Cómo consultar el móvil o la tablet en la oscuridad dañando lo menos posible nuestra vista

  • Ver el móvil u otras pantallas a oscuras produce fatiga visual y favorece la aparición de la miopía.
Ver el móvil a oscuras perjudica la visión y altera los ritmo circadianos.
Ver el móvil a oscuras perjudica la visión y altera los ritmo circadianos.
lizziechiquita / Pixabay

Está bastante demostrado que ver la televisión, y más aún tablets o teléfonos móviles es muy perjudicial para la visión, así que es mejor no hacerlo. Y no solo por la visión, también porque estar en contacto con pantallas justo antes de irnos a la cama puede interceder de manera negativa en nuestro sueño.

Lluís Bielsa Elies, Óptico-optometrista Vicepresidente de Visión y Vida y Vicepresidente del Colegio Oficial de Ópticos-optometristas de Cataluña, nos explica por qué esta práctica es tan perjudicial y nos da algunos consejos para perjudicar menos nuestra visión cuando miramos pantallas en entornos oscuros.

¿Por qué mirar pantallas a oscuras perjudica la visión?

Fatiga visual, menos parpadeo y lubricación, más miopía… estas son algunas de las consecuencias que tiene, ya no solo mirar el móvil en un ambiente oscuro, sino usarlo demasiado y mal. Aun así, Lluís Bielsa Elies quiere aclarar que la perjudicada es la visión, no la vista, pues son cosas distintas, “la vista es la capacidad que tenemos de diferenciar detalles, lo que conocemos como agudeza visual; mientras que la visión es un conjunto de habilidades que van más allá de disponer de una buena vista, como por ejemplo, adaptarnos de manera rápida y eficiente a los cambios de distancia visual, disponer de la capacidad de centrar de manera estable y cómoda lo que miramos o de poder orientarnos en el espacio”, asegura. “En este sentido, ver una pantalla a oscuras implica renunciar a la visión periférica, claramente implicada en estas, y otras habilidades que definen una visión eficiente y de calidad. Además, un estímulo desproporcionado de la visión central frente a la periférica es también un factor más ligado a la aparición y evolución de la miopía”, añade.

“Ver una pantalla a oscuras implica renunciar a la visión periférica y otras habilidades que definen una visión eficiente y de calidad”

Estos efectos negativos en la visión se producen porque no está diseñada para mirar tanto tiempo a distancias tan cortas, y menos a oscuras, “está diseñada para funcionar en espacios abiertos y en distancias largas. Disponemos de mecanismos de convergencia y de acomodación -para centrar y enfocar objetos próximos- como una manzana o un trozo de carne de mamut, pero desde hace unas décadas estamos usando estos mismos mecanismos para mirar pequeñas pantallas, con textos e imágenes retroiluminadas, durante muchas horas”. Como consecuencia de esto, parpadeamos menos y apenas levantamos la vista para ver lo que hay más allá del borde de la tableta o del móvil, “el perjuicio se produce porque estamos tensando el sistema visual en condiciones extremas, mientras el ojo se deshidrata por la falta de parpadeo”.

El modo nocturno de los móviles puede ayudar

Las pantallas forman parte de nuestra vida y no podemos demonizarlas. Hacer un uso racional y llevar a cabo algunas precauciones pueden ayudar a que nuestra visión se vea menos perjudicada. El modo nocturno de las apps, por ejemplo, puede ser muy útil, pues permite descansar la visión evitando el alto contraste del contenido de la pantalla y reduciendo el brillo de esta. Lluís Bielsa Elies nos explica cómo funcionan, “dentro del espectro visible, la conocida como luz azul tiene la función de regular los ritmos circadianos, avisando a nuestro cerebro cuando es de día para activarnos y cuando es de noche para descansar. La luz azul de los leds que retroilumina la pantalla de los móviles puede alterar este ritmo, engañando al cerebro como si fuera de día. Por esa razón, el modo nocturno filtra esta luz azul, haciendo los colores más cálidos para evitar este efecto. Conviene precisar que la luz azul no nos afecta a todos por igual, sucede como con el café, hay quien se toma un par de tazas antes de dormir y duerme como un lirón. En personas susceptibles, el modo nocturno puede reducir la sensación de fatiga y favorecer el sueño si usan las pantallas antes de dormir”, aclara.

“El modo nocturno puede reducir la sensación de fatiga y favorecer el sueño si usan las pantallas antes de dormir”

Por este motivo, no se la recomendaría a todo el mundo, “su uso no es perjudicial, ya que lo que sí sabemos es que inhibe el efecto estimulante de la luz azul, y una vez descartada la presencia de disfunciones visuales puede ser una opción, pero depende de cada persona y de cada actividad”. Por este motivo, hay circunstancias en las que no las recomienda, “tanto las aplicaciones “modo noche” como los filtros parciales de luz azul de los lentes ópticos, al desplazar el espectro visible hacia los colores cálidos, no son adecuados para profesionales que trabajen con colores, o incluso a escala doméstica, podemos retocar la imagen de nuestro amigo o amiga y darle a la piel un tono de extraterrestre, pensando que es el adecuado”, bromea.

Así debes usar tú móvil en la oscuridad

Lluís Bielsa Elies no es partidario de demonizar las pantallas, sino de incluirlas en nuestra vida de un modo más racional, es decir, usarlas siempre que sea necesario, pero con sentido común. Así, aunque recomienda que se evite usar las pantallas en un entorno oscuro, nos da algunos consejos para que, cuando lo hagamos, nuestra visión no salga tan mal parada, “siempre hemos de tener en cuenta que la luz ambiente ha de representar aproximadamente una tercera parte de la iluminación de la zona que miramos. Siempre será mejor reducir la intensidad de la pantalla en un ambiente tenue e incrementarlo en uno de fuerte iluminación”. Los ejemplos que nos pone son muy gráficos, “si miramos el móvil en una discoteca, recurriremos a bajar la iluminación de la pantalla. Si, por el contrario, estamos a plena luz del día, habrá que incrementarlo, podemos configurar la opción de regulación automática para no pensar en ello”. Por supuesto, no podemos olvidarnos de la famosa regla del 20-20-20, “establecer períodos de descanso frente a las pantallas, mirando de lejos, moviendo los ojos y parpadeando, por ejemplo, por cada 20 minutos de actividad 20 segundos de descanso y mirar a seis metros de distancia (20 pies). El truco es usar el sentido común más que demonizar las pantallas”, añade. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento