendo un periodo de estrés en el que lubricar no es nada fácil.

Al usar los lubricantes antes de que se produzca la penetración se evitará que haya dolor o algún tipo de incomodidad. No debemos preocuparnos por elegir lubricantes elaborados con base de agua, ya que este producto junto con la lubricación natural impedirá que la sequedad impida disfrutar del sexo.

Experimentar nuevas sensaciones

Actualmente, en cualquier supermercado o farmacia podemos encontrar una gran variedad de lubricantes. Los hay con sabores que harán que el sexo oral se disfrute de una forma diferente. También, existen lubricantes sexuales que causan sensaciones de frío, calor o cosquillas que pueden hacer que las relaciones sean todavía más divertidas.

Además, la lubricación extra siempre proporciona un extra de placer. Ya no importa que podamos tener algún problema de lubricación, sino que aunque no lo tengamos utilizar un producto de estas características puede permitir experimentar sensaciones totalmente novedosas para nosotros. 

Un buen comienzo para el sexo anal

Muchas personas no han practicado nunca el sexo anal por miedo o por malas experiencias que, posiblemente, han tenido que ver con una falta de lubricación y de paciencia. Por eso, al igual que los lubricantes sexuales pueden ser geniales durante los preliminares ¿por qué no íbamos a prestarle atención al ano?

El ano es una zona muy sensible y placentera si se estimula bien. Por lo tanto, nuestro consejo es que se estimule con lubricante muy suavemente, permitiendo que la zona se relaje y se dilate. En el momento de la penetración, hay que hacerlo despacio aunque el ano esté correctamente lubricado. Con esto ¡solo quedará disfrutar!

Pero, también, vamos a poder encontrarnos con lubricantes que hagan una doble función: lubricar la zona íntima y proporcionar un gran bienestar si se utiliza como producto de masaje. En ocasiones, mantenemos relaciones sexuales con demasiada rapidez, sin disfrutar de cada minuto. Con los lubricantes sexuales, aprenderemos a no tener prisas, a saborear el cuerpo de la otra persona y a experimentar sensaciones nuevas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento